Alto en el cielo

Este relato me llegó por email luego de haber yo solicitado algunas excelentes fotos que había visto. Sharon McCullar es Curadora de Colecciones en el Lakeshore Museum Center de Muskegon, EEUU. Ella sugirió que la imagináramos colgando de la barandilla de la plataforma elevada tratando de contarle a gritos a un transeúnte interesado al leer la historia de ese monumento.

Sharon McCullar, Curadora de Colecciones del Lakeshore Museum Center, la Archivista Beryl Gabel y el operador de elevadores de la ciudad de Muskegon limpiando y encerando la estatua superior del Monumento a los Soldados y Marineros (de 70 pies de alto) en el centro de la ciudad de Muskegon Michigan. Detalles en este relato.

Sharon McCullar, Curadora de Colecciones del Lakeshore Museum Center, la Archivista Beryl Gabel y el operador de elevadores de la ciudad de Muskegon limpiando y encerando la estatua superior del Monumento a los Soldados y Marineros (de 70 pies de alto) en el centro de la ciudad de Muskegon Michigan. Detalles en este relato.

El Parque Hackley es un importante punto focal del centro de Muskegon Michigan. Fue dedicado al Día Conmemorativo (Memorial Day) del 30 de Mayo de 1892. Charles Hackey, un prominente propietario de aserraderos locales, adquirió el terreno y asumió el costo del Monumento a los Soldados y Marineros, para conmemorar el servicio prestado por estos a los ciudadanos del Condado de Muskegon durante la Guerra Civil Americana (1861-1865). El monumento de granito, de 76 pies de alto incluye cinco estatuas de bronce y fue diseñado por el arquitecto Joseph Carabelli, nacido en Italia. Alrededor de su base se encuentran estatuas de miembros de la marina, de la caballería, de infantería y de artillería. Sobre el tope del pedestal se yergue una figura de 14 pies de la diosa de la Victoria. El monumento lleva la inscripción: “No conquista, sino paz – A los soldados y marineros que lucharon y para todos los hombres y mujeres patriotas que ayudaron a preservar nuestra nación en la guerra de la rebelión”. Luego, en 1900, fueron comisionadas por Charles H. Hackley cuatro estatuas más, e instaladas en las cuatro esquinas del Hackel Park del Día Conmemorativo. Allí hay esculturas de prominentes personalidades de la Guerra Civil. Las del Presidente Abraham Lincoln y del Almirante Farragaut fueron realizadas por el escultor Charles Niehaus. Las del General Grant y del General William T. Sherman fueron realizadas por J. Massey Rhind.

Sharon MaCullar, Beryl Gabel y el operador de elevadores limpiando la estatua del miembro de la Caballería en el Monumento referido. La estatua está a unos 20 pies sobre el suelo, pero nosotros aun llevamos puestos nuestros arneses y ropa de seguridad. El operador tuvo que ser muy diestro para poder acercarnos a la estatua sin dañarla.

Entre 1997 y 1998 el trabajo de conservación de las estatuas fue realizado por McKay Lodge Fine Arts Conservation de Oberlin, Ohio. El Lakeshore Museum Center trabajo en equipo con la Ciudad de Muskegon para desarrollar un plan básico de mantenimiento que ayudara a la preservación de las estatuas restauradas. Nuestro personal formaba parte de ese equipo de trabajo (es decir, el Curador de Colecciones, otro miembro del equipo de curadores que estuviera disponible, y yo), y trabajó con la Ciudad para dar limpieza y aplicar una ligera capa de cera una vez al año. Planificamos esto para principios de septiembre de cada año, fecha que por lo general es de un clima templado con una humedad relativa y temperatura favorables. Si hay demasiado calor la cera no se fija, pero si hay demasiado frío el proceso de lavado es muy incómodo, y es difícil aplicar la cera uniformemente. El lavado remueve la mugre de la superficie y nos permite inspeccionar cualquier daño o deterioro que tengan las estatuas. Utilizamos un detergente suave recomendado por los conservadores, y cepillos de fregado bastante suaves. La ligera capa de cera provee una delgada película protectora contra la mugre, que facilita su remoción al siguiente año. No tomamos medidas agresivas, ya que no somos conservadores de metal. Esto toma unas 4 horas por cada estatua dependiendo de las condiciones. Un día tibio con una suave brisa ayuda a que las estatuas sequen rápido. Pero los nidos de avispas ocultos en los pliegues de las esculturas suelen ser una desagradable sorpresa.

Cómo me han hecho enfadar los muchos nidos de arañas muy grandes, así como el haber quedado bañada con agua jabonosa.

Para el acceso a las estatuas, la Ciudad de Muskegon provee un elevador –tenemos que elevarnos 80 pies en el aire para alcanzar el extremo superior de la Victoria. Esto requiere de un operador diestro y con nervios de acero. A esa altura uno recibe corrientes de aire –especialmente si se aproxima una tormenta desde el Lago Michigan. Maniobrar alrededor de las estatuas y de la base de granito requiere igualmente de mucha destreza. Necesitamos estar muy cerca de ellas para trabajar con efectividad, pero sin golpear a las estatuas con la plataforma de elevación.

El cubo se balancea un poco –tanto que al final de la semana uno parece un marinero borracho, sintiendo que el mundo se balancea, no importando si se está montado en la plataforma elevada o no.

¡Pero las vistas panorámicas del Lago Muskegon, de la ciudad y del Lago Michigan son espectaculares!

Textos y fotos: Sharon McCullar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

This post is also available in: Inglés Alemán

2 comments

  1. Hi Sharon – What a great story! Interesting about finding the perfect weather condition for the wax to dry. I’ve spent lots of time on (scissor) lifts – from cleaning ceilings to hanging sculptures – they take a bit of getting used to, and your article described the experience well.

    Thank you for sharing!

    ______________________________

    Español:

    Hola Sharon – ¡Qué gran relato! Es interesante eso de encontrar las condiciones climáticas perfectas para que la cera se seque. Yo he pasado mucho tiempo montada en elevadores de tijera – desde limpiando techos hasta colgando esculturas – toma algo de tiempo acostumbrarse, y tu artículo ha descrito esa experiencia muy bien.

    ______________________________

    Deutsch:

    Hallo Sharon – Was für eine tolle Geschichte! Interessant, das über die perfekten Wetterbedingungen zu lesen, bei denen das Wachs trocknet. Ich habe viel Zeit auf (Scheren-)Hubsteigern verbracht – vom Reinigen von Decken bis zum Aufhängen von Skulpturen – man braucht ein bißchen, bis man sich dran gewöhnt hat und Dein Artikel beschreibt das ziemlich gut.

    Danke fürs Teilen!

    • Annabelle,
      Yes, the lift experience is definitely something to test one’s mettle. My colleagues will tell you that Dr Pepper and cookies are required supplies for statue cleaning week. I find that the wax goes onto the metal surface well when the day is sunny and has just a bit of a breeze. Temp between 70-75 is just great. Those conditions allow the wax to brush on smoothly, set up in a few minutes and buff to a nice shine with a soft rag. Any warmer and the wax doesn’t set up well to buff – stays too soft. Cooler or cloudy conditions makes it difficult to get the metal dry especially in the folds and shaded areas. The wax goes on rough and usually too thick. I will be the first to admit that the end result varies each time as I am no conservator, but I usually can get the surface washed and waxed well enough to cover and provide a measure of protection from dirt accumulation in the coming year. I try to coordinate with the City for the first week of September here in Michigan. Most years I have had good luck with the weather.
      Hope that helps!
      Sharon McCullar

      ______________________________

      Español:

      Annabelle, Sí, la experiencia sobre el ascensor es definitivamente algo para probar el valor de uno. Mis colegas te dirán que (una bebida como) el Dr. Pepper y unas galletas son los suministros requeridos para esa semana de limpieza de estatuas. Digo que la cera va bien sobre la superficie del metal cuando el día está soleado y con algo de brisa. Una temperatura entre 70-75 (°F) es perfecta. Esas condiciones permiten aplicar la cera suavemente y a los pocos minutos pulirla con un trapo suave, quedando con un bonito brillo. Una temperatura más cálida impide que la cera se aplique bien, pues queda demasiado blanda. En cambio, unas condiciones más frías y de mucha nubosidad dificultan que el metal esté seco, especialmente en los pliegues y las zonas sombreadas, y la cera queda áspera y demasiado gruesa. Yo soy la primera en admitir que el resultado final varía; no soy conservadora, pero por lo general consigo que la superficie esté lavada y encerada lo suficientemente bien como para cubrirla y proporcionarle una medida de protección contra la acumulación de suciedad para todo el siguiente año. Trataré de coordinarme con (las autoridades de) la Ciudad acá en Michigan, para la primera semana de Septiembre. En casi todos los años anteriores he sido afortunada con el clima. ¡Y espero que me siga ayudando!
      Sharon McCullar

      ______________________________

      Deutsch:

      Annabelle, ja, das Hubsteiger-Erlebnis it wirklich etwas, mit dem man seine Standhaftigkeit unter Beweis stellen kann. Meine Kolleginnen und Kolleginnen können Dir versichern, dass Dr Pepper und Keks zur notwendigen Grundausstattung für die Woche des Statuenreinigens gehören. Ich habe herausgefunden, dass das Wachs am besten auf der Metalloberfläche haftet, wenn es ein sonniger Tag ist und es ein kleines bißchen Wind hat. Wenn die Temperatur zwischen 70 und 75 liegt (Fahrenheit, entspricht zwischen 21 und 24 Grad Celcius, Anmerkung der Übersetzerin) ist es am besten. Bei diesen Verhältnissen lässt sich das Wachs gut mit dem Pinsel verarbeiten, legt sich gut an und erhält mit einem weichen Tuch einen wunderbaren Glanz. Wenn es wärmer ist, trocknet das Wachs nicht gut genug und bekommt keinen schönen Glanz – bleibt zu weich. Wenn es kälter und bewölkt ist, wird es schwierig, das Metall trocken zu bekommen, besonders in den Falten und da, wo es schattig ist. Das wachs trocknet ungleichmäßig an und wird generell zu dick. Ich bin die erste, die zugibt, dass das Ergebnis von Mal zu Mal variiert und dass ich kein Restaurator bin. Aber wir bringen es normalerweise fertig, dass die Oberfläche gut genug gereinigt und gewachst ist, dass die Schutzschicht ein ausreichendes Maß an Schutz gegen die Verschmutzungen im Jahresverlauf bietet. Ich versuche immer, dass wir hier in Michigan mit der Stadt einen Termin in der ersten Septemberwoche hinbekommen. In den meisten Jahren hatten wir dann Glück mit dem Wetter.
      Ich hoffe, das hilft weiter!
      Sharon McCullar

Responder a Sharon McCullar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *