Electrodomésticos, mobiliario y más allá – registrando objetos tecnológicos

Cuando trabajas como registrador, frecuentemente das por sentado que sabes lo que hacen los registradores en otros museos. Pero cuando hablas con colegas de diferentes tipos de museos, frecuentemente te das cuenta de que algunas cosas son similares y que otras son muy diferentes. Cuando Fernando me dijo que él estaba preparando un artículo sobre el registro de arte contemporáneo, aceptamos el desafío de escribir uno acerca del registro de objetos tecnológicos. Así que, si estás en el ámbito de las artes, déjanos desplegarte el maravilloso mundo de la tecnología. Si estás en el ámbito de la tecnología, mira sobre tus hombros y dinos si olvidamos algo importante.

Registrando objetos tecnológicos: una mirada sobre la superficie

Blaupunkt (picture)

Blaupunkt Florida de 1954/55 (foto: Eckhard Etzold)

Cuando registras una obra de arte clásica, normalmente conoces su autor y su fecha. Puedes tomar las dimensiones y registrar la técnica utilizada al modo clásico: óleo sobre tela, acuarela, litografía… La mayoría de estos detalles puede ser vista al ojo desnudo, dado que tienes el apropiado conocimiento y entrenamiento en historia del arte y en las técnicas utilizadas por los artistas -así, el proceso total del registro va bien. Por supuesto, cuando algo anda mal y no sabes quién pintó la obra de arte, las cosas pueden ponerse difíciles. Entonces, tienes que juntar tus sentidos de registrador y de historiador, y comenzar a investigar.

Cuando se trata del registro de objetos tecnológicos, eso es apenas el comienzo. Tomemos un simple radio antiguo. Éste tiene un fabricante, y si tienes suerte, eso está escrito en el aparato, o puede asimismo venir en la etiqueta que nos provee de información adicional. Si eres muy afortunado, esta etiqueta dice el año de fabricación. Pero ese no es siempre el caso, así que buscas en los catálogos de radios antiguos e intentas encontrar ese tipo de radio. Si cuentas con una buena biblioteca de antiguos catálogos de venta por correo, y de catálogos de vendedores minoristas de radios, tienes una buena oportunidad de dar con el año, o más probablemente con los años de fabricación.

Si no das con el fabricante y no hay ninguna etiqueta, lo cual no es poco común, los catálogos son igualmente un buen lugar donde comenzar a investigar. Por supuesto, deberías tener una cierta idea de la época a la que el radio pertenece, de otro modo tendrás que hurgar entre décadas de catálogos. Es allí donde entra en juego la esfera del arte. Puedes estimar vagamente los años de fabricación al mirar el diseño de un radio. Pero esto puede resultarte engañoso. Por ejemplo:

Braun SK2 von 1960 (Bild: Nite_Owl)

Braun Kleinsuper SK2, fabricado con el mismo diseño entre 1955 y 1960 (foto: Nite_Owl)

El fabricante BRAUN desarrolló un increíble diseño, limpio y funcional, inspirado en el movimiento de la Bauhaus y en parte desarrollado por profesores y estudiantes de la famosa Escuela de Diseño de Ulm, allá por los tempranos 1955. Si observas ciertos radios de este período, jurarías que fueron hechos en los años 1960. En el mismo período fabricantes como Grundig produjeron radios que lucen un poco neo-barrocos (aunque si observas un Braun SK61 http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Braun-Sk61.jpg y un Grundig SO271 http://www.radiomuseum.org/r/grundig_so271_barock.html, ambos fabricados en 1961, es difícil permanecer neutral y contener la urgencia de etiquetar al segundo como “monstruosidad”.

Así que, ¿qué ingresarías en la base de datos? En primer lugar ingresas el fabricante y luego, en algunos raros casos y donde pueda aparecer, al diseñador. Un poquito al revés en relación a como se sucede en el ámbito de las artes, donde es común que coloques al artista de primero y solamente en algunos casos un fabricante adicional, por lo general un impresor.

En cuanto a las fechas: abordar el aspecto del diseño nos puede sacar de la pista en la que veníamos, y es más seguro enfocarse en el aspecto de tecnología, pues eso nos ubica en el período correcto. Algunas técnicas de fabricación son manuales, y nos remiten a décadas más tempranas: el remachado nos refiere más a la mano de obra que a la soldadura por puntos, por ejemplo. En tiempos de guerra, privaba la economía de escasez, y eso te lleva a dar cuenta de los materiales utilizados: la necesidad de utilizar materiales que no necesitas importar, utilizando lo menos posible de ellos. Hablando de materiales, ellos también nos dan claves de su fecha: los materiales sintéticos fueron desarrollados durante los últimos cien años y aun están siendo mejorados. Así eran los procesos de producción, y se pueden rastrear en el objeto: el moldeo por inyección evidencia las marcas de eyector en las piezas formadas, por ejemplo, y por lo tanto el conocimiento de los materiales y la tecnología le ayudará mucho en la datación el objeto.

El siguiente paso: quieres dar con el lugar donde el radio fue fabricado. Eso será otra investigación. La mayoría de las veces encontrarás el lugar donde el fabricante tiene sus oficinas principales, que no es necesariamente el mismo lugar donde fabrica los radios. Las grandes compañías tienden a tener sus sitios de producción a lo largo del país, si no en el mundo. Algunos pueden incluso fabricar los radios en diferentes plantas. Algunos pueden cooperar con otros fabricantes, y el radio es fabricado en la planta de un primer fabricante pero lleva sobre sí el nombre del segundo. Hay mucho que registrar…

Simplificando: las dimensiones

Volvamos al terreno seguro tomando las dimensiones del radio. Eso es simple. Alto, largo, profundo. ¡Pero, espera! ¿Qué hay con el cable? Queda fuera de la silueta del radio. Si solo tomamos las dimensiones de la caja, los fabricantes de éstas se verán en problemas, porque ellos no sabían que tenían que agregar espacio para meter el cable. Si tomamos la mayor dimensión en cada dirección, e incluimos el cable, vamos a obtener unas medidas ridículamente grandes. ¿Y si doblamos el cable detrás de la caja y lo agregamos a la medida de profundidad? Bueno… alguien podría re-tomar las medidas solo de la caja, llegando a la conclusión de que ese no es el radio sobre el cual investiga, porque la data difiere.

La mejor solución para este asunto -que llevó a la locura a generaciones de diseñadores de exposiciones- es agregar una nota a cada medida. Por ejemplo, “caja”*, “largo del cable”*, “dimensiones con la caja cerrada” o “con la tapa abierta”.

Datos técnicos: Una mirada adentro

¿Y qué hay de los datos técnicos? En el campo de las artes clásicas esto puede ser simple y se puede ir al grano la mayoría de las veces. “Óleo sobre tela”, por ejemplo, incluye cada información técnica que necesites. Tú sabes qué esperar, incluso sin haber visto la referida pintura. Como registrador experimentado puedes incluso dar todo un catálogo de requerimientos y condiciones de almacenaje casi sin pensarlo.

¿Qué son los datos técnicos de un radio antiguo? Los materiales utilizados son madera, metal, vidrio, y casi con certeza plástico. También puede haber una cubierta de tela sobre el altavoz. Y eso es solo el exterior. Cuando remueves la tapa trasera encuentras tubos, resistencias, condensadores, inductores y cables. Así que la lista de materiales se amplía con papel, alquitrán, cera, pegamento y cierto tipo de materiales sintéticos sobre los cuales prefieres no pensar en profundidad (resina de fenol formnaldehido, por ejemplo). Los condensadores están rellenos con electrolitos, de modo que también tienes que lidiar con líquidos.

Open backside of a Philco PT-44 Transitone from 1940/41. Can you name all the materials you see?

Parte trasera abierta de un Philco PT-44 Transitone de 1940/41. ¿Puedes nombrar los materiales que ves?

¿Qué hay sobre las condiciones ideales para el almacenamiento de estos materiales compuestos? Bueno, la única cosa que puedo decir es que no hay condiciones ideales para eso. Simplemente puedes intentar mantener el clima estable pero igual vas a tener algunas piezas de materiales que se desprenden.

¿Y qué hay de las técnicas utilizadas? Bueno, puede ser madera cortada y unida, puede ser vidrio soplado, el metal puede ser perforado, doblado, enrollado, prensado, con soldadura, con soldadura de punto, remachado, más soldadura, atornillado … ¿Sigues ahí conmigo?

Así que, si eres una persona detallista, como la mayoría de los registradores, encontrarás muchas, muchas cosas que registrar. Toma en cuenta que cada componente, como un tubo electrónico, tiene su propio fabricante y año de fabricación, tiene su propio propósito como tubo amplificador o rectificador, y datos técnicos como voltaje y poder, lo cual le diferencia de los demás componentes que pueden ser similares a primera vista. Y esto es solo con un simple radio. No tienes partes móviles, como pequeños motores eléctricos y correas de transmisión como los que puedes encontrar en un grabador de cinta. Y esto está lejos, muy lejos, de las cosas de las que consiste un carro.

Más allá de los datos técnicos: el contexto

Los seres humanos usan tecnología para modelar su ambiente. Y viceversa, la tecnología modela seres humanos. ¿No nos crees? Solo da una mirada a la gente que espera en la parada del autobús hoy y trata de recordar como era eso hace diez años. Mientras leían periódicos o libros o contemplaban la vida pasar, hoy día la mayoría de la gente contempla su smartphone. Así que la tecnología modela nuestro comportamiento. y eso es un hecho desde que el primer humano descubrió que él o ella podía usar una piedra como herramienta.

Regresando a nuestro radio, el uso de este dispositivo cambió la vida de la gente. Antes de su invención, recibías las noticias de los periódicos, más o menos un día después de que ocurrían. Con la invención de las estaciones de radio recibías las noticias solo a los pocos minutos de que ocurrían. Cuando la radiodifusión surgió, fue una sensación. Había solo unas pocas estaciones, y ninguna que funcionara 24 horas al día los 7 días de la semana como las estaciones que tenemos hoy. Cuando algo era transmitido, frecuentemente la familia entera se reunía alrededor de la radio para escuchar -en esos tempranos días cada miembro de la familia tenía su audífono.

800px-StateLibQld_1_115508_Young_child_listening_to_a_radio,_1920-1930

Niño pequeño escuchando la radio, 1920-1930 (item custodiado por John Oxley Library, State Library of Queensland.)

Los radios fabricados eran escasos y caros, de modo que mucha gente comenzó a fabricarlos por sí misma. Fue un tremendo movimiento de hágalo-usted-mismo. Los fabricantes pronto proliferaron y en los años 1920 los fabricantes alemanes desarrollaron planes para construir radios asequibles, compartiendo los costos mediante la estandarización. Mucho se cree que el “Volksempfänger” VE 301 se desarrolló gracias al apoyo de Hitler, pero de hecho su planificación se remonta a mucho antes.

Después de la guerra el rol y uso del radio cambió. Se hicieron esfuerzos para desarrollar un dispositivo portátil de radio, lo cual pudo ser hecho tras la invención del transistor. Cuando llegó la TV, hizo a un lado a la radio como el lugar a cuyo alrededor la familia se reunía al atardecer. Escuchar la radio se convirtió en una actividad realizada junto con otra actividad más importante, como cocinar, planchar o conducir un coche. Ahí es donde la radio se mantiene hasta ahora – aunque bueno, no del todo. Con la radio por internet la humanidad ha roto las limitaciones de sólo poder escuchar emisoras que estuvieran al alcance de la propia antena. Era posible escuchar estaciones de radio alrededor del mundo a través de la onda corta, incluso desde los inicios de la época radial, pero aun así se necesitaba entender la tecnología involucrada. El dispositivo correcto, la forma y extensión correctas de la antena, las condiciones de propagación… Hoy día sólo tienes que mover un poco el aparato de radio en la red WLAN, y pasearte por la lista de estaciones para escuchar una estación nacional en el Medio Oeste, una estación de samba o bossa nova en Brasil o alguna de música tradicional en Mongolia. No necesitas saber cómo funciona, solo necesitas saber manipular tu dispositivo (dado que algunos menúes son tan complicados de entender que solo deseas que fueran tan sencillos y lógicos como el correcto colocado de una antena dipolar).

¿Cómo ayuda esto en el registro de nuestro radio? Bueno, si tienes en tu mente el desarrollo histórico, es más fácil ubicarlo y entender las huellas que buscas en ese radio.

Puedes ser capaz de seguir el curso de la historia de un artefacto doméstico común: mientras que pudo haber sido el centro de la vida familiar al comienzo, capas de grasa mezcladas con polvo pueden indicarte que ese fue el radio de la cocina, luego de que un nuevo y mejor modelo, o una TV, llegara a la familia. Huellas de vasos pueden indicar que era usado frecuentemente para colocar boca abajo los vasos de beber, indicándote que estaba en un lugar en la casa donde uno se siente tentado a hacerlo, ¿tal vez el dormitorio de un adolescente? Puedes encontrarte que alguien decidió envolverlo con papel decorado auto-adherente para darle una apariencia más fresca durante la década de 1970. O, al contrario, pueden encontrar restos del barniz original pues fue pintado encima de blanco para hacerlo combinar con la moderna sala de la casa. Puedes encontrarle huellas de restauraciones de cuando el modelo comenzó a ganar valor como pieza de colección. O tal vez está en increíble buena forma, luciendo tal y como salió de la fábrica, porque fue tenido en alta estima durante años.

Header of the category "What wiring do I chose to build?" of the popular German monthly journal "Radio Amateur" (taken from the issue 12/1928)

Los radios auto-fabricados eran comunes en los tempranos años de la radiodifusión, así como el conocimiento de la tecnología involucrada. El titular “¿Cuál cableado escojo para armar este radio?” es del popular periódico mensual alemán “Radio Aficionado” (tomado de su número 12/1928

Si le abres la tapa trasera puedes encontrarte con alteraciones del esquema original del cableado, hecha para escuchar frecuencias que no se preveía originalmente que fueran recibidas por esta radio. Tal vez solo porque el propietario original quiso recibir otra frecuencia permitida, pero también porque quiso escuchar estaciones “prohibidas” (emisoras extranjeras en tiempo de guerra, por ejemplo). Puedes asimismo encontrar alteraciones hechas para insertar un tipo de tubo diferente, porque el original no estaba ya disponible u otros eran más baratos.

Es tu responsabilidad como registrador la de ser capaz de leer esas huellas, pero asimismo actuar como un buen investigador. Los supuestos tienen que ser tenidos como lo que son, y pueden ser verificados consultándole al donante sobre lo que él o ella puedan recordar del objeto. Si tienes suerte, el radio tendrá sus documentos: la factura original, la licencia de uso o una foto de su orgulloso propietario. Esos documentos tienen que ser apropiadamente archivados y referenciados en la base de datos. Si tienes pistas adicionales y relatos del donante, tienen que ser documentados también.

El radio es una parte de la historia humana. Tal vez una pequeña parte, pero como custodios del patrimonio cultural somos responsables de mantener junta esa información importante.

¿¡Cuán profundo es tu registro?

Habiendo leído tanto, seguramente te sentirás abrumado por la información y las cosas posibles de registrar. Todas ellas parecen importantes, agregando contexto y significado a ese objeto tan especial y a la historia de los radios en general. Tus observaciones sobre este objeto pueden ser útiles, sin duda, para verificar o falsear las teorías de los historiadores.

The perfect way to store technological objects? Certainly not! (picture: Philip (flip) Kromer from Austin, TX)

¿La manera perfecta de almacenar objetos tecnológicos? ¡Ciertamente no! Pero aun es el modo en que mucha gente piensa que es el depósito de un museo de ciencia y tecnología. (foto: Philip [flip] Kromer from Austin, TX).

Pero en realidad no es mucho el tiempo que tenemos para dedicarlo a un solo objeto. Tenemos que decidir sobre qué registrar y sobre qué no. Especialmente, como registradores de museos de ciencia y tecnología frecuentemente llevamos una carga del pasado: por años, la costumbre de coleccionar objetos técnicos fue similar al modo de mantener un patio de basura: solamente los coleccionas y apilas en grandes salas industriales y sin documentación alguna. Diablos, sólo son productos industriales masivos; puedes documentarlos en algún momento futuro, ¿correcto? Bueno, todos sabemos que eso no era lo correcto, que perdíamos información por la falta de cuidados de nuestros ancestros. Así que parte de nuestro trabajo es investigar y dar a los objetos en nuestra colección su respaldo histórico.

Así que, tenemos que auto-limitarnos en el registro de cada objeto y hacer más por la colección total. En algún momento en el futuro vamos a escribir algo sobre cómo llevar a cabo un “triage” para proteger y documentar muchos objetos como sea posible, tanto como a la atención primaria.

TV storage gone wrong? Nope, we are back in the arts sphere: That's "idiot boxes" by Nam Jun Paik (picture: Artiii)

¿Salió mal el almacenaje de Televisores?. No, regresemos a la esfera artística: Es la “Sensory Overloaded” [Sobrecarga sensorial] de Nam Jun Paik (foto: Arti Sandhu)

Con cuánta profundidad iremos con eso de registrar un objeto, es una decisión que habremos de tomar caso por caso. Para la mayoría de las exposiciones o préstamos, la documentación básica de los datos técnicos, con sus medidas, y en la que se encuentre al menos una etiqueta básica es suficiente, junto con una estimación aproximada del tiempo de fabricación. Hay investigaciones especializadas y proyectos expositivos que necesitan una más completa documentación. Pero, de nuevo, es allí donde puedes utilizar los efectos sinérgicos. Esos proyectos pueden tener curadores especializados y científicos que proveen datos adicionales. O igual con los proyectos que estén fundamentados de un modo en que puedas invertir más tiempo en los detalles del registro.

En todo caso, el registro de objetos tecnológicos es la cuadratura del círculo. Cuando registras con mayor precisión, no pueden registrar muchos objetos. Si tu registro no es suficientemente preciso, puedes abarcar un mayor número de objetos  y generar una base de datos que es de todo menos útil. Mientras que “La ronda nocturna de Rembrandt van Rijn, 1642, óleo sobre tela” dice lo necesario y es suficiente, “Radio BRAUN, 1950-1959, madera” no dice casi nada. Por lo tanto, le toca al registrador encontrar un buen término medio entre ser demasiado detallista y ser demasiado común.

Angela Kipp, Bernd Kießling

 

__________________________
Bernd Kießling tiene el cargo de “Museólogo” en el TECHNOSEUM [Museo Estatal de Tecnología y del Trabajo) en Manheim, Alemania. Su área de trabajo puede compararse con la del registrador. Sus áreas de experiencia son las colecciones de radio, televisión, radio-comunicación, tecnología de computación, tecnología de oficina, fotografía y tecnología nuclear.

Traducción al español desde el inglés: Fernando Almarza Rísquez

 
Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Silvia Telmon.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

This post is also available in: Inglés Alemán

5 comments

  1. Janice Klein says:

    We will miss Bernd’s input on this blog, but more importantly we will miss the love and support he provided to Angela.

  2. This article was a great piece on the extensive detective work that goes into the initial investigation of an object and the mammoth task of the ongoing search for background information, context and connection to community that makes artifact collections a living, breathing entity. It is very hard to explain what I “do all day” sometimes. I may just send a link to this website to a few more people – have already sent it to my departmental colleagues!
    Thanks for the information on radio research – I am inspired to investigate further!

    ________

    Español:

    Este artículo es una gran pieza en el extenso trabajo detectivesco que continúa desde la investigación inicial de un objeto, y la gigantesca tarea de su búsqueda permanente de información básica, del contexto y la conexión con la comunidad, que es lo que hace que las colecciones de artefactos sean una entidad viviente. A veces es muy duro de explicar lo que yo “hago todo el día”. Solo puedo enviar a unas pocas personas el vínculo de este sitio web – ¡lo he enviado a mis colegas del departamento!
    Gracias por la información sobre la investigación en la radio – ¡Me siento inspirada para seguir investigando!

    • Angela says:

      Glad you liked it, Sharon! And feel free to share it with whoever may be interested. I think it’s very important to share so people know what we do all day.

      Cheers!
      Angela

      ________

      Español:

      ¡Me encanta que te guste, Sharon! Y siéntete libre de compartirlo con quien esté interesado. Pienso que es muy importante compartir, de modo que la gente sepa que “hacemos todo el día”.

      ¡Salud!
      Angela

  3. KATHY KARKUT says:

    As a medical history museum we have similar issues with medical equipment. The majority of our equipment collection arrives from hospitals because they are not working or a newer model replaced them.

    We also confirm that any radium is removed from the item prior to donation. Last year an x-ray tech brought his Geiger counter over to confirm items in the storerooms do not have radiation issues. This is a concern for many students working with unfamiliar equipment and insurance companies.

    The other issue is determining if the object is missing critical parts. We have wonderful specialist in their fields that volunteer their time to assess the equipment. If the bowel stapler is missing the ‘stapler’ then the item is a good candidate to be deaccessioned.

    Kathy Karkut Collections Manager Museum of Health Care

    ______________________________

    Español:

    Como museo de historia médica, tenemos problemas similares con el equipo médico. La mayor parte de nuestro equipo médico llega de hospitales porque ya no funcionan, o porque fueron reemplazados por modelos más recientes.

    Asimismo, nos aseguramos de que todo residuo de radio sea removido del ítem antes de concretar la donación. El año pasado un técnico de rayos x trajo a su contador Geiger para confirmar que los items en los almacenes de depósito no tuvieran problemas de radiación. Esta es una preocupación para muchos estudiantes que trabajan con equipos desconocidos y compañías de seguros.

    El otro problema es determinar si el objeto tiene partes críticas faltantes. Tenemos maravillosos especialistas en sus respectivos campos, quienes voluntariamente ceden tiempo para evaluar los equipos. Si en la engrapadora de intestino no se encuentra la “grapadora”, entonces este item es un buen candidato para ser retirado.

    Kathy Karkut Gerente de Colecciones Museo de la Salud

    Deutsch:

    Als ein medizinhistorisches Museum haben wir ähnliche Probleme mit medizinischen Geräten. Der Großteil unserer Gerätesammlung kommt aus dem Krankenhaus, weil sie nicht mehr funktionieren oder durch neuere Modelle ersetzt wurden.

    Außerdem müssen wir sicher gehen, dass alles radioaktive Material aus den Objekten entfernt wurde, bevor es gespendet wird. Im vergangenen Jahr kam ein Röntgentechniker mit seinem Geigerzähler vorbei, um sicher zu gehen, dass wir keine Strahlungsbelastung in den Lagerräumen haben. Das ist ein Anliegen vieler Studenten, die mit unbekannten Materialien arbeiten und von den Versicherungen.

    Das andere Problem ist, festzustellen, ob dem Objekt wichtige Teile fehlen. Wir haben wunderbare Spezialisten auf ihrem Gebiet, die uns freiwillig ihre Zeit opfern, um unsere Ausrüstung zu beurteile. Wenn dem Darmhefter der Hefter fehlt, ist das ein guter Kandidat für die nächste Aussonderung.

    Kathy Karkut, Sammlungsmanagerin, Museum of Health Care [Museum für Gesundheitsfürsorge]

    • Angela says:

      Hi Kathy,

      oh, yeah, medical history… a really not-that-easy part of a collection. I’m really happy that the retired curator that was responsible for this part of our collection shows up every now and then so one can bother him with questions (like: is the stapler to this bowel stapler missing or is this a bowel stapler at all? Sometimes it turns out that a part from the car mechanics workshop just landed there by mistake).

      And, yeah, you never know when a Geiger tube comes in handy. For we are surrounded by nuclear power plants you can never be too sure about anonymous donations…

      Cheers to you!
      Angela

      ______________________________

      Español:

      Hola Kathy,

      Oh, sí, historia de la medicina… una parte realmente no-tan-fácil de una colección. Yo estoy muy feliz de que el curador retirado, que fue el responsable de esta parte de nuestra colección, se presente de vez en cuando, por lo que uno le puede molestar con preguntas (como: ¿falta algo a esta grapadora o se trata de una grapadora intestinal, o ésta se halla totalmente completa? A veces sucede que una pieza del taller mecánico de los automóviles acaba de aterrizar ahí por error).

      Y, sí, nunca se sabe cuándo un tubo Geiger resulta apropiado. Porque estamos rodeados de plantas de energía nuclear, y nunca se puede estar demasiado seguro de donaciones anónimas …

      ¡Éxitos para ti!
      Angela

      Deutsch:

      Hi Kathy,

      oh, Medizintechnik… ein wirklich nicht einfacher Teil in einer Sammlung. Ich bin wirklich froh, dass der Wissenschaftler, der sich bei uns früher um diesen Bereich gekümmert hat, noch ab und zu vorbei schaut, obwohl er in Ruhestand ist, so dass man ihn mit Fragen löchern kann (wie zum Beispiel: Fehlt der Klammerer dieses Darmklammerers wirklich oder ist das überhaupt ein Darmklammerer? Manchmal stellt sich heraus, dass ein Teil aus der Autowerkstatt versehentlich in der Medizintechnik-Sammlung gelandet ist).

      Und, oh ja, man weiß nie, wann so ein Geigerzähler ganz praktisch ist. Da wir von drei Kernkraftwerken umgeben sind, kann man bei anonymen Spenden nicht vorsichtig geung sein…

      Alles Gute für Dich!
      Angela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *