Archive for Matthew Leininger

Un Falso Real: Tras la pista de un falsificador de arte Parte 1

Cuando estoy pensando en algo acerca de relatos notables de Registradores una historia me viene de inmediato a la mente: la del falsificador de arte Mark Landis. El registrador Matthew C. Leininger descubrió sus falsificaciones e intentó seguirle la pista desde entonces. Estoy realmente feliz porque él aceptó contribuir con su relato. Haremos esto como el seguimiento a una historia detectivesca de la vida real, así que manténganse en sintonía. Se pueden ver algunas de las falsificaciones que fueron hechas por Landis en este video de youtube. Landis aun se mantiene haciendo sus falsificaciones, de modo que ud. siempre encontrará sus pinturas y alias conocidos en cada relato. Es nuestra meta el mantener a la gente de los museos alrededor del mundo informada acerca de este falsificador y sobre cómo actúa. Si ud. le reconoce: informe de eso a Matt Leininger. ¡Gracias! – Angela.

Lo que estoy por compartir con ustedes es la visión de mis encuentros personales con quien el New York Times ha llamado “el más prolífico falsificador de arte de nuestro tiempo.” Yo era Registrador y jefe de departamento en el Museo de Arte de la Ciudad de Oklahoma en 2008 cuando todo esto comenzó.

picture: LSU University Art Museum

Mark Landis
También conocido por sus alias:
2009 – Steven Gardiner
2010 – Father Arthur Scott
2011 – Father James Brantley
2012 – Mark Lanois

Los registradores son los verdaderos guardianes de las colecciones, y las horas extras y su experiencia se convierten en su segunda naturaleza a la hora de chequear las colecciones, especialmente cuando provienen de un donante que parece tener oscuras intenciones. El 7 de agosto 2008 mi debida atención y diligencia pudieron discernir sus frutos de un modo que ni siquiera imaginaba, cuando me topé con un personaje llamado Mark Augustus Landis, de Laurel, Mississippi. Landis, a principios de 2008, había regalado una acuarela “realizada por” Louis Valtat a la ciudad de Oklahoma. Estábamos muy entusiasmados con esta rara obra de arte, y sin haber realizado ninguna investigación, la montamos, enmarcamos y colgamos en nuestras salas. No solo estábamos entusiasmados con la obra, sino con el prometido regalo de adicionales obras de arte y dinero para un fondo del cual Landis ya nos había hablado. Corría mayo de 2008 cuando recibimos el Valtat. En julio de ese año Landis llegó al museo, durante uno de los montajes más difíciles que se habían asumido. Fui llamado a dejar todo lo que estaba haciendo para atender a Landis, junto con el curador jefe y el director. Fue una agotadora jornada de dos días y medio, por decir lo menos. El equipo consideró a Landis no solo como alguien de oscuras intenciones, sino que además había algo que no estaba bien en él; ¿saben?, no es un buen presentimiento. Le dimos carta blanca en nuestra tienda, y le invitábamos el almuerzo, el cual nunca comió. El curador jefe lo llevó hasta el aeropuerto para su regreso a Laurel (¿les mencioné que Landis pagó su propio boleto de avión, hoteles y sus comidas?). Pero, ¡Landis se quedó dormido en la puerta y alguien le robó todos sus bienes comprados en nuestra tienda! Tuvimos que regresar al aeropuerto y ayudarle a reservar de nuevo para que pudiera regresar a su casa.

Les mencioné el 7 de agosto, fecha que recuerdo bien. Estábamos preparándonos para recibir las referidas nuevas donaciones de obras de arte y mostrarlas a nuestro comité de adquisiciones. Hice mi investigación sobre las piezas, para luego comprobar que el Savannah College of Art and Design había recibido la misma acuarela de Paul Signac que Landis había obsequiado en la misma época en que él estaba en Oklahoma City. Luego encontramos un óleo sobre tabla de Stanislas Lépine. La misma se había mostrado en un comunicado de prensa en el sitio web del Museo de Arte de la Universidad de St. Louis. Mmmmm, sí, donada por Landis. Yo estaba en lo cierto. Investigué las piezas restantes e Igualmente las encontré en otras colecciones a lo largo de Estados Unidos. Después de rastrear los últimos cinco años de movimientos de Landis, descubrí más de cien falsificaciones que Landis había ido donando a instituciones en veinte estados durante más de cincuenta años… y yo soy la única persona que conoció con Landis y reveló su estafa a nivel nacional e internacional.

Este es solo el comienzo, y apenas he arañado en la superficie con este blog. Agradezco a Angela Kipp por invitarme a participar y espero que uds. lo disfruten a medida que yo vaya compartiendo con uds. mi primer informe, y la historia completa acerca de Mark Landis.

Maténganse en sintonía,

Matt

Este post también se encuentra disponible en Francés, traducido por Kelsey Brow.

Leer más:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail