Conferencia Europea de Registros 2014: La seguridad importa

Älä laita kaikkia munia samaan koriin.

No se deben poner todos los huevos en la misma cesta
[proverbio finlandés]

Tras las introducciones y la primera sesión “But is it art?” [“¿Pero eso es arte?”] a cargo de Daniel Birnbaum, hubo sesiones paralelas: “Security matters” [“La seguridad importa/Asuntos de Seguridad”] y “Couriering 101” [“Correos 101”]. Como en mi museo apenas hacemos de correo, escogí seguridad.

La de Tygve Lauritzen, Head of Security and Operations [Jefe de Seguridad y Operaciones] en el Munchmuseet de Noruega, fue quizá la presentación más impactante. Incluyó consejos prácticos de seguridad para transportes, así como algunas advertencias generales.

Lo que más nos impresionó a la mayor parte de nosotros fue un mapa en el que se mostraban los ataques a camiones en Europa (en verde el número menor, en rojo el mayor):

Tygve Lauritzen on the risk of road transportation

Tygve Lauritzen hablando sobre el riesgo del transporte por carretera (via twitter @ERC2014)

De hecho, el arte que se transporta por carretera está expuesto a un riesgo 1000 veces mayor que el que se transporta por vía aérea –lo cual tiene su lógica pero también asusta–. Una de las ideas que nos transmitió Tygve fue la de reconsiderar el envío de correos con estos transportes terrestres. Desde su punto de vista, el riesgo al que sometes a tu bien más preciado –la vida de tus colegas de trabajo– es mucho mayor que el beneficio. ¿Qué puede hacer el correo si el camión está ardiendo? ¿Qué puede hacer si el camión es retenido y secuestrado por falsos policías?

Transportar arte por carretera es un riesgo en sí mismo que puede reducirse, aunque no evitarse, con una buena organización. Algunas de las recomendaciones fueron:

  • Planificar el traslado con antelación, incluyendo paradas, posibilidades de estacionamiento seguro y rutas alternativas.
  • Proporcionar a los conductores todos los números de teléfono e indicaciones acerca de qué hacer y a quién llamar en según qué situaciones.
  • Proporcionar a los conductores tarjetas impresas con la indicación “No puedo abrir la ventana, por favor llame a nombre/número y escólteme hasta la comisaría más cercana. Se conocen muchos casos de camiones secuestrados por criminales vestidos como policías, y por su seguridad los conductores no deberían abrir las ventanas. La policía real no tiene ningún problema para escoltar un camión hasta la comisaría más próxima.
  • Los precintos electrónicos que solamente muestran un cierto código si no han sido abiertos durante el transporte son un buen método para comprobar si algo fue mal durante el viaje.

Teniendo en cuenta el riesgo de que algo pueda ocurrir en carretera, definir un límite de valor por camión es lo lógico. Esto es fácil sobre el papel, pero la clave está en poner en práctica esta política en todas las circunstancias.

Tygve enfatizó que es importante que, como registradores, nos pongamos en “modo crimen futuro”. Actualmente el crimen organizado utiliza el arte como método de pago y no deberíamos infravalorar este riesgo. Debemos estar alerta respecto al hecho de que la información “de dentro” es muy valiosa para los criminales y estos tratan de conseguirla de forma muy activa. Preguntas aparentemente inocentes del tipo “¿Me puedes dar un listín telefónico de tu institución?” no lo son en absoluto. De hecho, si las respondes es como si abrieras una puerta trasera para los criminales. Comenzarán a investigar sobre estas personas para encontrar un punto débil, y lo encontrarán. Alguien que necesite dinero, alguien con problemas con el alcohol, alguien con problemas personales…

Pensar en “modo crimen futuro” también se aplica a la seguridad de los documentos. A menudo no somos conscientes de que la información que enviamos por correo electrónico o que llevamos en nuestros teléfonos o tabletas también son documentos. Estas son algunas de las recomendaciones de Tygve:

  • Proteger con clave todos los documentos antes de enviarlos por correo electrónico. Ser conscientes de que los correos normales, no protegidos, son como una postal –es fácil espiar el contenido–. Nunca, nunca enviar documentos abiertos.
  • Suministrar la clave a quienes necesitan leer los documentos por teléfono, no por correo electrónico.
  • Dropbox no es un lugar seguro para almacenar documentos con información sensible.

En la siguiente sesión Simon Mears, Consultant for Security Risks and High Value Asset Protection [Asesor de Riesgos de Seguridad y Protección de Bienes de Alto Valor] en Dinamarca, nos presentó GRASP, el Global Risk Art Survey Program. Es un sistema creado por aseguradores como reacción a ciertos accidentes en los que se han visto envueltas obras de arte, como robos o incendios. Es una aproximación “holística” orientada a la evaluación de riesgos en todos los posibles campos de riesgo para una colección, incluyendo no sólo robos y catástrofes sino también daños por causas climatológicas.

Pascal Matthey speaking on risk aggregation

Pascal Matthey hablando sobre agregación de riesgos (via twitter @ERC2014)

El último ponente fue Pascal Matthey, Head of Speciality Risk Engineering [Jefe de Ingeniería de Riesgos Especializados] en XL Group, Suiza. Habló acerca de Gestión Holística [Integral] de Riesgos para Museos. Algunas de las ideas principales que recuerdo:

  • En la gestión integral de riesgos hay que tener en cuenta la Pérdida Máxima Probable [Maximum Foreseeable Loss, MFL por sus siglas en inglés] en un solo accidente. Es la Ley de Murphy en acción: se declara un incendio, los aspersores no funcionan, los bomberos llegan tarde… ¿A cuánto asciende la pérdida máxima probable?
  • Ser conscientes de que el aseguramiento no tiene nada que ver con la gestión de riesgos –el dinero no hace que se recupere el arte perdido, ni devuelve la reputación tras un robo.
  • Una buena manera de abordar la gestión integral de riesgos es hacer un cálculo de riesgos agregados, a fin de evaluar las distintas partes del museo en lugar de definir la Pérdida Máxima Probable con relación a la pérdida de toda la colección, que es algo muy improbable. Esto también ayudará a mantener las primas de seguro en niveles razonables.
  • Ejemplo: el riesgo más elevado en tus salas puede ser el de robo e incendio, de modo que aquí tratarás de reducir los riesgos mediante medidas organizativas (es decir, hacer todo lo posible para que un ladrón tenga que emplear mucho tiempo para robar y abandonar el edificio, de modo que la policía tenga posibilidad de atraparlo mientras aún no ha salido de él) y asegurarás la Pérdida Máxima Probable en casos de incendio y robo. Si tu almacén está en el sótano, aquí el riesgo de incendio podría ser bajo, pero asegurarás la Pérdida Máxima Probable para daños por inundación.

Como podéis imaginaros, tuvimos bastante alimento para pensar y hablar durante la pausa de comida que vino a continuación…

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

This post is also available in: Inglés Alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *