Un Falso Real – Nota breve

Shhh… no se lo digáis a nadie (¡bueno sí, contadlo, por favor!), pero Matt está participando en un gran proyecto cinematográfico que arranca ahora:

https://www.kickstarter.com/projects/1041148411/art-and-craft-a-feature-documentary

Según Matt:

“No publico esto para que la gente aporte fondos para la película, sino para que puedan echar un vistazo a todas las trastadas de Landis y ser de los primeros en ver algo del filme y de sus creadores, ¡incluyéndome a mí! Como verán en la película cuando afirmo: ‘dio con el registrador equivocado’. Hasta pronto, Matt.”
Suena estupendo. ¡Por favor, echadle un vistazo!

Saludos,

Angela

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¿Que te dedicas a qué?

Por Derek Swallow

“¿Y entonces, a qué te dedicas?”, me preguntan. “Trabajo como registrador de colecciones en un museo”, respondo mientras observo la mirada, ahora inexpresiva, del interrogador. Continúo con una breve descripción de mis cometidos: registrar adquisiciones potenciales, hacer un seguimiento del proceso hasta su evaluación por el comité de colecciones y su ingreso final en las mismas. Normalmente, esto suscita esas palabras tan hirientes para el ego: “Parece interesante”. Dichas con ese tono particular que suena a “vaya aburrimiento de trabajo”.

The Beautiful: Buprestis aurulenta – The Golden Buprestid. (Interesting fact – the larvae feed on the wood of recently dead or dying trees and may take more than 60 years to mature if the wood is very dry. (From the Entomology Collection - Royal BC Museum)

Lo hermoso: Buprestis aurulenta – Bupréstido dorado. (Dato interesante – las larvas se alimentan de la Madera de árboles recientemente muertos o en proceso, y pueden tardar más de 60 años en madurar si la madera está muy seca. (De la Colección de Entomología – Royal BC Museum)

Controlando a duras penas mi irritación, me abstengo de escupirle: “Me encanta mi trabajo. Es muy interesante. Realmente no tienes ni idea de en qué consiste. ¿Y en qué demonios trabajas tú que es tan maravilloso, eres astronauta o algo así?”. En lugar de eso respiro hondo, sonrío amigablemente y me preparo para asestar mi golpe maestro.
Bizarre: Goose-neck Barnacle (Pollicipenes polymerus) Stalked barnacles that grow in clusters or colonies along exposed shores of the BC Coast) (From the Invertebrate Collection – Royal BC Museum)

Extraño: Percebe “cuello de ganso” (Pollicipes polymerus). Percebes pedunculados que crecen en grupos o colonias a lo largo de las costas abiertas de la Colombia Británica (De la Colección de Invertebrados – Royal BC Museum)

Me giro un poco, así como para mostrar cierta indiferencia, y voy soltando suavemente las siguientes palabras cargadas de intención: “Y me encargo de gestionar préstamos multimillonarios, enviando objetos de incalculable valor de nuestras colecciones a exposiciones por todo el mundo”. Sigue un breve silencio, mi interlocutor se gira, su expresión facial transformada en asombro, y llega la respuesta: “¡Pues tienes un trabajo fascinante y muy importante!”. Se me pasan por la cabeza las palabras “Te pillé”. Después me acribillan a preguntas sobre estos préstamos que tanto asombro inspiran. Está bien, es verdad que los préstamos tienen un cierto caché. Sin embargo, la realidad es que generan una gran cantidad de trabajo muy poco romántico, a menudo tienen plazos prácticamente imposibles y pueden hacer que un abstemio termine en el bar más cercano.
Ethnologically enlightening: Kwakwaka’wakw model sealing canoe (early 20th century) (From the Ethnology Collection – Royal BC Museum #14097 a, b)

Etnológicamente revelador: Maqueta de canoa Kwakwaka’wakw para cazar focas (principios del siglo XX) (De la Colección de Etnología – Royal BC Museum #14097 a, b)

No digo que no disfrute trabajando en préstamos –de hecho lo disfruto–. Pero el interés que tiene el trabajo en adquisiciones como parte de nuestros cometidos está infravalorado. Sin duda el proceso tiene aspectos mecánicos, pero hay pocos trabajos en un museo que permitan tener acceso a información que abarque el espectro completo de las colecciones. Yo tengo el privilegio de saber exactamente qué ingresa en las colecciones cada mes, si aumenta nuestros fondos de archivo, de historia moderna, de etnología o de historia natural, y en qué modo estos registros, objetos o especímenes son relevantes para la historia humana y natural de nuestra provincia: golosina intelectual para un aprendiz de por vida como yo. Es un placer desempeñar mi pequeño papel en la adquisición de algunos objetos notables –desde los históricamente estelares a los etnológicamente reveladores, los extraños y los bellos–.

Sir James Douglas – A-01229 (from the BC Archives Collection – Royal BC Museum

Sir James Douglas (De la Colección de Archivos de la Colombia Británica – Royal BC Museum A-01229)

A menudo la intervención del registrador comienza una vez que una colección ha llegado al museo. Hace algunos años tuve la suerte de ayudar a uno de nuestros conservadores de historia a rescatar el Sillón de Douglas (ver imagen) y otras piezas de su colección; por el tamaño de algunos de los objetos, el conservador necesitaba un par extra de manos. El donante era un familiar de Sir James Douglas, una célebre figura política histórica de la Colombia Británica. Douglas fundó el puesto de comercio de pieles de Fuerte Victoria a mediados del siglo XIX y posteriormente fue el líder de la pequeña población de colonos europeos cuando esta región de la costa oeste alcanzó el estatus de colonia británica. Cuando ya estaba retirado, en 1871, la colonia se unió a Canadá como su sexta provincia: Colombia Británica. Poco después de la unión Douglas sufrió un ataque al corazón. Murió en 1877 en su residencia, sentado en su sillón. La familia continuó utilizando el sillón como parte de su mobiliario. map of Canada-ESHabiéndose desgastado la tela original, el sillón fue tapizado en la década de 1960 o 1970 en una tela y un color populares por entonces –naranja estilo “Danés Moderno”–. A pesar de su próspera carrera y su elevado rango, Sir James Douglas era un hombre práctico. Seguro que habría aprobado esta renovación que extendería la vida útil del sillón otros 140 años.

Historically Stellar – Douglas Chair – C1870 – Victorian Parlour Chair - History Collection – Royal BC Museum

Históricamente estelar: Sillón de Douglas (c. 1870). Sillón de sala victoriano (Colección de Historia. Royal BC Museum)

El sillón restaurado plantea una pregunta interesante para conservadores, administradores de colecciones y registradores. ¿Sigue siendo auténtico? Para ser auténtico y merecedor de formar parte de la colección de un museo ¿un objeto debe conservar su apariencia original o es suficiente con que conserve su función y su asociación originales? En este caso sigue siendo un sillón, el mismísimo sillón en el que murió James Douglas, tanto si tiene la tapicería original como si no. Según la política de colecciones de nuestro museo, que constituye una guía de lo que debemos y lo que no debemos coleccionar, el sillón de Douglas se adapta a nuestros parámetros: tiene relevancia histórica para la provincia de la Colombia Británica, su procedencia está clara y encaja con nuestros requisitos respecto a su “condición o integridad”. La norma establece que “los objetos que se incluyan en las colecciones del RBCM [Royal British Columbia Museum] estarán completos, en buen estado y/o en su condición original siempre que sea posible.” La expresión “siempre que sea posible” nos permite coleccionar objetos de enorme importancia histórica, como el sillón de Douglas, aun con las modificaciones que se les hayan hecho a lo largo del tiempo.

Me topé con este interesante enlace que me gustaría compartir con vosotros. La autora reflexiona sobre el término “autenticidad” en el contexto del patrimonio/los museos. Hace algunas observaciones muy interesantes: http://ejarchaeology.wordpress.com/2013/03/29/my-bike-the-authentic-object-with-its-own-biography/
Espero vuestros comentarios sobre este tema. También me interesaría conocer las políticas específicas de vuestros museos en lo relativo a la “autenticidad”.

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El “Trilema” de un registrador – El resultado

Espero que todos hayáis disfrutado pensando en la situación que os planteé en la primera parte y que hayáis decidido qué habríais hecho.

¿Cuál fue el resultado?

Ante todo, recordaréis que en la primera parte dije que la vida real no funciona como un ejercicio. Así que yo no tenía toda la información tan bien organizada como cuando os la presenté a vosotros. Tuve que reunirla a medida que resolvía el problema –con un tiempo limitado y una tormenta de nieve acercándose–.
Como seguramente habréis adivinado, aunque la opción a) (sacar los camiones) era posible en teoría, la descarté bastante rápido. Era la que tenía más posibilidades de resultar en un daño a los camiones, bien durante su traslado o por problemas derivados de las condiciones meteorológicas/ambientales. ¡Imaginaos lo que supone mover camiones históricos a toda prisa y mientras comienza una tormenta de nieve! ¿Qué posibilidades hay de que todo el mundo mantenga la calma y actúe adecuadamente? ¿Qué probabilidades hay de que alguien se ponga nervioso, soltando algo cuando no debiera o no viendo dónde pisa? Proteger a los objetos del peligro es solo un aspecto a considerar. Evitar accidentes, y especialmente aquellos que pueden suponer que alguien salga herido, es otro, y para mí más importante.

Inicialmente me incliné por la opción c) (esperar hasta el lunes). Después comprobé la página web del Deutsche Wetterdienst (DWD, servicio meteorológico alemán), el radar de precipitación y los datos meteorológicos del aeropuerto más cercano (que es nuestra referencia para el tiempo atmosférico local porque está a solo 4 kilómetros).

En el momento teníamos una humedad relativa de aproximadamente el 55% en el exterior, y una temperatura de aproximadamente -3 °C. El pronóstico meteorológico para el lunes predecía un aumento de la temperatura hasta los 2-5 °C con una probabilidad de lluvia del 85%. El radar de precipitación decía que el frente de nieve se estaba aproximando, pero probablemente llegaría algunas horas después del aviso dado para las 10 a. m.

Por tanto, pensé que tendría un pequeño margen de tiempo para la opción b) (abrir la puerta, situar la plataforma elevadora en el exterior, trabajar en el interior), porque el lunes tendría exactamente el mismo problema, pero con peores condiciones meteorológicas que las de hoy. El pronóstico meteorológico a largo plazo no me dio muchas esperanzas de que las condiciones fueran a mejorar en la siguiente semana. De hecho, los -3 °C/55% HR parecían ser las mejores condiciones en el futuro próximo.

hxdiagrammPara reconfirmar mi intuición, saqué mi leal diagrama hx de Mollier. Me dijo que con estas condiciones no alcanzaría el punto de rocío en la nave (recordad: 11 °C/42% HR). El aire primero se mezclaría, generando un aumento de la temperatura y un descenso de la humedad relativa antes de que la temperatura comenzara a descender. Y con todos los objetos bien climatizados a 11 °C, el riesgo de condensación parecía bajo (al contrario de lo que ocurrió hace algunos años, cuando algún chico listo decidió abrir las puertas para dejar que el “estupendo y templado aire primaveral” (18 °C/80%) entrara en la nave (11 °C/50%)).
Si el frente de nieve llegaba pronto, aún podríamos interrumpir el trabajo y cerrar la puerta en aproximadamente 10 minutos. Así que me decidí por la opción b) pero, francamente, no me sentí cómoda con esta solución y habría estado agradecida a cualquiera que hubiera propuesto una opción d).
Tuvimos suerte. El detector se cambió en una hora y el frente de nieve nos alcanzó tarde, a las 2 p. m. Recuperamos la calefacción en la nave con mucho cuidado (lo cual no fue un problema porque el sistema de calefacción es muy débil) y todo fue bien.

¿Por qué tengo todos los datos? ¿Esto ocurrió hace poco tiempo?

Quizá algunos de vosotros os habréis preguntado por qué tengo presentes todos los datos exactos, a pesar de que me encontré en esta situación hace bastante tiempo. Lo juro, ¡no tuve que inventármelos! Solo tuve que mirarlos.

Generalmente, cuando se dan situaciones problemáticas puedes hablar con expertos de tu museo o de la materia en cuestión para encontrar las mejores soluciones. Puedes tomar la decisión tú mismo una vez que has confirmado con colegas para comprobar que no se te ha pasado algo importante. O puedes presentar la cuestión a los responsables de dirección y dejar que ellos tomen las decisiones. Sea cual sea tu enfoque, puedes decir que hiciste lo que hiciste a tu leal saber. Después, hay situaciones como esta en las que te encuentras abandonado a tu suerte. Tienes que decidir partiendo de los datos limitados que tienes, tu experiencia y tu instinto.

En estos casos es importante reconfirmar posteriormente. Sin duda, si algo va mal sabes que tu decisión fue equivocada y lo harás mejor en la siguiente ocasión. Pero si todo sale bien nunca estarás del todo seguro de si fue así porque tu decisión fue la correcta o simplemente porque tuviste muchísima suerte. Esto lleva, a lo peor, a hacer lo mismo la siguiente vez pero con mucha menos suerte.

Así que después del incidente escribí a muchos colegas haciéndoles la pregunta que os hice a vosotros: “¿Qué habrías decidido tú?” Fue muy interesante leer sus respuestas. En general aprobaron mi actuación. Algunos preguntaron si no había sido posible asumir el riesgo de tener solo un detector de incendios activo, ya que siendo infrarrojo seguro que reaccionaría si hubiera un fuego, incluso si este estuviera en la otra parte de la nave. No asumí ese riesgo por varias razones:

  1. Los dos detectores infrarrojos fueron instalados exactamente al mismo tiempo. Si la avería se debía a un problema de fabricación, quizá el segundo detector tampoco era totalmente fiable.
  2. En caso de incendio no estaba segura de cómo habría reaccionado la aseguradora ante el hecho de que uno de los dos detectores de incendios no hubiera estado activado.
  3. Mi principal preocupación era esta: ¿y si un pequeño fuego ardiera durante algún tiempo en la zona donde se encontraba el detector estropeado sin que el otro detector lo advirtiera? El fuego podría cobrar fuerza y cuando el otro detector finalmente entrara en acción habríamos perdido un tiempo precioso para que los bomberos pudieran reaccionar. La nave era de piedra, de modo que la estructura no era la preocupación más importante. Pero imaginad la cantidad de humo graso, probablemente tóxico, producido por la madera oleosa, los camiones y los trenes ardiendo, el aire contaminado y su efecto en todos los objetos de la nave. Y, al menos entre colegas de museos de tecnología, las imágenes de lo que quedó de la casa de máquinas circular del Museo del Transporte de Núremberg están aún presentes: http://en.wikipedia.org/wiki/Nuremberg_Transport_Museum#Damage_following_the_fire_of_17_October_2005

Algunos colegas tuvieron otras ideas, como formar una patrulla de vigilancia durante el fin de semana con voluntarios reclutados entre el personal y esperar y ver si el tiempo sería realmente tan malo el lunes, una idea que sin duda tendré en mente para situaciones futuras.

Cuando me dispuse a escribir esta historia solo tuve que buscar en mi archivo de correos electrónicos del año en que ocurrió el incidente usando la palabra clave “trilema”, y ahí pude releer todos los datos y algunos hechos más que ya había olvidado, junto con todas las sugerencias que recibí de colegas de registros y responsables de colecciones.

Conclusión

Mirando atrás, hubo mucho que aprender de este incidente:

  • Al planificar un almacén, tened en cuenta cómo se puede realizar el mantenimiento de los dispositivos de seguridad sin poner en riesgo los objetos.
  • Guardad todos los registros de incidentes pasados; nunca sabes cuándo los necesitarás.
  • La ley de Murphy continúa vigente.

Espero que hayáis disfrutado con esta escena del crimen de la vida real de un responsable de colecciones, y si alguna vez os apetece compartir una de vuestras historias estaremos encantados de publicarla en Registrar Trek.

Saludos,

Angela

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Niños en el Palacio

por Alana Cole-Faber

Perseus by Antonio Canova, picture by Hans Weingartz

“Perseo” de Antonio Canova, fotografía realizada por Hans Weingartz

Hace unas semanas llevé a mis gemelos de cuatro años al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York para ver el hermoso belén napolitano del Museo. Por supuesto, al llegar nos distrajimos fácilmente con las momias, templos y esculturas y apenas hubo tiempo propiamente para el belén. Paseando por uno de los pasillos de escultura europea, a mis hijos les cautivó “Perseo con la cabeza de Medusa”, de Antonio Canova. Habíamos leído la historia de Perseo numerosas veces antes, y esta representación del héroe fue inmediatamente reconocible para ellos. Mi hija se alegró de ver que Perseo llevaba casco, pero mi hijo estaba bastante molesto porque parecía haber olvidado un regalo crucial de Atenea: un escudo reflectante. Mientras los gemelos debatían la exactitud de la escultura, dos hombres se acercaron. Uno le dijo al otro: “Oh, eh, es una escultura del hombre de ese mito”. Mi hija les escuchó por casualidad y suavemente dijo: “Perseo”; pero los hombres no le escucharon. El segundo hombre dijo: “Sí, es ese hombre que mató a Medusa. ¿Cuál era su nombre?”. Los hombres permanecieron un momento en silencio rascándose la cabeza. “Perseo”, dijo mi hija un poco más alto, pero fue ignorada de nuevo. “¡Perseo!”, exclamó el primer hombre después de una larga pausa, momento en el que mi hija se volvió hacia mí y dijo: “Le dije que era Perseo, pero no me escuchó”.

“Él no me escuchó”. Podía oír en mi cabeza las palabras de mi hija, tal y como leí en el reciente artículo de Tiffany Jenkins sobre los niños en los museos, titulado “Los niños deben ser vistos y no oídos”. La autora asegura que los museos están demasiado orientados a los niños en los últimos años y afirma que esto es esencialmente un desperdicio de fondos, ya que cree que los niños no son capaces de beneficiarse verdaderamente de las colecciones que ofrecen los museos. El artículo critica severamente la inclusión de los niños en los museos, lo que casi se lee como una sátira. Casi.

Children discovering the secret of calculating machines in the TECHNOSEUM in Mannheim/Germany. TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

Niños descubriendo el secreto de las máquinas de hacer cálculos en el TECHNOSEUM de Mannheim/Alemania. TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

Sí, los niños son a menudo ruidosos en los museos. Sí, a veces corren cuando deberían caminar. Sí, a veces tocan cuando no deberían. Sin embargo, se lleva a los niños a los museos para su educación, y su educación abarca más que simplemente quién hizo qué y cuándo. Llevar a los niños a los museos les enseña que estas instituciones tienen valor, que lo que hay dentro de ellas tiene valor, y que la gente que trabaja allí tiene valor. Con la ayuda de un docente comprometido, los niños pueden incluso aprender cómo deben comportarse en las galerías, pero, incluso aunque no sea así, las semillas se han plantado no obstante para su futuro crecimiento. Estudios realizados por el Fondo Nacional de las Artes indican que hay numerosos beneficios en involucrar a los niños en las artes y que esos beneficios son especialmente significativos para los niños de familias con bajos ingresos.

La afirmación de la Sra. Jenkins de que los museos están demasiado orientados a los niños es imposible de apoyar. He trabajado y visitado muchos museos de muchos países diferentes a lo largo de los años. Ni una sola vez he creído que ningún museo estuviese demasiado centrado en los niños. Hace poco visité el Museo Smithsonian del Aire y del Espacio, que en los Estados Unidos es una especie de meca para los más pequeños. Los aviones y las naves espaciales cuelgan del techo, y hay actividades interactivas y vídeos a lo largo de las galerías. Hay niños por todas partes, y un montón de cosas para que ellos toquen y trepen. Si algún museo pudiese ser acusado de estar excesivamente orientado a los niños, podría ser este. Sin embargo, me di cuenta de que en cada actividad interactiva había al menos tantos adultos participando como niños. Los abuelos señalaban famosos aviones a sus pequeños compañeros, y los niños preguntaban repetidamente a sus padres: “¿Qué quiere decir esto? ¿Qué es esto?” Había ruido, eso seguro, pero había conocimiento recorriendo cada rincón y rendija de esas galerías. No cabe duda al menos de que esos niños volverán como adultos, compartiendo su experiencia con sus propios hijos y nietos.

Hand papermaking at the TECHNOSEUM in Mannheim/Germany TECHNOSEUM, imagen Hans Bleh

Fabricación manual de papel en el TECHNOSEUM de Mannheim/Alemania. TECHNOSEUM, imagen Hans Bleh

Si nuestros museos no son para niños, ¿para quienes lo son? ¿No estamos en este negocio para preservar el arte, la cultura y la Historia para las futuras generaciones? Para aquellos de nosotros que trabajamos “detrás de escena” con las colecciones, es fácil pensar en el trabajo de atraer a nuestros ciudadanos más jóvenes a los museos como algo ajeno a nosotros. En algún momento de nuestras carreras, la mayoría de nosotros hemos dicho: “Oh, yo realmente no soy un conservador y/ o educador”. Pero los que conservamos las piezas formamos parte de esta misión educativa y nos interesa enormemente que la misma tenga éxito.

Si no estamos enseñando a nuestros jóvenes que lo que hacemos importa, que todas estas piezas antiguas que cuidamos tienen valor, entonces estaremos sin trabajo cuando la próxima generación llegue a la mayoría de edad y la Sra. Jenkins se quedará completamente sin su “palacio de conocimiento”. La próxima vez que escuchemos un ruidoso grupo escolar deambulando a través de la galería de un museo, quizá deberíamos estar agradecidos de que alguien se haya preocupado lo suficiente como para traerlos. Y, entonces, podremos asegurarnos de que no toquen nada que no deban.

Si estas esperando la solución del “Trilema” de un Registrador, aguanta una semana más. Lo revelaremos el 17 de enero.

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El “Trilema” de un registrador. ¿Qué decidirías tú?

fire-truck-4912_640Cuando estás realizando estudios de museos o cursos sobre manipulación de bienes culturales y conservación preventiva aprendes mucho acerca de condiciones ideales de almacenamiento, mejora de condiciones ambientales, qué hacer, qué no hacer. Sin embargo, todos los supuestos que resuelves en clase son casos muy claros. Normalmente habrá una respuesta correcta a la pregunta “¿Qué harías tú?”.
Y después está la vida real en el museo. Que, al igual que la vida real en general, no consiste en casos muy claros. Siempre te encontrarás en situaciones en las que no deberás decidir cuál es la mejor solución a un problema, sino cuál es la menos mala. El concepto de buenas prácticas es genial, pero a veces lo único que puedes hacer es decidir entre el desastre y la catástrofe.
Esta es una historia real que contaré en dos partes. En la primera os plantearé una situación, os proporcionaré alguna información adicional y os dejaré con la pregunta “¿qué harías tú?”, para que podáis pensar sobre ello hasta que os cuente cómo terminó la historia.

El escenario

Eres el responsable de colecciones de un museo con una gran colección de objetos tecnológicos. Son las 7:30 a. m. de un viernes de diciembre y recibes una llamada del departamento de mantenimiento: un detector de incendios ha generado una falsa alarma por la noche y han acudido dos brigadas de bomberos. El detector fue reprogramado y generó otra falsa alarma esta mañana. Es necesario arreglarlo.
El almacén dispone de dos detectores similares de incendio por infrarrojos, cada uno de ellos para controlar una mitad del espacio de la nave. Para arreglarlo, el detector de incendios debe ser revisado y finalmente sustituido por un técnico de un servicio externo, y solo puede accederse a él usando una plataforma elevadora. El lugar donde debería colocarse la plataforma para poder acceder al detector de incendios está ocupado por dos grandes camiones históricos. Como alternativa, abriendo una puerta de acceso a la nave se puede situar la plataforma en el exterior y el técnico puede trabajar si se eleva el brazo hacia el interior. Esto causaría una bajada de la temperatura en el interior del almacén desde 11 °C hasta aproximadamente 0 °C en la zona adyacente a la puerta, manteniéndose algo por encima en zonas más interiores del espacio.

Condiciones ambientales del almacén

  • Los objetos almacenados en este espacio son camiones y material ferroviario.
  • La temperatura en la nave es de 15 grados Celsius y no debería caer por debajo de los 11 grados Celsius.
  • La humedad relativa es de aproximadamente un 42%.

Condiciones meteorológicas

La estación meteorológica local ofrece en el momento datos de -3 °C y un 55% de humedad relativa, y cielo nublado pero sin lluvia. El servicio meteorológico ha emitido aviso por fuertes nevadas, que comenzarán aproximadamente a las 10 a. m.
El pronóstico meteorológico para la siguiente semana: el lunes, la temperatura subirá a 5 °C con posibilidad de lluvia del 85%. El tiempo permanecerá templado y húmedo durante las siguientes una o dos semanas.

Mensajes telefónicos

Un técnico puede llegar a las 9:00 a. m. El trabajo a realizar con el detector de incendios llevará de 1 a 2 horas, dependiendo de si solo es necesario limpiarlo o si hace falta sustituirlo. Los trabajadores debían recibir aviso antes de las 10 a. m., o de lo contrario no podrían acudir hasta el lunes por la mañana.

7:59 a.m., Restaurador de Camiones y Coches

Se pueden mover los camiones pero será necesaria maquinaria pesada y apoyo del departamento de mantenimiento.

8:05 a.m., Jefe de Mantenimiento

Están disponibles la barra de remolque y el camión con los que se pueden mover los camiones históricos; hay personal disponible para ayudar al restaurador.

8:07 a.m., Restaurador de Camiones y Coches 

¿Dónde se desplazarán los camiones? El único lugar posible es una explanada que hay ante el almacén. ¿Cuánto tiempo llevará moverlos? Si se comienza a trabajar inmediatamente, habrán podido terminar hacia las 9:30 a. m.

Ahora, depende de vosotros

¿Tenéis toda la información que necesitáis para tomar una decisión? ¿Cómo abordaríais la decisión?
a) ¿Sacar los dos camiones de la nave para que el técnico pueda trabajar dentro?
b) ¿Abrir una puerta para que la plataforma elevadora pueda situarse en el exterior y se pueda trabajar en el interior?
c) ¿Esperar hasta el lunes, o hasta más tarde, dejando el 50% de la nave sin servicio de alerta de incendios, hasta que la temperatura suba y el tiempo sea seco?
Ahora, queridos lectores:
¿Cómo y qué decidiríais hacer?

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¡Feliz aniversario, Registrar Trek!

celebrationEl 02 de enero de 2013 empezamos un proyecto con el propósito de informar al público sobre el trabajo de las colecciones y con el de unir a la gente que trabaja con colecciones alrededor del Mundo. Ahora, un año después, somos un equipo de 4 autores y 32 traductores de 19 países, proporcionando 16 idiomas.
Supongo que vosotros, nuestros fieles lectores, estáis más interesados en lo que tenemos en stock para el próximo año de Registrar Trek que en las estadísticas*.
En primer lugar, estad seguros de que os mantendremos entretenidos con historias y artículos del mundo de la gestión de colecciones. Y estamos encantados con cada nueva aportación que nos enviéis. Nuestro plan es buscar más historias prácticas, ejemplos de buenas prácticas en registro, buenas soluciones de almacenaje e inteligentes ideas de documentación y gestión de colecciones. Tendremos incluso algunas historias del mundo real que terminarán con cuestiones como “¿Qué decidirías?”, dejándoos la posibilidad de considerar el problema hasta que revelemos el resultado en uno de los siguientes post.
Matt nos mantendrá informado sobre el falsificador Mark Landis y sus alias, Anne tiene más que contar “desde el estante” y Derek os adentrará en el fascinante trabajo del registrador. Angela está planeando lanzar una pequeña y divertida serie llamada “El Museo del Spam”.
Y, por supuesto, habrá historias y artículos de autores invitados. En realidad tenemos uno en proyecto de un entusiasta de las bases de datos y prometemos otros muchos.
¡Así que quedaros con nosotros y estad atentos!

 
Su equipo Registrar Trek

 
* Estadísticas: Publicamos 62 posts, tuvimos 12.000 visitantes que entraron en nuestro blog cerca de 20.000 veces. Más de 300 suscriptores en nuestra Feed RSS.

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Silvia Telmon.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Felices Fiestas desde Registrar Trek

Working on an installation of 173 coffee makers. Still more to come...

Trabajando en una instalación de 173 cafeteras. Aún hay más…

La zona de exposición especial está abandonada. Donde hace solo media hora los restauradores colocaban objetos en peines o los limpiaban, ahora todo está tranquilo. Último día laborable antes de Navidades. Normalmente ese es el día en que se ordenan papeles e ideas, se repasa el año transcurrido, se atiende a los próximos proyectos y se comparten algunos de estos pensamientos con los compañeros.

Este año es distinto. La Navidad “me pilla” en medio del montaje de nuestra próxima exposición especial sobre aparatos eléctricos domésticos. El último año lo han acaparado los cuidados de aspiradoras, planchas, procesadores de alimentos, secadores de pelo, cafeteras… Se seleccionaron más de 1.500 objetos para la exposición, muchos más fueron estudiados y se corrigieron sus datos en la base de datos. Ahora todo tiene que estar en su sitio, recibir tratamiento individual (es decir, fijación de partes sueltas o limpieza) y tener una cartela correcta. No es un proceso de trabajo contemplativo que invite a la reflexión. Pero no quiero irme de vacaciones sin un repaso y un pronóstico personal, sobre todo porque esta vez puedo compartirlo con colegas de todo el mundo:

Aparte de por los retos de la citada exposición de objetos de nuestras colecciones, el último año estuvo definido por el nacimiento y el crecimiento de Registrar Trek. Salimos “al aire” el 2 de enero y sin duda habrá tiempo para un repaso en su primer cumpleaños. Es genial ver cómo una idea rara de dos personas se ha transformado en el plazo de un año en un proyecto que conocen y apoyan tantos colegas del mundo entero.

Christmas tree at the TECHNOSEUM: decorated with household appliances.

Árbol de Navidad en el TECHNOSEUM: decorado con aparatos electrodomésticos… TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

La crisis económica en Norteamérica y Europa es claramente perceptible, especialmente en el sector cultural. Sé que muchos de nuestros lectores y algunos miembros del equipo de Registrar Trek están tratando desesperadamente de volver a encontrar trabajo en el campo de la gestión de colecciones. Por desgracia, todo lo que podemos hacer es cruzar los dedos y desearles la mejor de las suertes, entereza y aguante.

Los que tienen contratos permanentes sienten la presión creciente de asumir más responsabilidades porque el trabajo debe salir adelante con menos compañeros y presupuestos menguantes. Es una tarea difícil, combinar la ética profesional con las necesidades económicas. En medio de todos estos problemas, no olvidemos que el campo de las colecciones no es el único que se ve afectado por la crisis. He visto muchas discusiones en grupos profesionales y listas de distribución acerca de cómo el dinero se gasta en cosas equivocadas y en proyectos inadecuados, y me da la sensación de que existen envidias entre compañeros por los proyectos dotados de fondos. Personalmente, no creo que este sea un enfoque muy afortunado. Como registradores, responsables de colecciones, conservadores de colección o técnicos de documentación estamos en el mismo barco que los restauradores, educadores, guías, vigilantes, conservadores, gente de mercadotecnia… El barco se llama “museo” y van a ser necesarias las aptitudes de todos para evitar un naufragio.

...obviously, our marketing department likes the upcoming exhibition as much as we collections people do. Pictures by TECHNOSEUM

…obviamente a nuestro departamento de marketing le gusta la próxima exposición tanto como a nosotros, los de colecciones. TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

Así que, para el nuevo año, hagamos aquello que se nos da mejor a nosotros, gentes de colecciones: ocuparnos de las cosas que requieren atención a los detalles, ayudar con los trámites y las tareas organizativas y, en sentido figurado, “embalar la crispación” –la nuestra y la de nuestros colegas–.

Estoy realmente contenta de que el equipo de Registrar Trek esté formado por tantas profesiones distintas: hay por supuesto registradores y administradores de colecciones, pero también restauradores, conservadores, especialistas en mercadotecnia, guías y también gente de campos totalmente distintos. Esta variedad hace que el intercambio de ideas sea interesante, y el desarrollo de este proyecto divertido. Para el próximo año tenemos más historias emocionantes y artículos en la recámara, así que permaneced atentos.

Ahora voy a recoger un poco los restos y a apilar unos cuantos palés antes de marcharme por Navidad. Pero antes, y en nombre de todo el equipo de Registrar Trek:

¡Os deseamos Feliz Navidad y un Año Nuevo 2014 feliz, lleno de salud y éxitos!

Angela

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Silvia Telmon.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un Falso Real: Tras la pista de un flasificador de arte Última entrada de 2013

Queridos Trekkers,

Matthew C. Leininger

Matthew C. Leininger

Este 2013 ha sido un año interesante en la vida de un antiguo registrador, sí en la mía. Esta será mi última entrada de 2013 y estoy deseando hablar de nuevo el año que viene.
Quiero agradecerle otra vez a Angela que me pidiera formar parte del equipo en enero. Quiero darle las gracias a todos los lectores y colaboradores de Registrar Trek. Todos vosotros sois la esencia de este sitio web.
Se ha enviado ya la película narrativa y en enero va a entrar en el Festival de Cine de Sundance, en Utah. Estad atentos. En este momento no hay muchas noticias en el frente de Landis aunque le sigo la pista por internet y mediante el boca a boca. No olvidéis llevar cuidado con cualquier cosa en vuestras colecciones que resulte sospechosa y manteneos vigilantes. Recordad que un registrador debe ser una persona especial y única, y que siempre llevaréis al registrador dentro de vosotros preparado para usar sus talentos en cualquier dirección a la que os lleve la vida.

Hasta 2014, gracias de nuevo por ver mi nueva entrada del blog. Pasad una dichosa y agradable Navidad y Nuevo Año.

El falsificador-Mark Augustus Landis

Otros alias conocidos:
STEVEN GARDINER 2008
FATHER ARTHUR SCOTT 2010
FATHER JAMES BRANTLEY 2011
MARC LANOIS February 2012
MARTIN LYNLEY September 2012
JOHN GRAUMAN October 2012

Hasta pronto
Matt

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez.

Este post también se encuentra disponible en Francés, traducido por Kelsey Brow y en Italiano, traducido por Silvia Telmon.

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Cómo me convertí en registrador IV

Preparador, gestor de colecciones, registrador, profesor- Nunca dejes de aprender

Derek Swallow

Mi atracción por el sector histórico-cultural comenzó a mediados de los 70 cuando trabajé como guía en el Fuerte Edmonton Park, en un puesto reconstruido de comercio de pieles y como oficial de información voluntario para la Sociedad Histórica Strathcona en Edmonton (Alberta, Canadá). Este estimulo me llevó a estudiar Antropología e Historia, consiguiendo la Licenciatura en estas materias. Después de mi título, llegué a conocer la Museología y a través del auto aprendizaje descubrí el trabajo de registro/gestión de colecciones.

springcleaningDesde entonces, y durante casi tres décadas, el registro, la documentación de colecciones y los préstamos de colecciones culturales han sido mi objetivo profesional central. Mi experiencia en esta área comenzó en 1982, cuando acepté un puesto voluntario a largo plazo como Asistente de Registro en la Galería de Arte de Greater Victoria (Art Gallery of Greater Victoria- AGGV). En 1984 mi asociación con el Museo Real BC en Victoria (Colombia Británica, Canadá) comenzó con el voluntariado en Etnología, catalogando las colecciones de las Primeras Naciones. Esto me inspiró a estudiar el arte de las Primeras Naciones y a hacer, posteriormente, una Licenciatura y un Máster en Historia del Arte. En 1990, comencé una Beca de Gestión de Colecciones de un año (que incluía varios cursos de gestión de recursos culturales de la Universidad de Victoria). En 1991, ingresé en los Archivos BC como Preparador/ Gestor de Colecciones. Para aumentar mi experiencia, también me ofrecí como voluntario durante casi un año en el Museo Marítimo de Sidney (Colombia Británica– justo a las afueras de Victoria), siendo la Historia Natural el punto fuerte de su colección. Trabajé en el área de registro y gestión de colecciones. Con la unión del Museo Real BC y los Archivos BC en 2003 muchas vías de aprendizaje fascinantes se abrieron ante mí. La más gratificante fue el acuerdo según el cual nuestro Jefe de Registro se ofreció para guiarme plenamente en la profesión de registrador. En los últimos diez años, mi papel oficial ha pasado de ser gestor de colecciones/ especialista en preservación a registrador a tiempo completo.

Desde el principio de mi carrera, he entendido el significado y la importancia del registrador como el eje que mantiene el control coherente sobre el seguimiento de la localización de las colecciones, la manipulación adecuada, el almacenamiento y la conservación, así como el control fundamental sobre registros en papel y electrónicos que acarrean los importantes datos acerca de estas colecciones. Es más, el registrador entiende y lleva a cabo los procesos y las garantías necesarias para prestar piezas en tiempo y de manera segura, y cuidar de aquellas que se traen para exposiciones, investigaciones, etc.

Derek detrás de las escenas:

Estoy casado y tengo tres hijos: un hijo, una hija, y un perro lanudo y grande que piensa que es uno de mis retoños. Me gusta leer ficción bien escrita, artículos, la vela ligera y llevar a mi perro a dar largos paseos por senderos locales o por la playa. Además soy devoto de lo que mi esposa se ​​refiere como mi segundo trabajo no remunerado a tiempo completo: coordino, creo planes de lecciones, y enseño, como voluntario, en un programa ESL dirigido a adultos, de participación gratuita, que se centra en el desarrollo de habilidades verbales en inglés (tengo una Certificación TESL y soy profesor certificado por la Escuela de la Colombia Británica).

Tengo la gran suerte de vivir en Victoria (Colombia Británica, Canadá), una de las ciudades más bellas de nuestro país y con uno de los climas más templados. Aunque los trópicos nos dicen de manera severa y con una ligera exageración que tenemos solamente dos estaciones: la estación húmeda (el invierno) y la seca (el verano). La ciudad está situada en la Isla de Vancouver, en la Costa Oeste de Canadá.

Crecí en Alberta, una provincia al este de la Colombia Británica. Mi ciudad natal es la capital de provincia: Edmonton. En primavera nos esforzamos máximamente atravesando los montones de nieve medio derretida, con demasiado calor en nuestros abrigos de invierno y demasiado frío en nuestras chaquetas ligeras. El alivio llega con nuestro verano relativamente caliente y seco, marcado dramáticamente con feroces tormentas. La desventaja: las áreas de agua estancada generan criaderos de mosquitos. Las hermosas noches cálidas se ven perturbadas por nubes de estos insectos sedientos de sangre que lleva a todos adentro. El otoño es hermoso. Los mosquitos se han ido y los árboles resplandecen en rojos, naranjas y amarillos- entonces llega el invierno. De noviembre a mayo a menudo tenemos nieve. La temperatura fluctúa, pero con frecuencia sufrimos frío y vientos salvajes, a veces con temperaturas que descienden hasta -40ºC o menos, lo que puede congelar los dedos o partes de la cara expuestos en menos de un minuto.

Ahora sabes por qué huí a Victoria, donde las temperaturas medias en invierno oscilan entre +6ºC y los +9ºC. Esto es el paraíso, pero un paraíso húmedo. Tenemos veranos agradables, pero inviernos lluviosos.
Estoy muy contento de formar parte de ‘Registrar Trek: The Next Generation’. El blog es una gran idea. No sólo da vía libre a la oportunidad de comunicarse a nivel mundial con otros registradores, sino que actúa como difusor de información sobre nuestra profesión y, potencialmente, podría proporcionar instrucción a pequeños museos y a nuevos registradores de todo el mundo.

Saludos,

Derek Swallow
Registrador en el Museo Real BC

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 10

picture: LSU University Art Museum

El falsificador, Mark Augustus Landis
Otros alias conocidos:
2009 – Steven Gardiner
2010 – Father Arthur Scott
2011 – Father James Brantley
2012 – Mark Lanois
2013 – Martin Lynley

Este viernes tengo la oportunidad de continuar instruyendo al público en general sobre Landis: esta vez… quizá a futuros registradores, a un grupo de estudiantes.

Estaré en el Taft Museum aquí en Cincinnati a la una de la tarde, EST no sólo hablando de pintura y cosas por el estilo como haría un comisario, sino también de mi experiencia como registrador que me llevará a mis descubrimientos sobre Landis. Digo esto para que, sigáis siendo registradores o elijáis otro campo, no dejéis de lado esas experiencias que habéis tenido para ayudar a que aquellos que están dentro, y también fuera, de ese campo aprendan de ellas. Todos los que elegimos el campo del registro, no importa el país o el estado, tenemos la responsabilidad de ser los únicos que están al cuidado de los objetos, de los efectos personales, y de los queridos tesoros adquiridos a lo largo de los años aunque nosotros o los registros no contemos… SOMOS el latido de toda institución.

Recordad, pandilla, que sois el latido. No os subestiméis ni tampoco a los demás. Sois quienes sois y vuestros talentos y cualidades os llevarán a lugares que nunca imaginasteis. Mantened el paso, la resistencia, y la debida diligencia que hace grande a un gran registrador. La vida abrirá puertas y por supuesto las cerrará, pero manteniéndoos auténticos y disponiendo de una estupenda red como esta seguiréis siendo fuertes. Apartarse de estas cosas os cerrará puertas.

Eso es todo por ahora. Os recuerdo que contactéis conmigo si hacéis cualquier descubrimiento referente a los nombre de la lista de abajo o si tenéis cualquier sospecha sobre alguna adquisición. Mi información de contacto en Registrar Trek es completa y exacta. Espero con impaciencia cualquier respuesta o pregunta concerniente a mí mismo o al caso de Landis, y hasta que llegue el “formidable” momento… seguid fuertes y sabed que formáis parte de un grupo único de personas y que le estoy agradecido a Angela Kipp y a la gente de Registrar Trek.

¡Hasta pronto!
Matt

El falsificador: Mark Augustus Landis
Alias:
Steven Gardiner
Father Arthur Scott
Father James Brantley
Marc Lanois
Martin Lynley

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail