El Registrador de préstamos de museos…………

Por Derek R. Swallow
Registrador en el Royal BC Museum

Malabarista, mediador, director de orquesta, impulsor, gran gestor de colecciones, maestro de yoga, gestor de riesgos, director de proyectos, agente de aduanas, coordinador de transporte, preparador, controlador de inventarios, diplomático, burócrata, socio legal, centro de comunicaciones, diva o divo documental, y pastor: todos términos que describen las habilidades de procesamiento de un registrador de préstamos de colecciones de museos.
El propósito de este artículo es mejorar la comprensión de la función del registrador vinculando las competencias básicas anteriormente mencionadas con las funciones del trabajo. Estas habilidades se dividen en cuatro categorías: predisposición mental; capacidades comunicativas y organizativas; aptitudes de dirección de colecciones; habilidades de documentación.

I’ve got this under control, I think?

Tengo esto bajo control, ¿creo?
Imagen I-27378 cortesía Royal BC Museum, BC Archives


La multitarea es una predisposición compartida por “malabaristas” y registradores. Procesar simultáneamente numerosos préstamos, en distintas etapas del proceso, con diferentes grados de complejidad, equivale a la tarea de un malabarista manteniendo en el aire un flujo aéreo de objetos de diferentes tamaños y pesos sin que ninguno caiga al suelo. Como un “maestro de yoga”, la predisposición mental del registrador es calmada, siendo así bajo una estresante sobrecarga de trabajo, y flexible, cambiando de un préstamo a otro, en base a las siempre variantes prioridades de procesamiento de los préstamos.

Okay, I guess we’re not on the same page yet.

Vale, supongo que todavía no estamos en la misma página.
Imagen C-04790 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives


Del papel de comunicador emerge la capacidad de “mediador”. El registrador ayuda a la resolución de cuestiones entre los miembros del equipo de préstamo y su institución y la del prestatario/ prestamista. El tacto requerido se vale de la habilidad de un “diplomático”. Para facilitar el flujo de información precisa, el registrador actúa como “centro de comunicación”, convirtiéndose en el único punto de contacto para la institución y un medio de canalización de preguntas, respuestas e información del prestatario hacia el equipo de préstamos y viceversa.

En calidad de organizador, el registrador se centra tanto en el panorama general, haciendo que el préstamo siga adelante, a la vez que tiene presente el marco más estrecho, asegurándose de que ningún paso es olvidado.

The loans team at the ready. Image   C-02802  courtesy of Royal BC Museum, BC Archives

El equipo de préstamos preparado.
Imagen C-02802 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives


Esto se puede comparar con un “pastor” que mantiene al rebaño unido, arreándolo, vigilando que ninguno del grupo se pierda en el camino. Como “director de orquesta”, el registrador, como un conductor, guía la armonía de procesamiento del préstamo, dando entrada a los miembros del equipo, o al prestatario, cuando se requiere alguna acción. La habilidad de “pastor” y “director de orquesta” apoyan la función de registrador como “jefe de proyecto”, asegurándose de que se siguen todos los pasos de la manera temporal y laboral más eficiente con el fin de que todos los plazos se cumplan.

So what were those crate dimensions again?

Entonces, ¿qué eran esas dimensiones de la caja de nuevo?
Imagen B-03338 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives

El registrador asume el papel global de “gran director de colecciones”. Este se define como: amplio conocimiento y experiencia de dirección de colecciones, incluyendo todas las clases de colección bajo la competencia del registrador. Respaldado por el personal de restauración y la específica disciplina de los directores de colecciones, esta capacidad asegura la aplicación de los correctos protocolos y prácticas de préstamo según las necesidades específicas de cada objeto prestado de cualquier colección. A medida que el préstamo está preparado para el transporte, el conocimiento complementario de “preparador” habilita al registrador, cuando sea necesario, para supervisar y hacer cumplir los métodos apropiados de cajas y embalajes para el transporte del artefacto y aplicar las mejores prácticas para maximizar la protección de cualquier pieza prestada.

Perhaps we should find a new artefacts transport company.

Tal vez deberíamos encontrar una nueva compañía de transportes.
Imagen B-07174 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives

Esto se relaciona con la responsabilidad del registrador como “coordinador de transporte”, contratando únicamente empresas de transporte que utilicen medidas de seguridad y técnicas de transporte óptimas. Proporcionar la mejor caja, embalaje y utilizar un transporte para el museo de calidad superior convierte al registrador en un “gestor de riesgos”. Este papel incorpora importantes elementos adicionales, incluidas cláusulas de que las piezas prestadas estén aseguradas con el valor actual correcto; comprobar que las instalaciones del prestatario cumplen las normas internacionales sobre medioambiente, integridad estructural, seguridad inherente a la construcción, presencia de personas de seguridad, personal de colecciones cualificado, etc. Como “impulsor”, el registrador inicia la adquisición de los documentos e información relacionada con la gestión de riesgos a través de la solicitud de certificados de seguro, informes de las instalaciones, etc.

You don’t have the loan agreement signed. I see.

No tiene el contrato de préstamo firmado. Ya veo.
Imagen C-04362 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives

Otro componente de la gestión de riesgos está ligado a ser “controlador de inventarios”, puesto que todos los elementos prestados, relativos a un préstamo entrante o saliente, son contabilizados cuando llegan o salen, y, mientras permanecen, tienen asignados códigos de ubicación precisos. Antes de que un préstamo pueda dejar la institución para cruzar la ciudad o el país o continuar hacia otras naciones, el aspecto de “socio legal” del registrador sale a la superficie. Se crean documentos legales tales como contratos de préstamo y, si es necesario, se consiguen certificados CITES u otros permisos. Entender las regulaciones y documentación relacionada con la exportación e importación tiene que ver con la ocupación de “agente de aduanas”. La adquisición y custodia de todos los documentos importantes hace del registrador un “documentalista” y “diva o divo documental” y la adhesión inquebrantable a las normas precisas requiere que él/ella sea un buen “burócrata”.

Las habilidades descritas anteriormente no son ni exhaustivas ni exclusivas de la labor del registrador. Varias combinaciones de estas aptitudes son compartidas por muchas profesiones. Todo el “paquete” de conocimientos, sin embargo, hace el papel único.

I’m serious. Don’t mess with the collection                 Image   C-02996 courtesy of Royal BC Museum, BC Archives

Lo digo en serio. Nada de jugar con la colección.
Imagen C-02996 cortesía de Royal BC Museum, BC Archives

Así que, ¿somos maestros de todas las destrezas antes mencionadas? Yo definitivamente no. Tengo la formación académica requerida, solidificada y atemperada por el aprendizaje práctico, y con más experiencia consigo más habilidades. Ralph Waldo Emerson escribió: “Los años enseñan muchas cosas que los días jamás llegan a conocer”. A pesar de mis más de treinta años de carrera que abarca la gestión de colecciones de Arte, Etnología, Historia Moderna, colecciones de Historia Natural, junto con funciones como preparador, conservador, especialista en conservación, y registrador, todavía estoy aprendiendo cosas nuevas y puliendo estas habilidades. Para mí, los años de experiencia práctica, más que los académicos, han sido la mejor, y a veces la única, herramienta de aprendizaje. Me formé, por ejemplo, al principio de mi carrera, como preparador, trabajando junto a un veterano en el campo. Cometí muchos errores, pero estos frecuentemente resultaron ser las mejores oportunidades de aprendizaje. Mark Twain dijo una vez: “Un hombre que coge a un gato por la cola aprende algo que no puede aprender de ninguna otra manera.”

Hay una destacada habilidad no mencionada antes. Quizá sería mejor llamarla una obsesión. Nosotros defendemos tenazmente nuestras normas institucionales de colecciones. Estamos programados, en nuestra profesión como registradores, para adherirnos a principios éticos elevados y para impulsar nuestras habilidades profesionales a un nivel cada vez más alto. Esto es algo bueno. Como se le atribuye decir a Miguel Ángel: “El mayor peligro para la mayoría de nosotros no es que nuestra meta sea demasiado alta y no la alcancemos, sino que sea demasiado baja y la consigamos”.

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 9

picture: LSU University Art Museum

El falsificador, Mark Augustus Landis
Otros alias conocidos:
2009 – Steven Gardiner
2010 – Father Arthur Scott
2011 – Father James Brantley
2012 – Mark Lanois
2013 – Martin Lynley

Finalmente el artículo del New Yorker salió en agosto y creo que estaba bien escrito. El equipo de rodaje de Nueva York estuvo aquí por última vez la semana pasada y debería estar concluyendo la historia sobre Landis y la crónica narrativa en 2014.

Hoy he decidido repasar y compartir de nuevo mis hallazgos a modo de actualización. Lo crean o no, después de enviar un email a dos listas de museos, tuve una respuesta. Puesto que algunos prefieren permanecer anónimos si tienen alguna información sobre Landis, respeto esa decisión. Pero puedo deciros que hoy he descubierto otro intento de Landis, en febrero de 2007, con una institución de California que requería información sobre su genealogía junto con una copia impresa que Landis quería donar y que tenía nombres que sin duda no existían. Su dirección postal era de una ciudad de Ohio. El director a quien Landis se dirigía por vía postal le devolvió sus documentos y le dijo que no conocían su genealogía y que no podían aceptar su donación puesto que esta no encajaba en su colección. ¡Menos mal! O igual hoy hubieran sido abordados por Landis bajo otro nombre. Esta institución no conocía el caso de Landis en 2007 pero afortunadamente lo conocen ahora y sé que han estado alertando a sus colegas.

Digo todo esto para traer de nuevo a colación el nombre del ahora conocido falsificador de obras de arte que, aunque no haya sido acusado de hacer nada ilegal, sigue por ahí. No sé si sigue actuando después de toda la atención mediática, o simplemente está esperando hasta que crea que es seguro volver a comenzar. Pero como hice con las dos listas de museos, compartiré de nuevo su nombre y pseudónimos junto con el quinto pseudónimo, más reciente. Y pido tanto a los que han ido siguiendo la historia como a la gente nueva del sector que revise sus registros, hagan preguntas y corran la voz. Esto no sólo hará que más personas conozcan a Landis sino también que se lo piensen dos veces antes de aceptar una obra o realizar una adquisición.

¡Hasta pronto!

Matt

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un capitán deja el barco

boat-85601_640Hay días buenos y malos. Este es uno malo, y triste. Un día que esperaba que no llegara nunca –o, si lo hacía, que fuese en un futuro muy, muy lejano cuando Registrar Trek fuera un mito sobre el cual los viejos registradores hablaran a los registradores más jóvenes–.

Este proyecto comenzó como un proyecto de dos personas. Fernando y yo. Habíamos estado intercambiando ideas durante… bueno, casi exactamente un año. Nos reímos, nos divertimos, nos inspiramos mutuamente, y Registrar Trek fue el producto de todo esto. Un pequeño proyecto al principio. Dos personas escribiendo artículos y traduciéndolos a su lengua. Cuando salimos “al aire” ganamos rápidamente autores, traductores e idiomas, hasta llegar a los 37 participantes.

El crecimiento rápido es estupendo, pero es difícil estar pendiente de todo. De modo que mientras me ocupaba de organizar a los nuevos miembros del equipo, añadir traducciones y escribir, no advertí que un miembro no estaba contento con el modo en que estaban yendo las cosas. Un miembro muy importante del equipo, mi Capitán (a menudo hacíamos bromas con que su modelo a imitar era el capitán Jean-Luc Picard, y el mío la almirante Kathryn Janeway).

El problema de trabajar a través de Internet con un equipo cuyos miembros son originarios de todos los lugares del mundo es que no tratas con la gente cara a cara. En el trabajo cotidiano en los museos tus ojos o tu intuición te dicen cuándo algo no ha sido entendido en el sentido en que ha sido dicho, o que un miembro del equipo está descontento. Cuando esto ocurre la otra persona y tú podéis coger cada uno una taza de café, ir a la oficina, cerrar la puerta, sentaros y hablar. En Internet solo puedes contar con lo que lees, lo cual da una visión muy limitada acerca de lo que les está pasando a otras personas.
Quizá escribí palabras que no fueron entendidas en el sentido que yo quería darles, quizá fueron otras cosas que hiciera o dijera (o que no hice, o no dije), pero el hecho es que Fernando ha decidido dejar Registrar Trek. No hay posibilidad de contactar con él, no hay posibilidad de aclarar las cosas, no hay posibilidad de retenerle. Siempre dije que si uno de los dos dejaba de divertirse, ese sería el final de Registrar Trek. Y en cierto modo siento que no quiero guiar ese barco sin mi capitán, cofundador y coadministrador. De modo que mi primer impulso fue cancelar el proyecto.

Pero después están los estupendos colegas que ofrecieron su ayuda para hacer traducciones, y la cantidad de gente que sé que está trabajando en contribuciones para Registrar Trek. Y por supuesto estáis vosotros, los lectores del blog, que nos mantenéis motivados para invertir nuestro tiempo libre en escribir artículos y traducciones. Por ello, siento que tengo la responsabilidad de continuar. No puedo prometer que vayamos a poder hacerlo tan bien como antes. Ahora falta el capitán. Pero seguiremos adelante.

Angela

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Soluciones desde la manga del Registrador: un gato con botas

Todos ustedes saben que en un museo perfecto todo está en el lugar correcto, en el momento correcto. Infortunadamente, este no es un mundo perfecto, por lo tanto: no hay museo perfecto. Así, parte del trabajo del registrador se basa en improvisar. Encontrar soluciones para los errores, alternativas y sustitutos, usar el sentido común y algunas veces repuestos y piezas comprados en la tienda cercana. Frecuentemente, usas la experiencia de tu vida diaria y la aplicas al trabajo de tu museo. Solo ahora descubrí que también funciona a la inversa.

Recientemente, mi gata se cayó desde una gran altura sobre algo rugoso y duro, sospecho que desde un andamio, techo o grúa de asfaltar la carretera. Como resultado, sus patas traseras se abrieron, se daño sus garras y perdió dos de ellas. El veterinario vendó sus patas, pero cuando ella trataba de caminar con eso, siempre se resbalaba en nuestro piso de parquet. Bueno, como pueden imaginarse de este accidente, a mi gata no le divertía yacer allí sin hacer nada. De modo que ella anduvo caminando y resbalando. Fue entonces cuando mi cerebro de registrador comenzó a pensar…

gloves

Al igual que la mayoría de quienes trabajan con colecciones, tengo un suministro privado de guantes: nitrilo, latex, algodón, cuero… el guante adecuado para cada propósito. Entre esos recursos se encuentran las pequeñas cosas prácticas que la mayoría de ustedes conocen: no son adecuados para todos los efectos, pero los pequeños granos en ellos están hechos de vinilo, y son los más idóneos para llevar alrededor algo de superficie muy lisa y resbaladiza.

En mi caso, fue la solución: ellos podrían portar algo sobre un suelo resbaladizo.

socks1

Sacrifiqué dos pulgares de estos guantes para improvisar unos calcetines que pudiera poner sobre los vendajes. Luego los fijé con cinta pegante para mantenerlos en su sitio. Ahora, ella aun no es exactamente una gata feliz, pues está un poco insegura con esos vendajes (mejor dicho: es muy torpe con sus patas traseras …), pero puede caminar sin resbalar de nuevo.

Puss in Boots

Caso resuelto.

Angela

 

Traducción del inglés al español: Fernando Almarza Rísquez

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Desviarse del camino: un libro sobre el papel pintado

La grandeza de ser un profesional de los museos es que nunca sabes cuándo o dónde necesitarás las habilidades que aprendes a lo largo de tu trayectoria. Esta es una historia sobre ello.
Hace unos meses comentaba con Robert M. Kelly un artículo que él estaba escribiendo para un periódico. Haberme ocupado de textos de museos en varias ocasiones antes, me capacitaba para dar algunas ideas. Supongo que todos los que alguna vez habéis escrito o editado textos de exposiciones o catálogos sabéis lo que significa usar un bisturí en palabras de relleno o un hacha de carnicero en párrafos enteros, para ajustar el texto al número de palabras dado.

Cuando terminamos, Bob me pidió que le ayudara con un libro que estaba escribiendo. Un libro sobre el papel pintado. Los primeros años del papel pintado.
Yo le dije: “Bob, soy Jefa de Colecciones, no sé nada sobre papel pintado y no soy una hablante nativa”
Bob dijo: “Sí, exactamente lo que estoy buscando”

A veces me alegra que, hoy en día, la mayoría de las conversaciones sean vía email, porque si él me hubiese preguntado si estaba bien enviar la Mona Lisa vía [insertar la compañía de mensajería favorita], le hubiese puesto la misma cara.
En cualquier caso, ahora, exactamente 9 meses después de que empecé a leer las primeras frases del manuscrito, el libro ha salido a la venta y yo estoy enormemente orgullosa.

Backstory of Wallpaper book face

¿Por qué debería leer un libro sobre el papel pintado?, te estarás preguntando.

Bien, hay muchas buenas razones: el papel pintado se encuentra en las paredes de las casas históricas y tenemos que cuidarlo tanto como cuidamos los muebles, las alfombras y otros objetos. Puede que tengamos papel pintado en nuestras colecciones, como flamantes rollos que nunca fueron entregados e instalados, como fragmentos rescatados de casas destruidas, como piezas inventariadas por error como papel de revestimiento (o viceversa) o como estudios de colecciones para cuestiones de diseño. Como siempre: cuanto más sabes sobre algo, más fácil es cuidarlo.
Pero este no es un libro sobre cuestiones de conservación o registro. Cuenta la historia social y económica de cómo el papel pintado fue hecho en sus inicios, cómo fue vendido y cómo se popularizó entre las paredes de las colonias europeas y norteamericanas. Y es un libro sobre personas.
Nos encontramos con gente que hizo, vendió, compró e instaló papel pintado. Conocemos a Jean-Michel Papillon, quien hizo las maravillosamente detalladas descripciones y dibujos del oficio destinados a la Enciclopedia de Diderot (algunos se pueden ver en el libro)- pero fue forzado por su padre a dedicarse a esto, así que lo dejó tan pronto como pudo. Thomas Coleman, quien empezó vendiendo papel pintado en Londres y más tarde se mudó a las colonias americanas para hacer lo mismo. Catharine Mac Cormick, quien fue una de las pocas instaladoras que conocemos por su nombre, representando a los innumerables empapeladores y empapeladoras que no dejaron huella en los registros.

Seguir la pista a la gente, hace fácil y divertida la lectura. Aun siendo un libro sobre la historia y tecnología del papel pintado, no es aburrido. Es un viaje hacia el pasado.
Ahora, mientras continúo mi viaje a través del camino de una Jefa de Colecciones y profesional de los museos, me intriga cuándo y dónde la habilidad de haber ayudado a que un libro sobre el papel pintado vea la luz será necesaria en otro proyecto. Mientras tanto, tendré una imagen de un papel pintado como fondo de pantalla.

Backstory of Wallpaper book face

El libro está disponible en todas las librerías:
Robert M. Kelly: The Backstory of Wallpaper. Paper-Hangings 1650-1750. Publicado por Wallpaperscholar.com, tapa dura, 190 páginas.
ISBN-10: 0985656107
ISBN-13: 978-0985656102

Puedes echar un vistazo aquí:
http://www.amazon.co.uk/The-Backstory-Wallpaper-Paper-Hangings-1650-1750/dp/0985656107/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1378396917&sr=8-1&keywords=Backstory+of+wallpaper

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva.

Este post también se encuentra disponible en neerlandés, traducido por Jiska Verbouw, en Zulu y Ndebele, traducido por Phineas Chauke y en Francés, traducido por Marine Martineau.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

COLECCIONES Y EXPOSICIONES: UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA

Anne T. Lane

Montar una exposición es un trabajo de equipo. Gracias a Matt Leininger por la foto.

Montar una exposición es un trabajo de equipo. Gracias a Matt Leininger por la foto.

Una exposición puede concebirse de muchas maneras. Normalmente la idea es lo primero y el texto y los elementos que se van a exponer se unen para apoyar la idea. A veces un objeto o un grupo de objetos encarnan una idea, y el resto de la exposición se construye en torno a ellos. Sean los objetos parte de la colección del museo o sean prestados por otra institución o individuo, el departamento de colecciones se vuelve parte de la ecuación desde el mismo comienzo del proceso.

Ya la elección de las opciones entre los objetos disponibles es en primer lugar un asunto de indagación: en la base de datos y en las posibles colecciones privadas. Se proporciona una lista de posibilidades al personal de las colecciones, que las sacan para que las vean el comisario y el diseñador de la exposición. Se evalúa cada artículo no solo por su adecuación argumental sino por sus condiciones y vulnerabilidad a los desgastes de la manipulación y la exposición a la luz. A veces el simple tamaño o el peso son factores limitadores, o el hecho de que el artículo pueda o no protegerse de visitantes curiosos que no reconocen el daño que su manipulación puede causarle.

Una vez que se ha elegido el material, se sigue una serie de pasos para preparar los artículos de cara a la exposición. Se actualizan o escriben informes sobre las condiciones de los objetos, con imágenes para complementarlos. Los diseñadores de la exposición deben conocer las medidas y las necesidades de iluminación para determinar los elementos de soporte y la colocación, así como la posibilidad de rotación para los objetos vulnerables. El personal de las colecciones debe determinar por turnos qué monturas o soportes construir para asegurar la estabilidad de cada objeto. Tanto los diseñadores de la exposición como el personal de las colecciones deben tener un profundo conocimiento de los materiales adecuados para crear un entorno seguro para la exposición. Esto no solo incluye los elementos de soporte, las monturas y los revestimientos sino también los elementos gráficos, las tintas y los materiales adhesivos.

Por si acaso… el personal de registro se asegura de que las luces son las adecuadas. Gracias a Abbi Kaye Huderle por la foto.

Por si acaso… el personal de registro se asegura de que las luces son las adecuadas. Gracias a Abbi Kaye Huderle por la foto.

Una instalación es siempre un proyecto de unión. Para que funcione de manera fluida, todos deben saber dónde y cuándo tiene que ir cada pieza. El personal y los voluntarios trabajan juntos para transportar los objetos del almacén a la galería, despejando el camino y abriendo y cerrando las puertas según la necesidad. Una vez que los objetos están en la galería alguien tiene que estar allí en todo momento para que no merodee por allí ninguna persona sin autorización. Se colocan los soportes y el material aislante, se instalan los objetos, y después se deben ajustar los niveles de luz. El personal de montaje desde las escaleras de mano y el personal de las colecciones desde el suelo trabajan para dirigir y controlar los niveles de luz de tal manera que los objetos queden claramente iluminados pero sin que peligren por una luz excesiva. La comodidad del público también debe ser tenida en cuenta ya que una luz brillante que moleste los ojos del visitante a través de la galería es un fallo serio. Un último pulido con las vitrinas de plexiglás y ya se puede abrir al público.

Incluso cuando una exposición ya se ha cerrado, los montadores y el personal de las colecciones deben comprobar regularmente que las vitrinas están limpias, que no se ha descolocado nada de su lugar, que ningún visitante ha manipulado o alterado los objetos y que los niveles de luz se mantienen adecuadamente. El personal de las colecciones también inspecciona en busca de síntomas de plagas. Si hay algo mal puesto, se comunica al departamento adecuado y se soluciona con la menor molestia posible respecto a la exposición.

Traducción al español desde el inglés: Salvador Martinez

Este post también se encuentra disponible en francés, traducido por Marine Martineau y en italiano, traducido por Silvia Telmon.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Nueva Generación

Siempre he dicho que no me gusta llevar el trabajo a casa, pero encuentro que es mas fácil decirlo que hacerlo!

Cuando empecé en esta profesión trabajaba en lo que se puede llamar detrás de escena, como coordinadora de exposiciones internacionales con una conocida compañía en España. Me di cuenta que me dio una perspectiva distinta cuando visitaba museos en mi tiempo libre. Notaba si las obras no estaban colgadas al mismo nivel, cuando faltaban las etiquetas, cuando el soporte de una pieza se veía raro e incluso cuando la pintura no estaba bien.
Si era yo la que trabajaba en una muestra, sabía todos los detalles de lo que pasa en el montaje. A pesar de la belleza o importancia de una obra, si algo se había retrasado en llegar o se había presentado un problema un problema, era en lo único en que podía pensar, (aunque ver la obra en su puesto me dejaba tranquila). Si no era yo la que trabajaba en el montaje, me preguntaba como vendrían las obras empaquetadas, como las movían y come se transportaban. Que cajas usaban?

La mayoría de la gente no nota la altura de los pasillos, escaleras o puertas, pero yo si. No dejaba de mirar los puntos de acceso y las puertas de embarque allí donde fuera. Se lo que cabe y lo que no cabe en vuelos internacionales y cada vez que viajo en avión no dejo de pensar que hay en la bodega aparte de maletas.

A mi marido le gusta decir que me gusta controlar todo, así que mi trabajo me va perfecto. Cuando cambie a trabajar en museos, mi experiencia me ayudó mucho y mi lado obsesivo-compulsivo me vino bien para mis tareas diarias como registradora y encargada de colecciones. Enfrente de mi tenía toda una colección que necesitaba de mis cuidados. La idea de reorganizarla, re-empaquetarla y de hace un inventario total me hacía sentir como un niño en una tienda de juguetes. No supe cuánto me estaba influyendo mi trabajo hasta que un día mi hija estaba ordenando unas pegatinas e hizo esto

iPhone2

Fue entonces cuando me di cuenta porque ninguna canguro pudo entender mi sistema de organización de juguetes. Todos los juguetes de música van en una caja, todos los juguetes de contar y apilar en otra, los de jalar en otra, y así. Estaba trayendo el trabajo a casa y pasándolo a mis pequeños. De repente me di cuenta porque a mi hija le gustaba apilar los salva platos y se disgustaba cuando en las tiendas las cosas estaban fuera del estante y en el suelo. Me di cuenta que tenía una importante responsabilidad: enseñar a la siguiente generación! Espero que pueda realizar mi tarea, así tendrá una habitación limpia y entenderá la importancia de tener un plan de acción.

Maria O’Malley

Traducción al español desde el inglés: Susana Macarron

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un compendio sobre periódicos, revistas y boletines para registradores de obras de arte.

Hace poco comencé a recopilar periódicos, revistas y boletines para conservadores. El objetivo era y sigue siendo conseguir reunir una lista exhaustiva de fuentes de todo el mundo. No parece que exista hasta el momento nada parecido y creo que esta iniciativa puede contribuir al fomento de una mejor información e intercambio profesional entre los que trabajamos en el ámbito museístico.

Ya que la labor del registrador de obras de arte está ganando en importancia y que en los últimos tiempos están asumiendo tareas antes reservadas a los conservadores, creo que es interesante e importante hacer también una compilación de recursos para registradores de obras de arte, de manera que se amplíen los horizontes y conexiones de ambos grupos.

En el momento en el que escribo estas líneas, he conseguido encontrar 46 periódicos que he reunido en una base de datos disponible online. Solo unos cuantos tratan temas relacionados con el registro de obras de arte.

Es por ello que os animo a ayudarme a encontrar más fuentes de interés tanto en papel como en internet.

La base de datos está disponible en el siguiente link:

http://83.150.7.6/fmi/webd#magazines_for_conservators_and_registrars

Para consultar la base de datos, entra en la página como Guest “Gastkonto”

Para añadir o editar la base de datos, entra en la página como “Editor” e introduce la contraseña “contribute”

Podéis también escribirme a a.franz[at]divisual[dot]net con vuestras sugerencias y recomendaciones.

¡Muchas gracias!

Vuestro,

Andreas Franz, Conservador Diplomado FH/SKR

Traducción al español desde el inglés: Araceli Galán

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

EL PAPÁ PEREZOSO. Entendiendo el comportamiento de los gases ácidos en guardas de papel amortiguado (buffer)

El problema de cómo se comportan los gases ácidos con guardas de papel amortiguado, es interesante y no exactamente como lo esperamos. Muchos de nosotros, incluso los científicos industriales, que trabajan en temas de estabilidad, han aprendido que el papel con reserva alcalina, reacciona con gases ácidos y por lo tanto previenen que puedan pasar a través suyo. Algo de lo que se ha escuchado últimamente, es que muy posiblemente las guardas de papel con reserva alcalina, no necesariamente protegen al objeto que se encuentra en su interior, de los gases ácidos del exterior, pero la reserva alcalina o buffering por lo menos protege a la guarda y la hace durar más tiempo (tal como una armadura física, protectora, esto debe ser bueno para los objetos también).

Bien, el primer problema es entender qué es el buffer. El Diccionario Conciso de la Ciencia de Oxford define buffer como “Una solución que resiste el cambio de pH cuando es añadido un ácido o un álcali o cuando la solución es diluida“. Mientras necesitamos mantener nuestras guardas relativamente secas, un buffer en papel, no se ajusta a la definición científica del término. El ISO 18902 sobre materiales de imágenes –materiales de procesamiento de imágenes- Álbumes, materiales de enmarcamiento y almacenamiento, usan el término “reserva alcalina” en lugar de “buffer”.

Ciertamente, los resultados típicos que se esperan encontrar como amortiguantes o tampón en el papel son todos “alcalinos”, por definición. Esto puede incluir carbonatos alcalinotérreos o algunos óxidos metálicos, tales como óxido de zinc. Si añadimos un álcali como el hidróxido de sodio (lejía) o carbonato de sodio o bórax, a la solución de la pulpa de papel, se disolverán en la solución y se dispersarán en el papel. Mucho de esto saldrá con el agua al ser drenada de la pulpa de papel y el restante sólo afectará el pH del papel. Generalmente, cuando los ácidos entran al papel, el pH de éste simplemente bajará. Por lo que mientras estas sustancias son alcalinas, no son reservas de álcali. El aspecto de reserva es logrado usando álcalis de baja solubilidad, por lo que tienen un mínimo impacto en el pH del papel, pero aún se mantiene disponibles para reaccionar con los ácidos. Por ejemplo, si empezamos con agua pura a 25°C, podremos disolver 0.007 gramos de carbonato de calcio en un litro de agua. Sólo como referencia, la industria del papel afirma que produce papel de oficina para fotocopia con la intención de que al salir del molino, con un contenido de agua del 5% en peso, una hoja común de éste papel contenga 0.2 gramos de agua, que es suficiente para disolver 0.000001 gramos de carbonato de calcio.

Por lo que en lugar de dispersarse en el papel, la reserva de álcali existe en forma de partículas distribuidas en el papel en un porcentaje medio de 2% a 3% en peso.

La pieza final del problema consiste en las moléculas de vapores ácidos y cómo se mueven. Las moléculas gaseosas se mueven al azar, por lo que no podemos tener idea de lo que una molécula individualmente está haciendo en un momento determinado (a menos que específicamente la observemos). Afortunadamente existen reglas estadísticas que nos permiten predecir el comportamiento de un gran número de moléculas de gas. Sin embargo, estamos interesados en moléculas individuales. Las partículas buffer o tampón no tienen fuerzas de atracción que jalen las moléculas de los gases ácidos a través de ellas mismas, independientemente de que una molécula de gas ácido pasa entre una partícula buffer, lo que es un resultado totalmente casual. Existe un gran número de caminos aleatorios a través del papel con reserva alcalina, que no terminan en una partícula de agente buffer y como resultado, los gases ácidos pueden pasar sin problema a través del papel. Adicionalmente, los ácidos y las partículas buffer pueden coexistir en él.

Primero observamos esto, en la década de los 1990’s, después de que se experimentó con un gas de dióxido de nitrógeno en fotografías en sobres de papel con reserva alcalina. En la presencia de agua, el dióxido de nitrógeno forma ácidos nítrico y nitroso, con el ácido nitroso descomponiéndose en ácido nítrico y óxido nítrico. Para nuestra sorpresa, el sobre de papel presentaba tanto una alta acidez, como una alta reserva alcalina, al mismo tiempo. Años más tarde, se observó lo mismo en experimentos con películas de acetato deterioradas con sobres de papel con reserva alcalina: alta acidez y alto contenido buffer coexistiendo en el mismo sobre de papel.

Después de explicar cómo un sistema con partículas alcalinas estáticas y moléculas de gas ácido moviéndose de manera azarosa podrían generar esta situación, un colega de repente exclamó, “¡Es un padre perezoso!”

Como mi colega explicó, un papá perezoso está sentado frente a la televisión y no quiere perder un minuto de su partido (por favor incluya aquí el evento deportivo favorito). El papá perezoso, la partícula amortiguante o buffer, no se moverá a menos que la casa se incendie. Mientras tanto, los niños, las moléculas del gas ácido, corren salvajemente por toda la casa. Ellos no se preocupan hacia donde corren, sólo quieren correr. Nada cambiará este sistema, a menos que uno de los niños corra demasiada cerca del papa, quien atrapará al niño (reaccionará) y le dirá al chico “suficiente, deja de correr por toda la casa”. Hay muchos caminos aleatorios para que los niños corran, que no pasaran cerca del papá y no se detendrán a menos que corran a toparse (reaccionen) con el papá perezoso. El papá perezoso no perseguirá a los niños, por lo que el papá perezoso y los niños corriendo pueden coexistir en la misma casa (papel).

Se debe tener en cuenta que cualquier otro aditivo sólido en el papel tendrá las mismas limitaciones. Por ejemplo, si filtramos nuestro aire en ciertos laboratorios usando carbón activado soportado en pliegos de papel y ya que el filtro más o menos obedece a las mismas leyes de la física, aunque con algunas diferencias. Los filtros tienen ventiladores soplando grandes volúmenes de aire a través de ellos, por lo que el movimiento molecular no está limitado estrictamente a movimientos aleatorios y la carga de carbón es mucho mayor que un pequeño porcentaje –como sucede en el papel-. Los filtros son bastante negros con el carbón. Sin embargo, a una tasa inferior de carga y sin un ventilador, estos filtros estarían limitados por las mismas leyes físicas que el amortiguante en el papel buffer.

Por lo que los sobres de papel con reserva alcalina, no necesariamente hacen lo que esperamos de ellos, y es debido a las leyes de la naturaleza, en lugar de una falla en el diseño del producto.

-Doug

Douglas Nishimura

Image Permanence Institute

Rochester Institute of Technology

Traducción al español desde el inglés: Rosana Calderón Martin del Campo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los utensilios del registrador

springcleaningUn registrador necesita una gran cantidad de materiales con los cuales trabajar. Esto puede variar de un tipo de museo a otro y de la conformación de un equipo a otro. En 2013 una lluvia de ideas entre registradores del Comité de Registradores de la lista de correos de la Alianza Americana de Museos (RC-AAM, por sus siglas en inglés) reunió en una lista las herramientas y suministros que cubren las necesidades de los registradores en muchas de sus tareas. El blog Registrador Trek (sus autores y traductores) dio una mirada a esta lista y agregó algunos items más. Luego de finalizar nuestra lluvia de ideas les llevamos a ustedes, nuestros lectores, esta lista. Siéntanse libres de agregar en la sección de Comentarios aquello que haga falta, pues nosotros actualizaremos la lista cada cierto tiempo.

 

Configuración de los trabajos:

Caja de utensilios ligera
Cámara de fotografías
Linterna LED
Baterías extra
Notebook pequeña o Tablet PC
¡Un buen software de computación! Normalmente no pensamos en el software como un “utensilio”, pero sin éste, la catalogación sería impráctica, y sería imposible disponer de un catálogo para consulta de otros.
Bandeja plástica o tablero para apoyar la Notebook / Tablet o el papel
Carrito

 

Utensilios de uso personal:

Delantal (o bata de laboratorio)
Guantes de nitrilo
Guantes de algodón
Mascarilla para el polvo
Chaleco de pescador (con múltiples bolsillos)
Optivisor (2x)

 

Herramientas:

Equipo para Inspecciones (Telescópico, incluyendo sensor magnético, mini-linterna LED, pinza, espejo LEXan lupa)
Sacapuntas
Aguja fina de coser
Aguja curva
Calibrador
Cinta métrica de tela
Cinta métrica de metal
Brocha anti-estática
Brochas para pintar (3 tallas)
Cepillo para el polvo (pequeño)
Cepillo para el polvo (Mediano)
Hisopos de algodón
Pinzas (juego básico de 5 piezas)
Plegadora o dobladora
Cuchilla X-Acto
Tijeras para tela
Tijeras para bordador
Tijeras multiuso
Regla en escala para fotografías (juego de 2)
Multiherramienta
Cuchilla retractable
Base pequeña para cortar auto-regenerable
Regla de acero con dorso de corcho

 

Suministros consumibles:

Borrador blanco de vinilo
Lápices 2H (caja de 12)
Lápiz blanco All-Stabilo
Lápiz negro All-Stabilo
Etiquetas de Tyvek (2 x 3 pulgadas)
Etiquetas para utensilios libres de ácido (1.5 x 3.5 pulgadas)
Pliego de polyester entrelazado Reemay
Cinta de sargo (1/2 pulgada) de 33 metros
Algodón blanco mercerizado e hilo negro de algodón
Bolitas de algodón
Hojillas para cuchilla X-Acto
Bata base B-72 (Fluida)
Botella para enjuagar (para disoluciones en H2O)
Metil-celulosa (1.5 onza) (algunas personas prefieren otros adhesivos)
Tarro para especímenes (compuesto de metil-celulosa)
Bolsas plásticas
Gancho y bucle de fijación marca Velcro, no adhesivo (se puede cortar a la medida)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail