Y entonces fueron 20…

Picture by Nico Kaiser http://www.flickr.com/photos/nicokaiser/

foto: Nico Kaiser via flickr

El 8 de julio gritamos a los cuatro vientos que necesitábamos traductores. La reacción fue abrumadora. Hasta entonces el blog lo formábamos cuatro autores: Matthew Leininger, Anne T. Lane, Fernando Almarza Rísquez y yo misma, y tres traductoras: Liliana Rêgo, Araceli Galán and Georgia Flouda.

En menos de una semana y media crecimos de 7 a 20 integrantes que venían de casi todos los puntos cardinales y de diferentes ámbitos profesionales:

Se unieron a nosotros Patricia Melo (Portugal) y Carolina Vaz (Brasil), estudiantes de museografía y museología.

Me complace tener en el equipo a un traductor profesional: Salvador Martínez, que vive en España y se dedica a la traducción de Francés/Español e Inglés/Español y que va a echarnos una mano desinteresadamente.

Contamos también con colegas que trabajan precisamente en el campo al que el blog está dedicado: Maria O’Malley, Responsable de Colecciones y Registradora en el Southstreet Seaport Museum en New York; Lucía Villarreal, Coordinadora de Exposiciones en el Museo del Prado de Madrid; Cleopatra, Responsable de Registro de la colección de fotografía del Folklore Research Institute (Grecia) y Sylviane Vaucheret, Documetalista de Historia Natural en el National Museum de Irlanda.

Además, dos compañeras del gremio cuya filosofía, puntos de vista y objetivos están muy próximos a los nuestros:
Molly Hope, Conservadora de textiles de Nueva York que ya ha colaborado como traductora para el Museo Ixchel del Traje en Guatemala y Rosana Calderón, Conservadora en el Museo de Historia Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia en México.

Y estoy especialmente contenta y orgullosa de cuatro colegas que yendo más allá de su ámbito laboral en el campo museístico, desean colaborar con nosotros, porque el trabajo en el museo siempre es un esfuerzo conjunto, da igual si trabajas en colecciones, educación, exposiciones o marketing:

Jiska Verbouw trabaja como mediadora en el Museo de Ciencias Naturales de Bruselas; Arina Miteva trabaja para Smart Museum, una empresa que desarrolla aplicaciones móviles para museos; Tegan Kehoe es mediadora en el Old South Meeting House en Boston y Phineas Chauke es la responsable de marketing local en los Museos y Monumentos Nacionales de Zimbabwe.

Con este nuevo y gran equipo exploraremos nuevos lenguajes, añadiendo Holandés, Francés, Ruso, Zulú, Shona y Shangaan. Y viajaremos hacia nuevas galaxias…ups, creo que me equivoco de película….hacia nuevas historias, artículos y otros contenidos útiles para los registradores de museos, los responsables de colecciones y comisarios de todo el mundo.

También vamos a explorar un nuevo medio: ahora puedes seguirnos en Twitter (http://twitter.com/RegistrarTrekES.) Desde aquí vamos a anunciar cualquier nuevo post o artículo del blog y otras cosas que encontremos interesantes.

¡Permanezcan atentos!

Traducción/ Translated by: Araceli Galán

Este post también se encuentra disponible en en francés, traducido por Sylviane Vaucheret

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 8

picture: LSU University Art Museum

Mark Landis
Otros alias conocidos:
2009 – Steven Gardiner
2010 – Father Arthur Scott
2011 – Father James Brantley
2012 – Mark Lanois

El artículo del New Yorker debería publicarse a finales de mes. Tengo mucho que compartir sobre Landis y lo haré pero, en cierto modo, parece como si en este momento todo estuviese en una calle de sentido único. Estoy aquí escribiendo todo lo que sé sobre Landis y manteniéndoos informados sobre mis descubrimientos mientras cuento mi historia, pero no sé si estoy escribiendo sólo para mí mismo o si estoy llegando a los gerentes de colecciones ahí fuera.

Me gustaría saber si alguno de vosotros se ha encontrado ya con Landis o los alias de los que ya he hablado, o qué habéis encontrado en vuestras investigaciones sobre prestadores que hicieron saltar la alarma. He dedicado cinco años de mi vida a esta persona y sé que debe de haber más gente como Landis por ahí, aunque no sea exactamente igual. ¿Qué hace vuestra oficina de patrocinio para comprobar a los donantes o los filántropos? ¿Qué han encontrado? ¿Ha conseguido el caso de Landis que os hagáis preguntas o tengáis una sorpresa en vuestro puesto actual? Me gustaría oíros.

Me gustan los blogs, y una parte de escribir en blogs consiste en preguntar y responder, así que para la siguiente sección he pensado que haremos un apartado que llamaremos

Preguntas a Matt

Vosotros hacéis preguntas en la sección de comentarios o a través del correo o por teléfono y yo las responderé en el siguiente apartado. Estoy ansioso por oír hasta vuestra más oscura consulta sobre el caso o incluso sobre mi experiencia…
Sois los mejores y, por favor, mantened el ritmo con el trabajo bien hecho dondequiera que estéis trabajando actualmente, siendo conscientes de que vuestra próxima aventura será incluso mayor y mejor de lo que es donde estáis ahora. Haced bien vuestro trabajo, no os metáis en problemas y estaréis bien.

¡Hablamos pronto!
Matt

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Únase al Registrador Trek como traductor

¡Hola a todos!

Parece que nos olvidamos de celebrar nuestro primer medio año del Registrador Trek, debido a que el primero de julio ¡celebramos el suscriptor número 200 para nuestros RSS feeds! De todas maneras, nunca es tarde para celebrar, así que

¡Saludos a todos nuestros fieles visitantes, donde estén!

june

Como pueden ver, ustedes han venido de todas partes del mundo: registradores, gerentes de colecciones, curadores de colecciones, estudiantes de artes, de historia del arte, de historia, de estudios museales y mucha, mucha gente simplemente interesada en lo que sucede tras bastidores en un museo.

Tal como muestran los números, hemos sido visitados por cerca de 10.000 personas hasta ahora, quienes han leído cerca de 18.000 páginas. ¡Es grandioso! Pero no es para reclinarnos sobre nuestra espalda, pero sí para sentirnos cómodos. Como mencionábamos en nuestra publicación de arranque de enero, nuestra intención es dar a la gente la posibilidad de leer temas sobre registro, en su propio idioma. Para lograr del todo esto, te necesitamos

A TI

Si hablas dos idiomas y tienes disposición para traducir algo, por favor, envíanos un correo a story@museumprojekte.de

No esperamos a alguien que traduzca TODOS nuestros artículos y mensajes. Buscamos gente que haya leído algo de nuestros materiales y diga: “Ey, esto debería estar disponible en mi lengua materna”, y entonces traduzca ese relato o artículo. Todos los idiomas son bienvenidos, pero especialmente lo son las personas dispuestas a traducir a los cinco lenguajes que ya tenemos: inglés, español, alemán, portugués y griego.

Estamos entusiasmados, aunque no podemos ofrecerte dinero alguno por eso. Pero sí podemos ofrecerte nuestro aprecio y la posibilidad de trabajar en un maravilloso equipo multinacional de entusiastas del museo.

¡Hablaremos pronto!

Angela y Fernando

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El oso en el elevador

Picture (c) by Klaus Pichler
Foto (c) de Klaus Pichler

¿Son posibles los viajes en el tiempo? Creo que sí lo son, al menos en nuestra mente. Una imagen, una afirmación, un aroma, y estás repentinamente en otra parte, a unos pocos años atrás, sumergiéndote en una cierta situación una vez más. Esos repentinos recuerdos son a veces lindos, a veces horribles, y algunas veces simplemente graciosos. La última vez que me sucedió eso fue cuando vi por primera vez al oso en el elevador durante el proyecto de “Esqueletos en el closet” de Klaus Pichler (ver el artículo “De gira con los ayudantes de Noé” para más detalles).

Estaba visitando a algunos antiguos colegas en el Landesmuseum für Technik und Arbeit (Museo Estatal de Tecnología y Trabajo) un poco antes de inaugurarse la exposición “Kosmos im Kopf” (“El cosmos en la cabeza”). Presioné el botón del elevador del personal y esperé su llegada. La puerta se abrió y repentinamente y di un salto hacia atrás. Un gigantesco Gran Danés estaba parado frente a mí, mirándome, con las fauces ligeramente abiertas. Por un momento consideré esto como algo más bien ridículo, pero de algún modo resultaba una adecuada manera de morir para un museólogo, Pero entonces lo pensé de nuevo. No era lógico que un perro come-hombres usara el elevador para ir en busca de su siguiente presa. Luego del primer shock, lo miré más de cerca y descubrí que el Gran Danés solo estaba disecado. Aparentemente, el perro fue “estacionado” en el elevador hasta que los preparadores del museo lo requirieran.

Decidí acercarme al perro en el elevador, y me acordé de otra ocasión unos pocos años antes. Había comenzado a estudiar hacía poco la carrera de Estudios Museales, tratando de hacerme la idea de lo que escogería en ese campo. De modo que tomé el internado (pasantía) en el Naturkundlichen Sammlungen (Colecciones de Historia Natural) en Berlín-Charlottenburg. En el taller de sus taxidermistas había un lobo disecado que miraba de modo tan realista que uno tenía que tocarlo para asegurarse de que no estaba vivo. Sus taxidermistas eran unos reales artistas. Me explicaron cómo “rellenar” animales (un término usado por ellos para distinguir los “rellenadores” comunes de los reales taxidermistas que estudiaron y aprendieron su oficio. Antes de que ellos hicieran algo con el animal muerto, intentaban obtener una foto del animal cuando estaba vivo. Una imagen en el más amplio sentido de la palabra: trataban de obtener fotos, vídeos, trataban de hablar con gente que los conoció cuando estaban vivos, y cosas así. Me explicaron que si no lo haces, solo prepararás un animal que es uno más de su especie. Si quieres hacer una taxidermia de un cierto animal, solamente de ese único animal, entonces tienes que conocer su personalidad, o de otro modo nadie lo reconocerá cuando esté listo. Y eso es verdad. Trate usted mismo la próxima vez que visite un museo de historia natural. Le prometo que usted verá que lucen solo “correctamente”, casi con vida. Y encontrará algunos que simplemente lucen “mal” aunque estén anatómicamente correctos (encontrará algunos que ni siquiera son eso -pero eso es una historia diferente.

Desde entonces, en ese internado he sentido gran respeto por el trabajo que los taxidermistas hacen -y descubrí que nunca tendré la paciencia para lograr ser uno de ellos.

Libro: “Esqueletos en el clóset”, fotos de Klaus Pichler, textos de Klaus Pichler, Julia Edthofer and Herbert Justnik, edición en inglés disponible y puede ser ordenada a través del sitio web de Klaus Pichler.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Humor de Registrador

Pregunta:
¿Cual es la diferencia entre un terrorista y un registrador?
Respuesta:
Puedes negociar con un terrorista.

Pregunta:
¿Cuántos registradores se requieren para colocar un bombillo?
Respuesta:
Uno. Sostenemos el bombillo y el mundo gira alrededor de nosotros.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Desde el estante – Las peticiones del público

Por si pensaban que había estado jugando con mis pulgares entre una y otra de las cosas sobre las que he escrito en números anteriores, déjenme comentarles acerca de los

Requerimientos del público

Déjenme poner la escena – Tengo dos internos esperándome para que les indique sobre sus próximos proyectos. No sólo qué son, sino cómo hacerlos. Y no sólo decirles, sino mostrarles cómo hacerlo. Y comenzar a hacerlo yo mí misma para que ellos tengan una idea clara. Entonces, Kris me llama por teléfono para decirme que me necesita para chequear los textos para los paneles del Eagle Project (el Proyecto Águila) antes de enviarlos al impresor a las 2:30. Son la 1:00. Pongo los textos en la computadora, y luego voy a la mesa a mostrarles a los internos cómo embalar y envolver en tisú y poner en cajas los abrigos de niño. Pero suena el teléfono, es una voz de anciano, suave como la melaza de sorgo ……

In attic, 1780s house, Nine Mile Point, Jefferson Parish, Louisiana. View towards 20th century closet constructed within the attic. by Infrogmation via flickr“Me dijeron que era con ud. con quien debía hablar. Estábamos limpiando el gallinero de la granja de mi bisabuelo y encontramos esta piedra. Creo que es oro, realmente. Parece como algo que los Indios debieron haber usado. Es brillante pero tiene rasguños. La lavamos muy bien y no huele tan mal. Le pasé una lima para sacarle algunos arañazos. Se la estoy llevando en 15 minutos. Espero que no le importe. Estoy seguro de que es valiosa”.

Bueno, sí. Exageré. Pero la mayoría de las llamadas de potenciales donantes comienza con “Estábamos limpiando el ático en la casa de mi… (escoja ud. el familiar)”. Si eso suena como algo que nos podría interesar, chequeo con Kris y acordamos ir a verlo o que nos lo traigan. Si no calza en los parámetros de nuestras colecciones, les sugiero otro museo que pueda interesarse. Si quien llama quiere saber algo acerca del valor de un ítem, sobre todo si planea donarlo, tengo prohibido, por ética museística, dar un avalúo. Tengo una lista de avaluadores y websites a quienes referirles. Si ellos sólo quieren saber qué es, trato de ayudarles por teléfono, pero si no puedo, los llevo o trato de sugerirles a alguien más que les pueda ayudar.

Otro tipo común de llamadas es la de las personas que quieren saber cómo preservar mejor sus tesoros familiares. Trato de saber -en la medida que pueda- de qué está hecho el objeto, en qué condición está, qué quiere hacer la persona con él. Igualmente, les pregunto sobre si el sitio donde lo guardan es caliente o tiene aire acondicionado, y con qué tipo de iluminación cuenta. A veces es una situación quisquillosa, porque trato de obtener una idea por teléfono acerca de si la persona quiere o está dispuesta a invertir algún dinero en materiales especializados de almacenamiento. De ser así, sugiero lo que pueden necesitar y les doy información acerca de dónde conseguirlo. Si no, a menudo recurro a la vieja estrategia: si no pueden procurarse unas buenas cajas de archivo o embalaje, que guarden sus objetos de valor en un armario, envueltos en una vieja y gastada funda de almohada.

También está la estrategia de la bolsa de cierre zip -mala estrategia-, el “si-te-sientes-cómoda, -es-probablemente-una-estrategia-demasiado-cómoda”, o la estrategia del “cualquier-cosa-menos-cajas-de-cartón-en-el-ático”. Usualmente trato de convencerlos de que el lavado y pulido frecuente hace más daño que mantenerlo en condiciones inferiores a las ideales.Si veo que necesito investigar más, les digo que les devolveré la llamada. Y lo hago.

Incluso me metí a voluntaria por mi cuenta, atendiendo solicitudes telefónicas de información. A finales de este mes iré a un pequeño museo local para enseñar a los miembros de su personal remunerado, y a algunos de sus voluntarios, acerca de cómo marcar los objetos.

Amo ayudar a la gente en esas cosas, pero toma tiempo. Y tengo que ir a actualizar la base de datos.

Shanti

Anne

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Tú puedes ser un registrador si…

El Comité de Registradores de la Asociación Americana de Museos cuenta con una lista de correos realmente excepcional. Un lugar donde acudir cuando necesitan consejos, pensamientos, recursos … y a veces una buena carcajada. Recientemente, alguien inició la serie “Tú puedes ser un registrador si …” y más de cincuenta correos entraron como respuesta. Son demasiado buenos para quedárselos. ¡Disfruten y siéntanse en libertad de agregar más comentarios!

Tú puedes ser un registrador si…

...your mother got this mug for you for your birthday...

“¿Que tú quieres mudar mis cajas para dónde?”… Tu mamá te tiene este tazón para tu cumpleaños…

[001] …conduces a mitad de camino a casa antes de darte cuenta de que todavía llevas puestos los guantes de nitrilo.

[002] …tu carro ha sido usado para transportar rifles del siglo XIX, una espada de artillería de la Guerra Civil, y piezas de un camión de estacas que se desmoronan.

[003] …tus ropas de trabajo están siempre en peligro de arruinarse por piezas de arado cubiertas de hollín, clavos sueltos y maquinarias aceitosas.

[004] …te has cortado con polipropileno corrugado, estanterías de acero y escuadras.

[005] …te aseguras de mantener actualizadas tus vacunas contra el tétano.

[006] …eres tacaño con sus finanzas personales, y nada de gastar $ 30 en una caja de almacenamiento para un artefacto con un valor de $ 5.

[007] …tienes que forzarte a tocar las cosas de una tienda de antigüedades o tienda de chatarra.

[008] …viendo la destrucción de Washington D.C. en la película “Día de la Independencia”, ¡tu primer pensamiento es para las colecciones del Smithsonian!

[009] …piensas que un valor de seguro por $ 10 millones es cualquier tontería.

[010] …ves una película sobre desastres y tu primer pensamiento es: “pero, esa pintura es propiedad de un museo diferente al que se muestra … ¿está allí en préstamo?”.

[011] …te encuentras etiquetando los títulos y fechas de tus fotografías personales por si acaso alguien las encuentra después.

[012] …cuidadosamente ordenas toda tu correspondencia por fechas, y la almacenas a la mejor zona de temperatura controlada de tu casa.

[013] …dudas si manipulas tus propias joyas sin usar guantes.

[014] …pones círculos de Mylar bajo todas tus colecciones personales en tu casa.

[015] …no entiendes nada de cómo haya gente que no pueda reconocer la absoluta necesidad de separar las tijeras para cintas adhesivas de las cintas no adhesivas (y que haya contadores de papel también separados entre los de papel adhesivo vs. los de papel no adhesivo).

[016] …tienes dos pares de tijeras, una etiquetada para cortar materiales adhesivos, (y estableciendo pena de muerte si no la utilizan para eso).

[017] …te sobre-emocionas mirando la lámina de carga del tractor-remolque.

[018] …tu regalo de cumpleaños favorito (el cual solicitaste según su exacto serial de producción) es una caja para archivo con bordes de metal y acolchada con papel de reserva alcalina para tu colección personal.

[019] …te sientes culpable por volar en clase ejecutiva cuando estás acompañando una obra de arte en tránsito, pero te resientes cuando vuelas en clase turista cuando no estás con la obra.

[020] …te pones delirante de alegría si un conservador que trabaja en un mueble antiguo reporta haber encontrado algunos viejos hilos de tela de tapicería aferrados a un viejo clavo.

[021] …creas un registro de accesión para control de todos tus CDs y Blu-Rays, y uno separado para cada CD, y otro para libros.

[022] …haces seguimiento a todos los préstamos entrantes y salientes de esos bienes arriba mencionados (ver el [021]), usando dicho registro.

[023] …regañas a tu propia madre cuando llegas y la encuentras usando un bolígrafo bic regular para las fotos familiares, en vez de el nice pigma micron que le compraste.

[024] …tus hijos regañan a otros niños por tocar los objetos en un museo.

[025] …recuperas las viejas diapositivas de vacaciones familiares del cubo de basura luego de que tu madre las botó después de escanearlas.

[026] …vas a una exposición a la cual no has hecho ningún préstamo, y lo primero que buscas es un higrotermógrafo en el área de la galería.

[027] …en un “acto de bondad al azar” estás frotando los bordes de una etiqueta que está ligeramente rizado, y aspiras a que si eso sucediera en tus salas, un compañero registrador tuyo haría lo mismo.

[028] …, puedes dar una descripción detallada de cuán fabulosos eran los soportes y/o técnicas de montaje, pero en un primer momento no puedes recordar las obras de arte que fuiste allí a ver.

[029] …cuando niño catalogaste las piezas de tu casa de muñecas, y registraste cuánto valía cada pieza o si fue regalada por un miembro de la familia.

[030] …no puedes disfrutar de una exposición especial de pinturas de tu artista favorito porque todo lo que puedes ver es problemas de condición física que debieron ser detectados o puestos a la atención del registrador residente.

[031] … tomas nota de los camiones con control climatizado y de las compañías durante un vieja por carretera.

[032] …te encuentras a ti mismo etiquetando las obras de arte de tus niños, cuidadosamente y al reverso, sobre papel y en la esquina inferior derecha en lápiz #2.

[033] …gritas con horror, ¡No toquen!, a los niños pequeños quienes, felices, acarician la andrajosa y vieja cabeza de alce en la tienda local, porque estás mortalmente seguro de que esa cosa tiene arsénico.

[034] …tus amigos y familia ya no te preguntan sobre tu vida amorosa, pero en cambio comienzan cada conversación con: Así queeee… ¿en cuál exposición estás trabajando?

[035] …cuando estás de mudanza de casa, etiquetas cada caja con un número, ubicación, sistema de códigos en color, y símbolos de alerta y/o calcomanías Y llevas una detallada hoja de cálculo con el piso en el que va cada caja. Esto aligera  mucho el desembalaje, y proporciona una estimación para una posterior mudanza (¡más cualquier porcentaje de aumento durante su residencia en esa vivienda)!

[036] …donde sea que visites un museo ruegas a su registrador que te dé un tour por el depósito, y eso te emociona más que las exposiciones.

[037] …tienes un par extra de guantes de algodón en tu bolso, por si acaso, y te has sentido agradecido/a cuando has tenido que usarlos.

[038] …visitas otro museo y solo ves las áreas de depósito y puertos de carga, y no las áreas públicas.

[039] …tienes un lápiz para uso del registrador, y solamente para uso del registrador. Si alguien más quiere pedirlo prestado le pides un depósito y un alquiler.

[040] …usas la cinta métrica que llevas al lado del lápiz labial en tu bolso, más que el mismo lápiz labial.

[041] …tu hijo señala el número de accesión en un artefacto expuesto y tú le explicas a él, y a la media docena de personas que se percataron de ello.

[042] …cuando vas a una exposición, miras de cerca las vitrinas de plexiglás para ver si hay burbujas en las costuras… ¡y tornillos de seguridad en las tapas!

[043] …no estás demasiado enterado del arte porque estás mirando el área iluminada, y preguntándote si no habrá demasiadas unidades de iluminación (foot candles).

[044] …te acercas demasiado al arte para ver si el descuidado guardia que habla por su celular te regaña… y le dices algo cuando no está haciéndolo (Y que nunca se diga que los registradores no desafían la autoridad cuando es necesario!)

[045] …estás visitando una exposición en una ciudad del extranjero y comienzas a describir los métodos de exposición y almacenamiento a algún familiar, y ves que tienes 25 personas a tu alrededor intentando “escuchar” discretamente. Entonces ellos comienzan a hacerte preguntas acerca del objeto y prácticas del museo. De repente, tienes un numeroso grupo mayor que el del guía oficial de turismo, y terminas regañado por distraer el foco de atención del “profesional pagado”.

[046] …tienes apartado un alijo de carpetas libres de ácido que escondes de otros miembros del personal, porque son seguras para los archivos de accesión y de préstamos.

[047] …estás con tus archivos de accesión y maldices a quien colocó clips oxidados, bandas de goma, u otros sujetadores que ahora están causando problemas.

[048] …has estado diciendo a otros miembros de tu equipo que acompañar un objeto es en realidad un viaje divertido, y les miras a los ojos.

[049] …usas términos de Nomenclatura (incluyendo el formato con la coma) para describir items a otros -ya sean objetos de museo o no.

[050] …luego de haber perdido incontables veces tu par de tijeras etiquetadas, comienzas a esconderlas en tu archivo personal. Solamente se lo dices a tu asistente y le confirmas que el guardado de las tijeras es una de sus más importantes responsabilidades.

[051] …te esfuerzas por transmitirle siempre a tu asistente que las copias reproducciones que están colgadas en la pared están en una montura ácida y que se achicharran en unos pocos años por la luz solar directa. Por supuesto, aun mencionas esto a todos con quienes cenas.

[052] …te resientes cuando te llaman “curador” e insistes que tus socios, familia y cualquiera en un radio de cinco pies saben que eres un registrador, y lo que exactamente haces.

[053] …los guardias de seguridad en galerías están pendientes cuando entras en la sala, ya que andas en cuclillas y de pie, y de ida y vuelta, para tratar de obtener una luz rasante y poder ver cualquier problema de condición física en una pintura.

[054] …puedes determinar la ubicación de un fragmento de hueso de una colección de varios miles de objetos, sea en su estante o en su caja, sin consultar la base de datos, pero no puedes -lo juro por la vida de ustedes- encontrar tus llaves, pasaporte o certificado de nacimiento en casa.

[055] …tienes el nombre de cargo más corto en toda la institución, pero necesitas el más largo lapso de tiempo para explicar lo que significa.

[056] …te refieres a tus hijos como 2012.1.

[057] …olvidas traer tu pastel favorito cuando vas de compras, pero eres capaz de memorizar con facilidad los últimos 100 objetos ingresados en correcto orden .

[058] …tu jefe te llama para pedirte si podemos disponer de un objeto XYZ y le respondes: “tenemos uno y está en A 17, tercera repisa, derecha” sin siquiera chequear tu base de datos.

[059] …el Reverendo de tu comunidad te llama para decirte que adoraría que fueras voluntario en los “Miércoles de Bingo” en el hogar de ancianos, pero ¿podrías parar de decir una lista de objetos, luego de que dijiste “G 32”?

[060] …¡cuando visitas las casas de tus amigos y familiares, automáticamente te aseguras de que cualquier cuadro enmarcado cuelgue nivelado! (Y mentalmente captes cualquier daño o problema de condición física).

[061] …estás tentado a usar embalaje de burbujitas cuando envías los regalos de navidad a familiares fuera de la ciudad.

[062] …ya has colocado película con filtro UltraVioleta en las ventanas de tu casa.

[062] …estás realizando un completo reporte de condición física de tus cosas personales que estás vendiendo en eBay.

[064] …el guardia de seguridad de cada museo que visitas tiene que pedirte que te alejes de la vitrina, pintura u objeto (cuando lo que estás realmente haciendo es tratando de mirar cómo está montado).

[065] …organizas tus viajes de verano en una hoja de excel con referencias cruzadas en tres carpetas de anillos.

[066] …caminas en un restaurante con cabezas de animales en las paredes y rechazas una mesa porque SABES que hay arsénico en esa montura (realmente ha sucedido).

[067] …te confundes porque has ordenado la lista según algún criterio distinto al del número de accesión (o de ingreso temporal o de préstamo).

[068] …escribes una nota o reclamo al artista que embaló su propia obra para el viaje.

[069] …cuando aclaras y concilias un EEC 1 y logras con eso tu punto culminante de esa semana/mes/año.

[070] …te emocionas ante una caja de embalaje bien diseñada y construida.

[071] …catalogas tu colección de lápices en una hoja de excel, y los usas hasta que les queda solo un pedacito o toconcito, “retirándolos” luego (el equivalente a una des-accesión).

[072] …amas el sarcasmo del Director del museo en la película original “Una noche en el museo”, porque está diciendo lo que todo profesional de museo está mascullando entre dientes acerca de los visitantes.

[073] …ofreces organizar, catalogar y escanear cientos de fotos familiares y documentos, y luego distribuirlos en unidades de memoria a los miembros de la familia, y (por supuesto) donar los originales a un archivo.

[074] …adquieres un bolígrafo pH para chequear tu propia colección personal de caligrafía y documentos manuscritos.

[075] …te encuentras volteando la platería y la porcelana china en una cena para chequearle las marcas.

[076] …dejas impresionados a tus amigos, y especialmente a tu madre, cuando se comparan los pros y los contras de Peterbilt, Kenworth y de las cabinas Volvo, o cuando se mencionan los contenedores refrigerados (¡que emociona a todos!), o recuerdas las longitudes o alturas de los remolques de un solo vistazo.

[077] … impresionas a tu madre y amistades cuando les muestras tu certificado para operar elevadores de horquilla y montacargas.

[078] …mientras viajas de vacaciones con tu familia, y algunos camioneros pasan y te saludan por tu nombre.

[079] …usas demasiada cinta de embalar en cada caja y mudanza de hogar, y alguien tiene que decirte que te detengas (repetidamente), porque estás usando demasiada cinta. Lo repites una docena de veces y haces varios viajes para comprar más cinta.

[080] …etiquetas cada caja (durante esa misma mudanza de hogar) con una letra y número a cada lado y esquina, que se corresponda con cada ambiente de la casa o cada área temática. Mantienes un diario de correspondencia con los números de las cajas y sus contenidos listados para fácil identificación.

[081] …les dices a los transportistas de tu hogar cómo levantar, atar y apilar las cajas.

[082] …colocas en orden alfabético tu colección de dvd, tienes todos tus libros catalogados y organizados por tema/tópico, y tienes tu colección de clásicos de La Guerra de las Galaxias catalogada y fotografiada. Ok, ¡tal vez eso me convierta en un nerd!  🙂

[083] …tienes una carta de color para todos tus frascos de pintura de uñas. (Mi madre me dijo una vez que eso era un poco patológico. ¡Solo creo que soy extremadamente organizada!)

[084] …te encuentras tratando de utilizar métodos abreviados del EMu y en búsquedas de Google. Ni siquiera soy un registrador y aún me encuentro pulsando CTRL-F después de introducir los términos de búsqueda, en vez del ENTER que todos lo demás usan : P

[085] … tu marido te pilla murmurándote codificaciones SQL a ti misma, mientras estás conduciendo, ya que es el mejor momento para reflexionar sobre un problema con los códigos de reporte.

[086] …eres un “canal de información”.

[087] …cuando caminas en un restaurante tu esposo dice “oh oh” porque algunas pinturas en la pared están torcidas, y él sabe que tú tendrás que estar sentada en otra área, pues sacudirás como un látigo tu gran bolso.

[088] …crees encontrar algodón guantes de algodón o nitrilo en los bolsillos de cada prenda de ropa que tienes.

[089] …haces una cacería a los números de accesión en los objetos visibles en las exposiciones de otros museos.

[090] …te encuentras buscando en la pila de otras etiquetas de exhibición, suponiendo que sabías dónde encontrarla (¡pero en realidad se te olvidó leer el texto!).

[091] …asistes al juzgado como miembro del jurado, y al pasar por el detector de metales se te pide que te pongas a un lado debido a un objeto metálico sospechoso en su bolso… ¡que resultó ser una cinta métrica! (historia real).

[092] …mientras conduces por la carretera observas la cabina del camión con remolque y dices “¡ooooh, es una cabina realmente grande. Apuesto a que tienen una gran cama en allí!”.

[093] …cuando viajas acompañando una obra de arte en préstamo, en “cargo class”, y tienes que esperar durante 5 horas en el sucio y caluroso almacén de la aduana, sentado junto a la caja, bostezando y gruñendo (como el gato del mug en la foto), bebiendo una taza de algún tipo de líquido marrón, el cual muy levemente te recuerda al café.

[094] …en tu carro llevas mantas de embalaje, plástico de burbujas, Dartek y una cinta métrica por si acaso. Sí, mi marido piensa que yo soy un poco… bueno, intensa.

[095] …encuentras bichos en el gabinete de bichos.

Tú puedes ser un registrador casado si…

[001] …te horrorizas cuando los chicos en Pawn Stars se encuentran resolviendo un problema original de Spiderman con sus propias manos.

Tú puedes enseñar sobre registro si…

[001] …cuidadosamente cortas y pegas todos estos grandiosos comentarios en un documento y lo imprimes en papel libre de ácido para usarlo en tu primer día de clases como complemento de Qué es lo que un registrador hace durante todo el día.

[002] …notas que tu aprendiz escribió “1936, estimado” en tu base de datos y le preguntas por qué escribió “estimado” detrás de una fecha exacta, y él te dice: “Bueno, este tipo fue construido en 1936 pero tuve la posibilidad de chequear el número de serial con el fabricante, así que, es solamente un estimado, ¿no? Y tú asientas, das la vuelta, aguantando la urgencia de gritar “¡Ese es el hijo de Mamá!”

 
Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Silvia Telmon.

  1. EEC = Encontrado en la Colección, la mayoría de las veces un objeto que fue ingresado hace mucho tiempo y no tenía número de accesión escrito en él. Normalmente acompañado por una entrada a la base de datos que dice “ubicación desconocida”.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un día en la vida de un Curador de Museo en Grecia: enfrentando la burocracia

Heraklion Archaeological Museum by Georgia FloudaLuego de mi última charla virtual con Ángela, y habiéndome familiarizado por mí misma con la filosofía del proyecto, me he dado cuenta de que existe la posibilidad de escribir sobre los aspectos prácticos del trabajo como curador de museos en Grecia. Este blog sirve como un foro de comunicación entre registradores de museos y curadores de todo el mundo. En este marco, quisiera extenderme un poco sobre lo que significa trabajar en un museo arqueológico público, en un Estado limitado por la crisis económica.

Con excepción de algunos museos, siendo el Museo Nueva Acrópolis es el más famoso de ellos, la mayoría de los museos arqueológicos en el país se encuentra bajo la jurisdicción de la recién bautizada Secretaría General de Cultura. Ésta fue anteriormente parte del Ministerio de Cultura y desde 2012 pertenece al Ministerio de Educación, Asuntos Religiosos, Cultura y Turismo. El concepto para este cambio fue la reducción de los departamentos administrativos del sector público del Estado griego. Conforme pasa el tiempo, eso también significa algún tipo de degradación en las expectativas de los miembros del Servicio Arqueológico Griego y de los profesionales de los museos entre sí. Los números hablan por sí solos.

Heraklion Archaeological Museum by Georgia FloudaCuando el Ministerio de Cultura aun existía siempre tuvo el más bajo presupuesto de los ministerios griegos. La denominada Secretaría General para la Cultura ahora tiene que financiar la mayoría, si no todas sus acciones, a través de proyectos financiados por la Unión Europea. Estos proyectos se aprueban y luego se ejecutan bajo estrictas especificaciones a través del llamado Marco Estratégico Nacional de Referencia (MENR; NSRF por sus siglas en inglés). Desde su inicio, y a lo largo de su ejecución, el museo u otros proyectos arqueológicos se administran de forma centralizada a nivel nacional. Sin embargo, en muchos casos esos proyectos absorben casi la mitad de la energía diaria de los directores de museos que participan, con el fin de sostener la burocracia laberíntica del MENR. Por lo tanto, el objetivo de desarrollar más proyectos en los museos en la práctica significa más burocracia, y uno se pregunta, naturalmente, donde puede estar la salida de semejante laberinto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 7

Disculpen, pandilla, que haya pasado tanto tiempo desde mi última entrada al blog, y espero contar con vuestra bienvenida. Los últimos cuatro meses han tenido sus altas y bajas, y en este momento estoy en el período de baja. ¿Por qué? Pues, otra vez estoy buscando un empleo de tiempo completo.

Como muchos de ustedes saben, he estado en el mundo de las bellas artes y las instituciones sin fines de lucro por 15 años. Tuve que salir de mi zona de confort e ir a buscar trabajo. La investigación sobre Landis me ayudó en eso. ¿Cómo pueden preguntarme cómo? Conocí a Marty y Jan SIkora, de Cincinnati, en la inauguración de la exposición FAUX Real el pasado 1° de abril de 2012. Hablé con ellos acerca de Landis y mi experiencia en el mundo del arte, y de cómo podría yo ayudarles con su franquicia. Los meses pasaron y me mantengo en contacto con ellos, pero aun sin trabajo. Llega diciembre de 2012 y aun sin trabajo, y mucha incertidumbre entrando el 2013. Landis en este punto hizo lo que prometió y detuvo su plan; era muy poca actividad como para que yo lo siguiera.

Llega 2013 y Landis sigue presente en esta nueva temporada. Fui contactado por un veterano escritor de The New York Times, quien me entrevistó durante doce horas, en dos días, incluso viendo el Daytona 500 conmigo. Pasamos un buen rato, y me enteré de muchas cosas respecto de Landis. Él estaba aun activo, y ahora conozco su actual alias, el quinto. Busco de inmediato nuevas publicaciones sobre Landis en The New York Times. Será probablemente la más fuerte entrega que se haya escrito sobre el tema, y alcanzará a más lectores, quienes sé que no han escuchado acerca de Landis.

Pero regreso a mi búsqueda de empleo. Recibo la llamada de Marty, quien me contrató como administrador de ventas en el interior. Yo no sabía nada acerca de ese negocio, y estando en él me sentía como extraño. Bueno, para decirlo simplemente, no calzaba bien, y el negocio tampoco iba bien. Perdí el empleo la semana pasada, debido al desgaste que me produjo. Me digo esto por decir algo, no te sientas muy confiado en tu actual situación. Piensa fuera de la caja y haz un esfuerzo por creer que puedes hacer lo que sea que te propongas. Da tu mejor esfuerzo incluso si no sabes ni pizca de lo que estás haciendo. Hay gente allá afuera que te verá por lo que eres y por lo que puedes hacer. Confía en esa gente. Todavía hay gente buena por ahí que te dará una oportunidad, y me acordaré de esto a medida que avance en mi vida.

Busquen el artículo en The New York Times, que aparecerá este verano, y como siempre, ¡manténganse en marcha!

¡Hablamos pronto!

Matt

Traducido al español desde el inglés: Fernando Almarza Rísquez

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

De gira con los ayudantes de Noé

skeletons_anika.-08 by Klaus Pichler

© Klaus Pichler

Cuando vi por primera vez las imágenes del proyecto “Esqueletos en el closet”, de Klaus Pichler, quedé abrumada. Alguien hizo algo en lo que yo y seguramente muchos de mis colegas a menudo hemos pensado: alguien debía tomar fotos de ESO. Las composiciones hermosas y absurdas, que aparecen en el trabajo diario con las colecciones de museos, son reunidas aquí. Solicité a este fotógrafo vienés si nos permitía publicar un texto con algunas imágenes de este proyecto. La respuesta fue realmente afirmativa: no solo no había problema, ¡sino que él mismo escribió un texto acerca de cómo fue trabajar junto con los registradores! ¡Disfrútenlo!

skeletons_anika.-21 by Klaus Pichler

© Klaus Pichler

Más de cuatro años habían pasado desde mi primer encargo para mi serie “Esqueletos en el closet” en las áreas no-públicas del Museo de Historia Natural de Viena. Sin embargo, puedo recordar mi primer viaje a los sótanos, depósitos y salas de almacenamiento del museo como si hubiese sido ayer.

Unas palabras sobre mi historia personal: Yo me crié en el campo y cada vez que mi familia hacía un viaje a Viena insistía en visitar el Museo de Historia Natural. Todo eso, y el hecho de que ya siendo adulto se me permitiera tomar fotos de los espacios “privados” del museo, tiene una especie valor sentimental.

skeletons_anika.-17 by Klaus Pichler

© Klaus Pichler

Regresando al tema, la primera visita tras bastidores fue fascinante. Pienso en mis recuerdos de niñez al visitar exposiciones, pienso en el filme “Una noche en el museo” o en el Arca de Noé con sus puertas acabadas de abrir. Animales con animales, hombro a hombro, congelados en sus acciones, muertos, y sin embargo vivos. Y en medio de eso, los registradores, quienes con gran conocimiento me guiaron a través de rebaños disecados, familiarizados con cada esquina de las instalaciones de este almacén gigante. Sin ellos, probablemente aun estaría en los sótanos del museo, perdido en sus espaciosos corredores.

skeletons_anika.-03 by Klaus Pichler

© Klaus Pichler

Todo está aun vívido en mi imaginación. Con mucha anticipación los registradores abrieron las puertas de una sala en la que no habíamos estado antes, ya conociendo los lugares especiales que esperaban tras las puertas. Igualmente recuerdo la rapidez con la que fueron respondidas mis preguntas, no importando cuán detalladas hubieran sido, y su entusiasmo en respondérmelas. A menudo tengo la impresión de que los registradores han construido una relación muy estrecha con las exposiciones, y que disfrutan del tiempo en medio de su “familia”, a veces cuatro niveles por debajo del suelo.

skeletons_anika.-10 by Klaus Pichler

© Klaus Pichler

Me quedé impresionado por el orgullo de los registradores por alguna exposición específica, por ejemplo, la de un Buck Azul, que está desaparecido desde hace mucho tiempo y sólo está presente en un puñado de exposiciones en el mundo. O el afán de algunos registradores jubilados quienes voluntariamente pasaban el tiempo con la remodelación del herbario del departamento de botánica.

Todo lo que puedo decir es que la serie total de mis fotos tendría solo la mitad de su tamaño de no haber recibido los miles de consejos y sugerencias de los registradores, acerca de dónde investigar una exposición en particular, o sobre dónde encontrar rincones fotogénicos del museo. Y ahora estoy aprovechando la oportunidad de escribir un texto dirigido a los registradores, con el que quiero dar un sincero “¡gracias!” a los registradores que me han guiado a través de mi proyecto.

Klaus Pichler

Libro: Esqueletos en el closet, fotografías de Klaus Pichler, textos de Klaus Pichler, Julia Edthofer y Herbert Justnik. Edición en inglés. Será lanzada el 15 de junio de 2013, en edición limitada a 750 ejemplares (numerados a mano), tapa dura, 112 páginas, 63 fotos. Precio 30 euros – más P & P. Puede ordenarse en el website de Klaus Pichler.

Traducción al español desde el inglés: Fernando Almarza Rísquez

 
Este post también se encuentra disponible en Zulu y Ndebele, traducido por Phineas Chauke

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail