Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 6

Picture from LSU University Art Museum

Mark Landis
También conocido por sus alias:
2009 – Steven Gardiner
2010 – Father Arthur Scott
2011 – Father James Brantley
2012 – Mark Lanois

Landis fue detenido… no por los investigadores del FBI, ni por la Policía, ni por la “Ley”… sino por los mejores detectives que hay: los registradores y gerentes de colecciones, que se toman su trabajo en serio y que incluso dedican parte de su tiempo en casa para reflexionar sobre sus preocupaciones. ¿Se llevaría usted su trabajo a casa? No… pero ninguno de nosotros podrá negar que cuando tenemos un caso difícil de solicitud de préstamo de una obra, algún problema de logística o de preparación de un informe, nos llevamos ese trabajo a casa, y eso nos puede mantener despiertos hasta tarde… Nada saludable ni productivo.

Durante años, Landis y sus payasadas me habían mantenido pensando en ello a diario, pero no hasta el punto de tenerme despierto toda la noche. Sobre todo me preguntaba en si él realmente dejaría de lado ese negocio de hacer falsificaciones. Landis me dijo frente a frente, el 1 de Abril de 2012 durante la inauguración de FALSO REAL: el relato de un falsificador en la Universidad de Cincinnati, que dejaría de hacerlo porque estaba cansado y aburrido de haber estado en eso por tanto tiempo. Pero, ¿qué me mantuvo a mí en esto, y por qué aun estoy tan interesado en seguir el rastro de Landis, cuando él personalmente me dijo que se detendría? No creo que él pueda o quiera hacerlo a estas alturas. Déjenme preguntarles a todos ustedes esto: ¿Quién de ustedes ha investigado este caso y ha informado a sus pares y compañeros de equipo acerca de Landis y de sus cuatro alias? Algunos están preocupados por su propia reputación, o por la de la institución para la que trabajan.

Dado que no se ha cometido ningún crimen real y no hay de qué preocuparse porque se vaya a cometer, ¿por qué todavía creo que hay más instituciones, de las más de cincuenta que han sido estafadas, que no lo quieren reconocer? Nadie quiere creer ni admitir que ha sido engañado, ni que el museo para el que trabaja ha sido estafado… sobre todo cuando sabe que yo sé, y que he compartido mis informaciones actualizadas durante todos estos años.

De modo que les animo a que hurguen a fondo en sus registros, bases de datos y papeleos de oficina, y compartan con sus pares esta extraña historia acerca de Mark Augustus Landis y de quien descubrió y reveló al más dedicado falsificador que el mundo de los museos ha conocido en años. Les animo a todos para que me envíen e-mails o me llamen, aun en el caso de que tengan la más ligera sospecha de una donación proveniente de Landis o de algo que se asemeje a una falsificación. Mi información de contacto está en la página de Autores de este blog. Y como siempre digo… haz tu trabajo bien, mantén tu nariz limpia, y todo irá bien.

¡Hablamos pronto!
Matt

 

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

This post is also available in: Inglés Alemán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *