Archive for Angela

Felices Fiestas desde Registrar Trek

Working on an installation of 173 coffee makers. Still more to come...

Trabajando en una instalación de 173 cafeteras. Aún hay más…

La zona de exposición especial está abandonada. Donde hace solo media hora los restauradores colocaban objetos en peines o los limpiaban, ahora todo está tranquilo. Último día laborable antes de Navidades. Normalmente ese es el día en que se ordenan papeles e ideas, se repasa el año transcurrido, se atiende a los próximos proyectos y se comparten algunos de estos pensamientos con los compañeros.

Este año es distinto. La Navidad “me pilla” en medio del montaje de nuestra próxima exposición especial sobre aparatos eléctricos domésticos. El último año lo han acaparado los cuidados de aspiradoras, planchas, procesadores de alimentos, secadores de pelo, cafeteras… Se seleccionaron más de 1.500 objetos para la exposición, muchos más fueron estudiados y se corrigieron sus datos en la base de datos. Ahora todo tiene que estar en su sitio, recibir tratamiento individual (es decir, fijación de partes sueltas o limpieza) y tener una cartela correcta. No es un proceso de trabajo contemplativo que invite a la reflexión. Pero no quiero irme de vacaciones sin un repaso y un pronóstico personal, sobre todo porque esta vez puedo compartirlo con colegas de todo el mundo:

Aparte de por los retos de la citada exposición de objetos de nuestras colecciones, el último año estuvo definido por el nacimiento y el crecimiento de Registrar Trek. Salimos “al aire” el 2 de enero y sin duda habrá tiempo para un repaso en su primer cumpleaños. Es genial ver cómo una idea rara de dos personas se ha transformado en el plazo de un año en un proyecto que conocen y apoyan tantos colegas del mundo entero.

Christmas tree at the TECHNOSEUM: decorated with household appliances.

Árbol de Navidad en el TECHNOSEUM: decorado con aparatos electrodomésticos… TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

La crisis económica en Norteamérica y Europa es claramente perceptible, especialmente en el sector cultural. Sé que muchos de nuestros lectores y algunos miembros del equipo de Registrar Trek están tratando desesperadamente de volver a encontrar trabajo en el campo de la gestión de colecciones. Por desgracia, todo lo que podemos hacer es cruzar los dedos y desearles la mejor de las suertes, entereza y aguante.

Los que tienen contratos permanentes sienten la presión creciente de asumir más responsabilidades porque el trabajo debe salir adelante con menos compañeros y presupuestos menguantes. Es una tarea difícil, combinar la ética profesional con las necesidades económicas. En medio de todos estos problemas, no olvidemos que el campo de las colecciones no es el único que se ve afectado por la crisis. He visto muchas discusiones en grupos profesionales y listas de distribución acerca de cómo el dinero se gasta en cosas equivocadas y en proyectos inadecuados, y me da la sensación de que existen envidias entre compañeros por los proyectos dotados de fondos. Personalmente, no creo que este sea un enfoque muy afortunado. Como registradores, responsables de colecciones, conservadores de colección o técnicos de documentación estamos en el mismo barco que los restauradores, educadores, guías, vigilantes, conservadores, gente de mercadotecnia… El barco se llama “museo” y van a ser necesarias las aptitudes de todos para evitar un naufragio.

...obviously, our marketing department likes the upcoming exhibition as much as we collections people do. Pictures by TECHNOSEUM

…obviamente a nuestro departamento de marketing le gusta la próxima exposición tanto como a nosotros, los de colecciones. TECHNOSEUM, imagen Klaus Luginsland

Así que, para el nuevo año, hagamos aquello que se nos da mejor a nosotros, gentes de colecciones: ocuparnos de las cosas que requieren atención a los detalles, ayudar con los trámites y las tareas organizativas y, en sentido figurado, “embalar la crispación” –la nuestra y la de nuestros colegas–.

Estoy realmente contenta de que el equipo de Registrar Trek esté formado por tantas profesiones distintas: hay por supuesto registradores y administradores de colecciones, pero también restauradores, conservadores, especialistas en mercadotecnia, guías y también gente de campos totalmente distintos. Esta variedad hace que el intercambio de ideas sea interesante, y el desarrollo de este proyecto divertido. Para el próximo año tenemos más historias emocionantes y artículos en la recámara, así que permaneced atentos.

Ahora voy a recoger un poco los restos y a apilar unos cuantos palés antes de marcharme por Navidad. Pero antes, y en nombre de todo el equipo de Registrar Trek:

¡Os deseamos Feliz Navidad y un Año Nuevo 2014 feliz, lleno de salud y éxitos!

Angela

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Silvia Telmon.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Un capitán deja el barco

boat-85601_640Hay días buenos y malos. Este es uno malo, y triste. Un día que esperaba que no llegara nunca –o, si lo hacía, que fuese en un futuro muy, muy lejano cuando Registrar Trek fuera un mito sobre el cual los viejos registradores hablaran a los registradores más jóvenes–.

Este proyecto comenzó como un proyecto de dos personas. Fernando y yo. Habíamos estado intercambiando ideas durante… bueno, casi exactamente un año. Nos reímos, nos divertimos, nos inspiramos mutuamente, y Registrar Trek fue el producto de todo esto. Un pequeño proyecto al principio. Dos personas escribiendo artículos y traduciéndolos a su lengua. Cuando salimos “al aire” ganamos rápidamente autores, traductores e idiomas, hasta llegar a los 37 participantes.

El crecimiento rápido es estupendo, pero es difícil estar pendiente de todo. De modo que mientras me ocupaba de organizar a los nuevos miembros del equipo, añadir traducciones y escribir, no advertí que un miembro no estaba contento con el modo en que estaban yendo las cosas. Un miembro muy importante del equipo, mi Capitán (a menudo hacíamos bromas con que su modelo a imitar era el capitán Jean-Luc Picard, y el mío la almirante Kathryn Janeway).

El problema de trabajar a través de Internet con un equipo cuyos miembros son originarios de todos los lugares del mundo es que no tratas con la gente cara a cara. En el trabajo cotidiano en los museos tus ojos o tu intuición te dicen cuándo algo no ha sido entendido en el sentido en que ha sido dicho, o que un miembro del equipo está descontento. Cuando esto ocurre la otra persona y tú podéis coger cada uno una taza de café, ir a la oficina, cerrar la puerta, sentaros y hablar. En Internet solo puedes contar con lo que lees, lo cual da una visión muy limitada acerca de lo que les está pasando a otras personas.
Quizá escribí palabras que no fueron entendidas en el sentido que yo quería darles, quizá fueron otras cosas que hiciera o dijera (o que no hice, o no dije), pero el hecho es que Fernando ha decidido dejar Registrar Trek. No hay posibilidad de contactar con él, no hay posibilidad de aclarar las cosas, no hay posibilidad de retenerle. Siempre dije que si uno de los dos dejaba de divertirse, ese sería el final de Registrar Trek. Y en cierto modo siento que no quiero guiar ese barco sin mi capitán, cofundador y coadministrador. De modo que mi primer impulso fue cancelar el proyecto.

Pero después están los estupendos colegas que ofrecieron su ayuda para hacer traducciones, y la cantidad de gente que sé que está trabajando en contribuciones para Registrar Trek. Y por supuesto estáis vosotros, los lectores del blog, que nos mantenéis motivados para invertir nuestro tiempo libre en escribir artículos y traducciones. Por ello, siento que tengo la responsabilidad de continuar. No puedo prometer que vayamos a poder hacerlo tan bien como antes. Ahora falta el capitán. Pero seguiremos adelante.

Angela

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Soluciones desde la manga del Registrador: un gato con botas

Todos ustedes saben que en un museo perfecto todo está en el lugar correcto, en el momento correcto. Infortunadamente, este no es un mundo perfecto, por lo tanto: no hay museo perfecto. Así, parte del trabajo del registrador se basa en improvisar. Encontrar soluciones para los errores, alternativas y sustitutos, usar el sentido común y algunas veces repuestos y piezas comprados en la tienda cercana. Frecuentemente, usas la experiencia de tu vida diaria y la aplicas al trabajo de tu museo. Solo ahora descubrí que también funciona a la inversa.

Recientemente, mi gata se cayó desde una gran altura sobre algo rugoso y duro, sospecho que desde un andamio, techo o grúa de asfaltar la carretera. Como resultado, sus patas traseras se abrieron, se daño sus garras y perdió dos de ellas. El veterinario vendó sus patas, pero cuando ella trataba de caminar con eso, siempre se resbalaba en nuestro piso de parquet. Bueno, como pueden imaginarse de este accidente, a mi gata no le divertía yacer allí sin hacer nada. De modo que ella anduvo caminando y resbalando. Fue entonces cuando mi cerebro de registrador comenzó a pensar…

gloves

Al igual que la mayoría de quienes trabajan con colecciones, tengo un suministro privado de guantes: nitrilo, latex, algodón, cuero… el guante adecuado para cada propósito. Entre esos recursos se encuentran las pequeñas cosas prácticas que la mayoría de ustedes conocen: no son adecuados para todos los efectos, pero los pequeños granos en ellos están hechos de vinilo, y son los más idóneos para llevar alrededor algo de superficie muy lisa y resbaladiza.

En mi caso, fue la solución: ellos podrían portar algo sobre un suelo resbaladizo.

socks1

Sacrifiqué dos pulgares de estos guantes para improvisar unos calcetines que pudiera poner sobre los vendajes. Luego los fijé con cinta pegante para mantenerlos en su sitio. Ahora, ella aun no es exactamente una gata feliz, pues está un poco insegura con esos vendajes (mejor dicho: es muy torpe con sus patas traseras …), pero puede caminar sin resbalar de nuevo.

Puss in Boots

Caso resuelto.

Angela

 

Traducción del inglés al español: Fernando Almarza Rísquez

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Desviarse del camino: un libro sobre el papel pintado

La grandeza de ser un profesional de los museos es que nunca sabes cuándo o dónde necesitarás las habilidades que aprendes a lo largo de tu trayectoria. Esta es una historia sobre ello.
Hace unos meses comentaba con Robert M. Kelly un artículo que él estaba escribiendo para un periódico. Haberme ocupado de textos de museos en varias ocasiones antes, me capacitaba para dar algunas ideas. Supongo que todos los que alguna vez habéis escrito o editado textos de exposiciones o catálogos sabéis lo que significa usar un bisturí en palabras de relleno o un hacha de carnicero en párrafos enteros, para ajustar el texto al número de palabras dado.

Cuando terminamos, Bob me pidió que le ayudara con un libro que estaba escribiendo. Un libro sobre el papel pintado. Los primeros años del papel pintado.
Yo le dije: “Bob, soy Jefa de Colecciones, no sé nada sobre papel pintado y no soy una hablante nativa”
Bob dijo: “Sí, exactamente lo que estoy buscando”

A veces me alegra que, hoy en día, la mayoría de las conversaciones sean vía email, porque si él me hubiese preguntado si estaba bien enviar la Mona Lisa vía [insertar la compañía de mensajería favorita], le hubiese puesto la misma cara.
En cualquier caso, ahora, exactamente 9 meses después de que empecé a leer las primeras frases del manuscrito, el libro ha salido a la venta y yo estoy enormemente orgullosa.

Backstory of Wallpaper book face

¿Por qué debería leer un libro sobre el papel pintado?, te estarás preguntando.

Bien, hay muchas buenas razones: el papel pintado se encuentra en las paredes de las casas históricas y tenemos que cuidarlo tanto como cuidamos los muebles, las alfombras y otros objetos. Puede que tengamos papel pintado en nuestras colecciones, como flamantes rollos que nunca fueron entregados e instalados, como fragmentos rescatados de casas destruidas, como piezas inventariadas por error como papel de revestimiento (o viceversa) o como estudios de colecciones para cuestiones de diseño. Como siempre: cuanto más sabes sobre algo, más fácil es cuidarlo.
Pero este no es un libro sobre cuestiones de conservación o registro. Cuenta la historia social y económica de cómo el papel pintado fue hecho en sus inicios, cómo fue vendido y cómo se popularizó entre las paredes de las colonias europeas y norteamericanas. Y es un libro sobre personas.
Nos encontramos con gente que hizo, vendió, compró e instaló papel pintado. Conocemos a Jean-Michel Papillon, quien hizo las maravillosamente detalladas descripciones y dibujos del oficio destinados a la Enciclopedia de Diderot (algunos se pueden ver en el libro)- pero fue forzado por su padre a dedicarse a esto, así que lo dejó tan pronto como pudo. Thomas Coleman, quien empezó vendiendo papel pintado en Londres y más tarde se mudó a las colonias americanas para hacer lo mismo. Catharine Mac Cormick, quien fue una de las pocas instaladoras que conocemos por su nombre, representando a los innumerables empapeladores y empapeladoras que no dejaron huella en los registros.

Seguir la pista a la gente, hace fácil y divertida la lectura. Aun siendo un libro sobre la historia y tecnología del papel pintado, no es aburrido. Es un viaje hacia el pasado.
Ahora, mientras continúo mi viaje a través del camino de una Jefa de Colecciones y profesional de los museos, me intriga cuándo y dónde la habilidad de haber ayudado a que un libro sobre el papel pintado vea la luz será necesaria en otro proyecto. Mientras tanto, tendré una imagen de un papel pintado como fondo de pantalla.

Backstory of Wallpaper book face

El libro está disponible en todas las librerías:
Robert M. Kelly: The Backstory of Wallpaper. Paper-Hangings 1650-1750. Publicado por Wallpaperscholar.com, tapa dura, 190 páginas.
ISBN-10: 0985656107
ISBN-13: 978-0985656102

Puedes echar un vistazo aquí:
http://www.amazon.co.uk/The-Backstory-Wallpaper-Paper-Hangings-1650-1750/dp/0985656107/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1378396917&sr=8-1&keywords=Backstory+of+wallpaper

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva.

Este post también se encuentra disponible en neerlandés, traducido por Jiska Verbouw, en Zulu y Ndebele, traducido por Phineas Chauke y en Francés, traducido por Marine Martineau.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

La Nueva Generación

Siempre he dicho que no me gusta llevar el trabajo a casa, pero encuentro que es mas fácil decirlo que hacerlo!

Cuando empecé en esta profesión trabajaba en lo que se puede llamar detrás de escena, como coordinadora de exposiciones internacionales con una conocida compañía en España. Me di cuenta que me dio una perspectiva distinta cuando visitaba museos en mi tiempo libre. Notaba si las obras no estaban colgadas al mismo nivel, cuando faltaban las etiquetas, cuando el soporte de una pieza se veía raro e incluso cuando la pintura no estaba bien.
Si era yo la que trabajaba en una muestra, sabía todos los detalles de lo que pasa en el montaje. A pesar de la belleza o importancia de una obra, si algo se había retrasado en llegar o se había presentado un problema un problema, era en lo único en que podía pensar, (aunque ver la obra en su puesto me dejaba tranquila). Si no era yo la que trabajaba en el montaje, me preguntaba como vendrían las obras empaquetadas, como las movían y come se transportaban. Que cajas usaban?

La mayoría de la gente no nota la altura de los pasillos, escaleras o puertas, pero yo si. No dejaba de mirar los puntos de acceso y las puertas de embarque allí donde fuera. Se lo que cabe y lo que no cabe en vuelos internacionales y cada vez que viajo en avión no dejo de pensar que hay en la bodega aparte de maletas.

A mi marido le gusta decir que me gusta controlar todo, así que mi trabajo me va perfecto. Cuando cambie a trabajar en museos, mi experiencia me ayudó mucho y mi lado obsesivo-compulsivo me vino bien para mis tareas diarias como registradora y encargada de colecciones. Enfrente de mi tenía toda una colección que necesitaba de mis cuidados. La idea de reorganizarla, re-empaquetarla y de hace un inventario total me hacía sentir como un niño en una tienda de juguetes. No supe cuánto me estaba influyendo mi trabajo hasta que un día mi hija estaba ordenando unas pegatinas e hizo esto

iPhone2

Fue entonces cuando me di cuenta porque ninguna canguro pudo entender mi sistema de organización de juguetes. Todos los juguetes de música van en una caja, todos los juguetes de contar y apilar en otra, los de jalar en otra, y así. Estaba trayendo el trabajo a casa y pasándolo a mis pequeños. De repente me di cuenta porque a mi hija le gustaba apilar los salva platos y se disgustaba cuando en las tiendas las cosas estaban fuera del estante y en el suelo. Me di cuenta que tenía una importante responsabilidad: enseñar a la siguiente generación! Espero que pueda realizar mi tarea, así tendrá una habitación limpia y entenderá la importancia de tener un plan de acción.

Maria O’Malley

Traducción al español desde el inglés: Susana Macarron

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Un compendio sobre periódicos, revistas y boletines para registradores de obras de arte.

Hace poco comencé a recopilar periódicos, revistas y boletines para conservadores. El objetivo era y sigue siendo conseguir reunir una lista exhaustiva de fuentes de todo el mundo. No parece que exista hasta el momento nada parecido y creo que esta iniciativa puede contribuir al fomento de una mejor información e intercambio profesional entre los que trabajamos en el ámbito museístico.

Ya que la labor del registrador de obras de arte está ganando en importancia y que en los últimos tiempos están asumiendo tareas antes reservadas a los conservadores, creo que es interesante e importante hacer también una compilación de recursos para registradores de obras de arte, de manera que se amplíen los horizontes y conexiones de ambos grupos.

En el momento en el que escribo estas líneas, he conseguido encontrar 46 periódicos que he reunido en una base de datos disponible online. Solo unos cuantos tratan temas relacionados con el registro de obras de arte.

Es por ello que os animo a ayudarme a encontrar más fuentes de interés tanto en papel como en internet.

La base de datos está disponible en el siguiente link:

http://83.150.7.6/fmi/webd#magazines_for_conservators_and_registrars

Para consultar la base de datos, entra en la página como Guest “Gastkonto”

Para añadir o editar la base de datos, entra en la página como “Editor” e introduce la contraseña “contribute”

Podéis también escribirme a a.franz[at]divisual[dot]net con vuestras sugerencias y recomendaciones.

¡Muchas gracias!

Vuestro,

Andreas Franz, Conservador Diplomado FH/SKR

Traducción al español desde el inglés: Araceli Galán

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

EL PAPÁ PEREZOSO. Entendiendo el comportamiento de los gases ácidos en guardas de papel amortiguado (buffer)

El problema de cómo se comportan los gases ácidos con guardas de papel amortiguado, es interesante y no exactamente como lo esperamos. Muchos de nosotros, incluso los científicos industriales, que trabajan en temas de estabilidad, han aprendido que el papel con reserva alcalina, reacciona con gases ácidos y por lo tanto previenen que puedan pasar a través suyo. Algo de lo que se ha escuchado últimamente, es que muy posiblemente las guardas de papel con reserva alcalina, no necesariamente protegen al objeto que se encuentra en su interior, de los gases ácidos del exterior, pero la reserva alcalina o buffering por lo menos protege a la guarda y la hace durar más tiempo (tal como una armadura física, protectora, esto debe ser bueno para los objetos también).

Bien, el primer problema es entender qué es el buffer. El Diccionario Conciso de la Ciencia de Oxford define buffer como “Una solución que resiste el cambio de pH cuando es añadido un ácido o un álcali o cuando la solución es diluida“. Mientras necesitamos mantener nuestras guardas relativamente secas, un buffer en papel, no se ajusta a la definición científica del término. El ISO 18902 sobre materiales de imágenes –materiales de procesamiento de imágenes- Álbumes, materiales de enmarcamiento y almacenamiento, usan el término “reserva alcalina” en lugar de “buffer”.

Ciertamente, los resultados típicos que se esperan encontrar como amortiguantes o tampón en el papel son todos “alcalinos”, por definición. Esto puede incluir carbonatos alcalinotérreos o algunos óxidos metálicos, tales como óxido de zinc. Si añadimos un álcali como el hidróxido de sodio (lejía) o carbonato de sodio o bórax, a la solución de la pulpa de papel, se disolverán en la solución y se dispersarán en el papel. Mucho de esto saldrá con el agua al ser drenada de la pulpa de papel y el restante sólo afectará el pH del papel. Generalmente, cuando los ácidos entran al papel, el pH de éste simplemente bajará. Por lo que mientras estas sustancias son alcalinas, no son reservas de álcali. El aspecto de reserva es logrado usando álcalis de baja solubilidad, por lo que tienen un mínimo impacto en el pH del papel, pero aún se mantiene disponibles para reaccionar con los ácidos. Por ejemplo, si empezamos con agua pura a 25°C, podremos disolver 0.007 gramos de carbonato de calcio en un litro de agua. Sólo como referencia, la industria del papel afirma que produce papel de oficina para fotocopia con la intención de que al salir del molino, con un contenido de agua del 5% en peso, una hoja común de éste papel contenga 0.2 gramos de agua, que es suficiente para disolver 0.000001 gramos de carbonato de calcio.

Por lo que en lugar de dispersarse en el papel, la reserva de álcali existe en forma de partículas distribuidas en el papel en un porcentaje medio de 2% a 3% en peso.

La pieza final del problema consiste en las moléculas de vapores ácidos y cómo se mueven. Las moléculas gaseosas se mueven al azar, por lo que no podemos tener idea de lo que una molécula individualmente está haciendo en un momento determinado (a menos que específicamente la observemos). Afortunadamente existen reglas estadísticas que nos permiten predecir el comportamiento de un gran número de moléculas de gas. Sin embargo, estamos interesados en moléculas individuales. Las partículas buffer o tampón no tienen fuerzas de atracción que jalen las moléculas de los gases ácidos a través de ellas mismas, independientemente de que una molécula de gas ácido pasa entre una partícula buffer, lo que es un resultado totalmente casual. Existe un gran número de caminos aleatorios a través del papel con reserva alcalina, que no terminan en una partícula de agente buffer y como resultado, los gases ácidos pueden pasar sin problema a través del papel. Adicionalmente, los ácidos y las partículas buffer pueden coexistir en él.

Primero observamos esto, en la década de los 1990’s, después de que se experimentó con un gas de dióxido de nitrógeno en fotografías en sobres de papel con reserva alcalina. En la presencia de agua, el dióxido de nitrógeno forma ácidos nítrico y nitroso, con el ácido nitroso descomponiéndose en ácido nítrico y óxido nítrico. Para nuestra sorpresa, el sobre de papel presentaba tanto una alta acidez, como una alta reserva alcalina, al mismo tiempo. Años más tarde, se observó lo mismo en experimentos con películas de acetato deterioradas con sobres de papel con reserva alcalina: alta acidez y alto contenido buffer coexistiendo en el mismo sobre de papel.

Después de explicar cómo un sistema con partículas alcalinas estáticas y moléculas de gas ácido moviéndose de manera azarosa podrían generar esta situación, un colega de repente exclamó, “¡Es un padre perezoso!”

Como mi colega explicó, un papá perezoso está sentado frente a la televisión y no quiere perder un minuto de su partido (por favor incluya aquí el evento deportivo favorito). El papá perezoso, la partícula amortiguante o buffer, no se moverá a menos que la casa se incendie. Mientras tanto, los niños, las moléculas del gas ácido, corren salvajemente por toda la casa. Ellos no se preocupan hacia donde corren, sólo quieren correr. Nada cambiará este sistema, a menos que uno de los niños corra demasiada cerca del papa, quien atrapará al niño (reaccionará) y le dirá al chico “suficiente, deja de correr por toda la casa”. Hay muchos caminos aleatorios para que los niños corran, que no pasaran cerca del papá y no se detendrán a menos que corran a toparse (reaccionen) con el papá perezoso. El papá perezoso no perseguirá a los niños, por lo que el papá perezoso y los niños corriendo pueden coexistir en la misma casa (papel).

Se debe tener en cuenta que cualquier otro aditivo sólido en el papel tendrá las mismas limitaciones. Por ejemplo, si filtramos nuestro aire en ciertos laboratorios usando carbón activado soportado en pliegos de papel y ya que el filtro más o menos obedece a las mismas leyes de la física, aunque con algunas diferencias. Los filtros tienen ventiladores soplando grandes volúmenes de aire a través de ellos, por lo que el movimiento molecular no está limitado estrictamente a movimientos aleatorios y la carga de carbón es mucho mayor que un pequeño porcentaje –como sucede en el papel-. Los filtros son bastante negros con el carbón. Sin embargo, a una tasa inferior de carga y sin un ventilador, estos filtros estarían limitados por las mismas leyes físicas que el amortiguante en el papel buffer.

Por lo que los sobres de papel con reserva alcalina, no necesariamente hacen lo que esperamos de ellos, y es debido a las leyes de la naturaleza, en lugar de una falla en el diseño del producto.

-Doug

Douglas Nishimura

Image Permanence Institute

Rochester Institute of Technology

Traducción al español desde el inglés: Rosana Calderón Martin del Campo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Y entonces fueron 20…

Picture by Nico Kaiser http://www.flickr.com/photos/nicokaiser/

foto: Nico Kaiser via flickr

El 8 de julio gritamos a los cuatro vientos que necesitábamos traductores. La reacción fue abrumadora. Hasta entonces el blog lo formábamos cuatro autores: Matthew Leininger, Anne T. Lane, Fernando Almarza Rísquez y yo misma, y tres traductoras: Liliana Rêgo, Araceli Galán and Georgia Flouda.

En menos de una semana y media crecimos de 7 a 20 integrantes que venían de casi todos los puntos cardinales y de diferentes ámbitos profesionales:

Se unieron a nosotros Patricia Melo (Portugal) y Carolina Vaz (Brasil), estudiantes de museografía y museología.

Me complace tener en el equipo a un traductor profesional: Salvador Martínez, que vive en España y se dedica a la traducción de Francés/Español e Inglés/Español y que va a echarnos una mano desinteresadamente.

Contamos también con colegas que trabajan precisamente en el campo al que el blog está dedicado: Maria O’Malley, Responsable de Colecciones y Registradora en el Southstreet Seaport Museum en New York; Lucía Villarreal, Coordinadora de Exposiciones en el Museo del Prado de Madrid; Cleopatra, Responsable de Registro de la colección de fotografía del Folklore Research Institute (Grecia) y Sylviane Vaucheret, Documetalista de Historia Natural en el National Museum de Irlanda.

Además, dos compañeras del gremio cuya filosofía, puntos de vista y objetivos están muy próximos a los nuestros:
Molly Hope, Conservadora de textiles de Nueva York que ya ha colaborado como traductora para el Museo Ixchel del Traje en Guatemala y Rosana Calderón, Conservadora en el Museo de Historia Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia en México.

Y estoy especialmente contenta y orgullosa de cuatro colegas que yendo más allá de su ámbito laboral en el campo museístico, desean colaborar con nosotros, porque el trabajo en el museo siempre es un esfuerzo conjunto, da igual si trabajas en colecciones, educación, exposiciones o marketing:

Jiska Verbouw trabaja como mediadora en el Museo de Ciencias Naturales de Bruselas; Arina Miteva trabaja para Smart Museum, una empresa que desarrolla aplicaciones móviles para museos; Tegan Kehoe es mediadora en el Old South Meeting House en Boston y Phineas Chauke es la responsable de marketing local en los Museos y Monumentos Nacionales de Zimbabwe.

Con este nuevo y gran equipo exploraremos nuevos lenguajes, añadiendo Holandés, Francés, Ruso, Zulú, Shona y Shangaan. Y viajaremos hacia nuevas galaxias…ups, creo que me equivoco de película….hacia nuevas historias, artículos y otros contenidos útiles para los registradores de museos, los responsables de colecciones y comisarios de todo el mundo.

También vamos a explorar un nuevo medio: ahora puedes seguirnos en Twitter (http://twitter.com/RegistrarTrekES.) Desde aquí vamos a anunciar cualquier nuevo post o artículo del blog y otras cosas que encontremos interesantes.

¡Permanezcan atentos!

Traducción/ Translated by: Araceli Galán

Este post también se encuentra disponible en en francés, traducido por Sylviane Vaucheret

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Únase al Registrador Trek como traductor

¡Hola a todos!

Parece que nos olvidamos de celebrar nuestro primer medio año del Registrador Trek, debido a que el primero de julio ¡celebramos el suscriptor número 200 para nuestros RSS feeds! De todas maneras, nunca es tarde para celebrar, así que

¡Saludos a todos nuestros fieles visitantes, donde estén!

june

Como pueden ver, ustedes han venido de todas partes del mundo: registradores, gerentes de colecciones, curadores de colecciones, estudiantes de artes, de historia del arte, de historia, de estudios museales y mucha, mucha gente simplemente interesada en lo que sucede tras bastidores en un museo.

Tal como muestran los números, hemos sido visitados por cerca de 10.000 personas hasta ahora, quienes han leído cerca de 18.000 páginas. ¡Es grandioso! Pero no es para reclinarnos sobre nuestra espalda, pero sí para sentirnos cómodos. Como mencionábamos en nuestra publicación de arranque de enero, nuestra intención es dar a la gente la posibilidad de leer temas sobre registro, en su propio idioma. Para lograr del todo esto, te necesitamos

A TI

Si hablas dos idiomas y tienes disposición para traducir algo, por favor, envíanos un correo a story@museumprojekte.de

No esperamos a alguien que traduzca TODOS nuestros artículos y mensajes. Buscamos gente que haya leído algo de nuestros materiales y diga: “Ey, esto debería estar disponible en mi lengua materna”, y entonces traduzca ese relato o artículo. Todos los idiomas son bienvenidos, pero especialmente lo son las personas dispuestas a traducir a los cinco lenguajes que ya tenemos: inglés, español, alemán, portugués y griego.

Estamos entusiasmados, aunque no podemos ofrecerte dinero alguno por eso. Pero sí podemos ofrecerte nuestro aprecio y la posibilidad de trabajar en un maravilloso equipo multinacional de entusiastas del museo.

¡Hablaremos pronto!

Angela y Fernando

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

El oso en el elevador

Picture (c) by Klaus Pichler
Foto (c) de Klaus Pichler

¿Son posibles los viajes en el tiempo? Creo que sí lo son, al menos en nuestra mente. Una imagen, una afirmación, un aroma, y estás repentinamente en otra parte, a unos pocos años atrás, sumergiéndote en una cierta situación una vez más. Esos repentinos recuerdos son a veces lindos, a veces horribles, y algunas veces simplemente graciosos. La última vez que me sucedió eso fue cuando vi por primera vez al oso en el elevador durante el proyecto de “Esqueletos en el closet” de Klaus Pichler (ver el artículo “De gira con los ayudantes de Noé” para más detalles).

Estaba visitando a algunos antiguos colegas en el Landesmuseum für Technik und Arbeit (Museo Estatal de Tecnología y Trabajo) un poco antes de inaugurarse la exposición “Kosmos im Kopf” (“El cosmos en la cabeza”). Presioné el botón del elevador del personal y esperé su llegada. La puerta se abrió y repentinamente y di un salto hacia atrás. Un gigantesco Gran Danés estaba parado frente a mí, mirándome, con las fauces ligeramente abiertas. Por un momento consideré esto como algo más bien ridículo, pero de algún modo resultaba una adecuada manera de morir para un museólogo, Pero entonces lo pensé de nuevo. No era lógico que un perro come-hombres usara el elevador para ir en busca de su siguiente presa. Luego del primer shock, lo miré más de cerca y descubrí que el Gran Danés solo estaba disecado. Aparentemente, el perro fue “estacionado” en el elevador hasta que los preparadores del museo lo requirieran.

Decidí acercarme al perro en el elevador, y me acordé de otra ocasión unos pocos años antes. Había comenzado a estudiar hacía poco la carrera de Estudios Museales, tratando de hacerme la idea de lo que escogería en ese campo. De modo que tomé el internado (pasantía) en el Naturkundlichen Sammlungen (Colecciones de Historia Natural) en Berlín-Charlottenburg. En el taller de sus taxidermistas había un lobo disecado que miraba de modo tan realista que uno tenía que tocarlo para asegurarse de que no estaba vivo. Sus taxidermistas eran unos reales artistas. Me explicaron cómo “rellenar” animales (un término usado por ellos para distinguir los “rellenadores” comunes de los reales taxidermistas que estudiaron y aprendieron su oficio. Antes de que ellos hicieran algo con el animal muerto, intentaban obtener una foto del animal cuando estaba vivo. Una imagen en el más amplio sentido de la palabra: trataban de obtener fotos, vídeos, trataban de hablar con gente que los conoció cuando estaban vivos, y cosas así. Me explicaron que si no lo haces, solo prepararás un animal que es uno más de su especie. Si quieres hacer una taxidermia de un cierto animal, solamente de ese único animal, entonces tienes que conocer su personalidad, o de otro modo nadie lo reconocerá cuando esté listo. Y eso es verdad. Trate usted mismo la próxima vez que visite un museo de historia natural. Le prometo que usted verá que lucen solo “correctamente”, casi con vida. Y encontrará algunos que simplemente lucen “mal” aunque estén anatómicamente correctos (encontrará algunos que ni siquiera son eso -pero eso es una historia diferente.

Desde entonces, en ese internado he sentido gran respeto por el trabajo que los taxidermistas hacen -y descubrí que nunca tendré la paciencia para lograr ser uno de ellos.

Libro: “Esqueletos en el clóset”, fotos de Klaus Pichler, textos de Klaus Pichler, Julia Edthofer and Herbert Justnik, edición en inglés disponible y puede ser ordenada a través del sitio web de Klaus Pichler.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail