Archive for Angela

Nous sommes Paris!

¡Nosotros somos París!

Picture via pixabay by stux

No hay palabras para lo que pasó en París el pasado fin de semana. En su lugar, vamos a permanecer en silencio por un momento y recordar a las víctimas inocentes que fueron asesinadas brutalmente mientras disfrutaban de su noche de fiesta en un concierto, un café o un restaurante en una de las capitales más hermosas y culturalmente significativas de Europa. Permitámonos también conmemorar a todos los que mueren en todo el mundo todos los días por ataques terroristas y los que sufren y mueren huyendo del terrorismo.

El Equipo Registrar Trek

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Este post también se encuentra disponible en italiano, traducido por Marzia Loddo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¿Pero cómo se llama? ¡Nomenclature 4.0 está aquí para ayudarte!

Utilizar términos correctos es crucial para documentar correctamente –el pilar de la labor profesional de los museos–. Ya hemos tratado esta cuestión en alguna ocasión. Y ahora estoy realmente contenta de que Nomenclature, la referencia estándar para la correcta denominación de objetos en museos históricos de EE. UU. de América, vea su cuarta edición. Aquellos de vosotros que alguna vez hayáis tenido que discutir con colegas acerca de si se dice “llave ajustable” o “llave grifa” (la cosa se pone peor en alemán, donde la misma herramienta se llama “Inglés” o “Francés”, dependiendo de la región y sumándose a aproximadamente cuatro términos “normales” 1) , sabrá por qué contar con un vocabulario controlado es una bendición. He pedido a Jennifer Toelle que nos cuente un poco más sobre la nueva edición:

nimnclatureNomenclature 4.0 es la versión impresa más actualizada de uno de los vocabularios controlados más conocidos de Norteamérica para la clasificación y denominación de objetos en museos históricos. Basado en estándares profesionales y en una estructura jerárquica introducida en la última edición, Nomenclature 4.0 presenta un tratamiento ampliado de temas y revisiones que reflejan las investigaciones y contribuciones más recientes de profesionales de museos de todo EE. UU. de América y Canadá.

Durante más de 35 años, Nomenclature ha ofrecido un marco de trabajo práctico y flexible para asegurar que la documentación museística, la recuperación y compartición de datos sean más consistentes. Este sistema se mantiene como una herramienta estándar de catalogación para miles de museos y organizaciones históricas. Nomenclature proporciona a los museos un sistema designado para nombrar objetos de forma coherente y facilitar la compartición de información con personal e investigadores, con otras instituciones y con el público.
Nomenclature permite a los catalogadores asignar nombres a los artefactos/objetos de su colección de forma coherente y precisa. De un modo similar a la agrupación y categorización de plantas por familia, género y especie, Nomenclature agrupa los objetos en niveles jerárquicos basados en la función del objeto. Así, objetos creados originariamente para ser usados como juguetes o para realizar actividades de juego, deporte, apuestas o entretenimiento público se agrupan en una categoría (Categoría 9: Objetos recreativos [Recreational Objects]), mientras que otros creados originariamente como expresiones del pensamiento humano (por ejemplo arte, documentos, objetos religiosos) se agrupan en la Categoría 8: Objetos de comunicación [Communication Objects].

El lexicón tiene diez categorías que cubren todos los aspectos de los objetos realizados por el hombre: Objetos de entorno construido [Built Environment Objects], Mobiliario [Furnishings], Objetos personales [Personal Objects], Herramientas y equipamiento para materiales [Tools and Equipment for Materials], Herramientas y equipamiento para ciencia y tecnología [Tools and Equipment for Science and Technology], Herramientas y equipamiento para comunicación [Tools and Equipment for Communication], Objetos de distribución y transporte [Distribution and Transportation Objects], Objetos de comunicación [Communication Objects], Objetos recreativos [Recreational Objects] y Objetos inclasificables [Unclassifiable Objects]. Cada categoría se divide a su vez en clasificaciones y subclasificaciones con términos de objetos primarios, secundarios y terciarios disponibles para elegir.
Los catalogadores de países más allá de las fronteras de Norteamérica pueden encontrar los términos de Nomenclature 4.0 útiles para las operaciones cotidianas de catalogación. Puede ser una herramienta de referencia útil como complemento de las terminologías de objetos ya existentes, que puede incorporarse a las prácticas rutinarias de documentación de museos.

Nomenclature 4.0 para Catalogación de Museos incluye:

  • Un ensayo introductorio que presenta una guía de uso de Nomenclature y una discusión de las mejores prácticas de catalogación.
  • Una lista de más de 14.600 términos preferidos para objetos, organizados según una jerarquía de clasificación de seis niveles, introducida por primera vez en Nomenclature 3.0.
  • Un índice alfabético de más de 16.900 términos preferidos y no preferidos.
  • Una guía de uso revisada y actualizada con nuevos trucos y consejos.
  • Un vocabulario controlado expandido que incluye unos 950 nuevos términos preferidos.
  • 475 términos no preferidos más en el índice.
  • Una sección expandida y reorganizada sobre transporte por agua.
  • Tratamiento más amplio de medios de intercambio, colecciones digitales, dispositivos electrónicos, objetos arqueológicos y etnográficos ¡y más!
  • Se ha actualizado el contenido para acomodar cambios culturales y colecciones en evolución, haciendo más fácil la descripción de objetos de cultura material tanto contemporánea como más tradicional.
  • El acceso a esta terminología puesta al día asegura la coherencia de los archivos catalogados y mejora enormemente la facilidad para compartir y recuperar información.
  • Esta edición incluye muchos términos nuevos, en respuesta directa a las recomendaciones y necesidades de parte de colegas “en las trincheras” de la gestión de colecciones y de archivos de colecciones.

¡Conecta con la comunidad Nomenclature Online!

Para encargar Nomenclature 4.0 For Museum Cataloging:

https://rowman.com/ISBN/9781442250987

Jennifer Toelle trabaja como Registradora en el Smoky Hill Museum en Salina, Kansas, Estados Unidos de América. Jennifer es miembro de la American Association for State and Local History’s Nomenclature Task Force. Para realizar consultas, os podéis poner en contacto con Jennifer en Jennifer.toelle@salina.org.

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

  1. En la versión en inglés se emplean los términos “adjustable spanner” y “monkey wrench”. “Llave ajustable” es el término ‘neutro’ en el español hablado en España que se aproxima más al inglés “adjustable spanner”; en España estas llaves frecuentemente se denominan “llave inglesa”. Por su parte, “llave grifa” es el término del español hablado en España que se aproxima más al inglés “monkey wrench”. (N. de la T.)
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Reciclaje Creativo de Cajas

Hay quien dice que la gente de los museos es una cazadora-recolectora natural. Si bien esto puede ser cierto, también lo es que los museos siempre carecen de espacio de almacenamiento. Esto es algo especialmente difícil para el Gestor de Colecciones: mientras que su lado ahorrador quiere guardar todo, por si lo necesitara algún día en el futuro; su parte logística le dice que no puede guardar todo, porque pronto se quedaría sin espacio.

Un problema común son las cajas especialmente construidas. Están hechas para un propósito especial, como, por ejemplo, dejar que un determinado objeto o conjunto de objetos viajen a un lugar lejano, y obstruyen el espacio cuando acaba su misión. Son demasiado voluminosas o no aptas para el almacenamiento a largo plazo y no importa cuánto te esfuerces, parece que nunca hay una solicitud de viaje para un objeto de exactamente esas dimensiones…

Hay muchas cosas que se pueden hacer con las cajas usadas. Ofrecerlas a otros museos es una muy buena, por ejemplo. Y aquí hay otra que es muy cómoda: un banco hecho de una caja especialmente construida para un par de maquetas de barcos.

bench2

bench3

bench1

bench

Traducción al español desde el inglés: Laura García Oliva

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¿Qué son esos objetos y de dónde vienen?

Hacer accesible la Colección de la Anna Maria Island Historical Society (AMIHS)

Ashley Burke

En todo el condado hay comunidades locales interesadas en preservar su patrimonio histórico. Como resultado se crean pequeñas sociedades históricas y museos para ayudar a preservar esta historia. Muchas de estas organizaciones están a cargo de voluntarios, los cuales a menudo carecen de una formación museística adecuada, especialmente en lo que respecta a la gestión de colecciones museísticas. Con frecuencia estos museos custodian sus colecciones con una información mínima, y ello puede crear dificultades de cara a investigaciones y desarrollos futuros.

Salvando el patrimonio de Anna Maria Island

AMIHS on eHiveLa AMIHS era uno de esos museos. Fue fundado en 1992 por miembros de la comunidad preocupados por los cambios que ésta estaba experimentando. Muchos de los residentes de toda la vida se estaban mudando a otros lugares o iban falleciendo, y estaba iniciándose un rápido desarrollo de la isla. La AMIHS se propuso capturar su historia antes de que ésta desapareciera, y en 1997 comenzó a coleccionar también artefactos históricos como apoyo para narrar las historias. A lo largo de los siguientes 18 años acumularon más de 1.300 objetos, una cabaña histórica de la década de 1920 y otros muchos archivos y álbumes de recortes que aún están siendo procesados.

Muchos años después, en 2014, en un caluroso día del verano de Florida, un profesional de museos anónimo visitó la colección y comentó al voluntario que estaba al cargo que el museo no estaba actuando como un buen custodio de sus colecciones. Desde ese momento el museo comenzó a pensar en sus colecciones de un modo distinto e inició una relación con una asesora de museos de la zona (la autora de este artículo). En principio se llamó a la asesora para que hiciera una evaluación del sitio a fin de identificar los problemas de conservación y dar recomendaciones de implementación [de pautas de conservación]. Una de las principales recomendaciones fue la de llevar a cabo un inventario y catalogación completos de las colecciones. A partir de estas recomendaciones y de la evaluación realizada, el museo decidió ir adelante con el proyecto de catalogación.

Catalogación – Estilo cadena de montaje

El museo decidió cerrar durante un mes y medio (durante la temporada más baja del año respecto al turismo) para que la asesora pudiera tener acceso completo al museo sin la presencia de voluntarios ni patrones. La asesora organizó un proceso tipo cadena de montaje y fue sala por sala numerando, fotografiando y tomando notas en una hoja de cálculo, a la vez que añadía amortiguadores y otros dispositivos de conservación para proteger mejor los objetos expuestos. Conforme iba pasando el tiempo, el proceso se fue simplificando y se centró en la fotografía. Se disponía un grupo grande de objetos, se numeraban todos, se fotografiaban y se devolvían a la exposición. Durante el proceso de fotografiado, la asesora primero fotografiaba el número del objeto y después el objeto. Una vez que las imágenes se habían descargado en el ordenador, se renumeraban con el número del objeto. Este método permitió a la asesora hacer casi todo el trabajo de catalogación fuera del museo. Armada con imágenes de la colección en alta resolución, le resultó fácil añadir vocabulario de “Nomenclatura 3.0” y realizar alguna investigación en la red.

Después de haber numerado y catalogado toda la colección (al final, el tiempo estimado por objeto fue de 7 minutos) se consultaron los archivos y registros del periódico local en busca de cualquier posible información acerca de donantes. Puesto que después de haber catalogado la colección la asesora la conocía muy bien, resultó fácil relacionar la información de donantes con objetos.

Hacer la colección accesible en línea

Al final del proyecto de catalogación el museo estaba completamente catalogado, numerado y fotografiado; pero en ese punto ¿qué debía hacerse con toda la información? Se proporcionó una copia impresa al museo para facilitar la consulta, pero necesitaba una solución informática que fuera algo más que una hoja de cálculo “Excel”. Y se enfrentaba a varios obstáculos, el principal de ellos que sólo había un ordenador que la mayor parte del tiempo estaba dentro de un armario. No había servidor ni realmente había un servicio técnico disponible. El museo necesitaba una solución barata, en la nube y basada en web. Con esta información, la asesora se dispuso a investigar todos los programas disponibles de gestión de colecciones de código abierto y basado en web.

Adjunto a este artículo está el informe inicial acerca de los distintos sistemas que se analizaron (incluye el coste y una lista de ventajas e inconvenientes). Con este informe y manteniendo largas conversaciones con el museo, las opciones quedaron reducidas a dos: eHive y OMEKA. Se incluyeron objetos de la colección en ambas opciones y se mostraron al consejo del museo. Disponiendo de esta información, el museo se decidió por eHive.

Una vez elegido el programa de gestión de colecciones, el museo y la asesora trabajaron con la empresa desarrolladora de la base de datos para mapear los datos en la misma. Ahora, la AMIHS tiene una base de datos manejable en la que se pueden hacer búsquedas; a la que pueden remitir a los investigadores; y en la que se pueden añadir nuevos ingresos e incluir los datos de archivo.

Ashley Burke es la responsable de gestión de colecciones del Leepa-Rattner Museum of Art de Tarpon Springs, Florida, y es asesora de museos para Burke Museum Services. Tiene más de una década de experiencia en museos con distintos tipos de colecciones, desde bellas artes a artes decorativas, pasando por historia natural, arqueología o colecciones médicas (incluyendo tisú húmedo). Es una apasionada de todo lo relacionado con los museos y la historia de Florida y es orfebre a tiempo parcial. En su tiempo libre hace joyas inspiradas en museos.

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Gestionar colecciones que carecen de gestión previa
¿Os uniréis a mí en este viaje?

Queridos lectores de este blog de Registrar Trek,

Durante los últimos tres años hemos tenido un número creciente de entregados lectores que no solo leen, sino que también contribuyen compartiendo los artículos, escribiendo comentarios y abriendo conversaciones con colegas. Algunos incluso escriben historias y artículos para este blog. ¡Es genial!

Hoy quiero compartir con vosotros un nuevo proyecto en el que estoy trabajando y al que os pido que os unáis.

Durante mi vida profesional me he topado una y otra vez con un problema de nuestra profesión: hay libros y recursos en línea muy buenos sobre buenas prácticas en gestión de colecciones –la maravillosa 5ª edición de Museum Registration Methods viene a la cabeza enseguida, pero por supuesto hay muchos más–. Leemos sobre lo que es mejor para los artefactos, cómo manipularlos, documentarlos, almacenarlos… Estos libros están escritos desde la perspectiva de las “buenas prácticas” y es estupendo, puesto que todos nos esforzamos para alcanzar lo mejor para nuestras colecciones. Solo que el punto de partida a menudo es cualquier cosa excepto “buenas prácticas”. Tomemos como excelente ejemplo la historia de Aristovolou “¡Un partido de pelota para el Registrador!”: que te contraten para reubicar y registrar una colección de artefactos de tenis y descubrir que todo está almacenado en un contenedor de transportes gigante y tienes que empezar desde cero, incluyendo documentar localizaciones y material.

hhDemasiado a menudo, especialmente para museos pequeños y medianos con colecciones históricas, de agricultura y/o de ciencia y tecnología, hay un vacío entre lo que se dice en los libros y el mundo real. Leer sobre buenas prácticas es estupendo y necesario, pero cuando te encuentras en medio de un cobertizo viejo con un tejado con goteras y montones de cosas oxidadas que en tu contrato fueron llamadas, eufemísticamente, colección de agricultura, estás muy lejos de coger tu cartón libre de ácido y comenzar a fabricar una caja adatada para contener un solo artefacto.
Para hacer corta una historia que es larga: estoy a punto de escribir una guía práctica para la gestión de colecciones que no han sido gestionadas previamente. Escribiré el libro teniendo en mente el peor escenario, comenzando con tan solo una colección en peligro y trabajando paso a paso para mejorar la situación 1 . Estará escrito para el profesional que tiene que lidiar con todo tipo de circunstancias posibles e imposibles mientras trata de gestionar su colección. Estará escrito especialmente para quienes se encuentran arrojados a esta situación por vez primera –ya sean principiantes o colegas que hasta ese momento solo han trabajado en instituciones más grandes o mejor organizadas–.

DSCF0373Y aquí entráis vosotros, los lectores. Este libro será mucho mejor y más alentador si incluye ejemplos reales. Claro está que a todos nos encanta el ejemplo de las buenas prácticas pero lo que necesitaré para esto serán ejemplos de cómo se afrontaron las dificultades y cómo se resolvieron los problemas. Cómo se llevaron colecciones que estaban en peligro a una mejor situación; quizá aún lejos de constituir “buenas prácticas” pero aun así mucho mejor que la anterior. Estoy recopilando todo tipo de ejemplos de los peores casos, aportados por profesionales de museos veteranos, jóvenes y viejos, que se han encontrado con situaciones increíbles en la gestión de colecciones (yo he visto una bajante general de aguas residuales justo encima de las estanterías de un archivo, de modo que las posibilidades son infinitas…).

De vez en cuando os presentaré en este blog alguna de las cuestiones sobre las que esté escribiendo y os pediré que contribuyáis con vuestras experiencias y opiniones. Sería estupendo si quisierais compartirlas. Prometo que no abusaré de vuestra buena disposición y siempre comprobaré que el modo en que quiera utilizar algunos de esos ejemplos en el libro sea aceptable para el autor original y/o para su institución.

Gracias por leer esto y saludos,

Angela

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

  1. Janice Klein y yo hemos escrito un artículo corto sobre “Tackling Uncatalogued Collections“ (“Abordar colecciones sin catalogar“) en la edición de marzo-abril de 2015 de la revista Museum de la American Alliance of Museums (pp. 59-63); aquí encontraréis algunas ideas más y la directriz general de este proyecto, aunque el hecho de estar sin catalogar es solamente uno de los problemas de una colección no gestionada.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El polvo: el archienemigo y las obras de arte

Staub aus dem Naturkundemuseum (c) Klaus Pichler

Polvo de un museo de historia natural ©Klaus Pichler

Día sí, día no, el personal de colecciones lucha contra el polvo. Embalamos obras de arte, dinosaurios, coches y cafeteras, a veces incluso guardamos cajas antiguas de cartón en cajas nuevas de archivo. Hacemos de todo para mantener a nuestro archienemigo, el poderoso polvo, alejado de nuestros artefactos. Y mientras cepillamos, limpiamos y aspiramos apuesto a que a ninguno de nosotros se nos había ocurrido que este malvado pudiera tener una faceta estética.

Pero el fotógrafo Klaus Pichler, a quien ya conocemos por su serie “Esqueletos en el closet”, ha capturado esta faceta estética del polvo. Fascinada por la diferencia entre el polvo de un museo de historia natural y el de una tienda de moda, le pregunté cómo se le ocurrió la idea:

Klaus Pichler:

«La idea para este proyecto llegó por casualidad: me mudé de mi antiguo apartamento, y mientras estaba despejando el espacio me di cuenta de que el polvo de la sala de estar era rojo, y el de la habitación azul. Esto me dejó asombrado y no pude quitármelo de la cabeza, así que decidí explorar el asunto y estudiar el polvo de forma sistemática, especialmente las infames pelusas, las aglomeraciones de polvo. Desde el principio el plan fue crear un archivo de polvo que contuviese muestras de un amplio espectro de áreas de nuestra sociedad, y que hubiera fotografía de todas las muestras. Para elegir los sitios de los que recoger polvo tomé el modelo de necesidades básicas (residencia, trabajo, ocio, tráfico…) y lo usé para decidir a grandes rasgos cómo ponderar los lugares que deberían estar incluidos en este proyecto. Y llegó el momento: ¡salí a cazar polvo!

Staub aus einem Modegeschäft  (c) Klaus Pichler

Polvo de una tienda de moda ©Klaus Pichler

Podéis imaginar las reacciones que desperté cuando (¡sin aviso previo, me gusta decirlo!) me presenté en distintas tiendas, apartamentos, escuelas, restaurantes, etc. diciendo que estaba interesado en, y pedía permiso para, buscar polvo. Y especialmente –ya que no entré en muchos detalles sobre por qué lo hacía– cuando, tan pronto obtenía el permiso, empezaba a arrastrarme a cuatro patas buscando pelusas. Para mucha de la gente que se encontró con mi petición esta fue, seguro, una de las más raras de su vida profesional…

Las muestras de polvo que encontré (procuré recoger distintas muestras de cada estancia pero siempre guardaba solo una) fueron a mi archivo de polvo. Las catalogué según un patrón de categorías (fecha, lugar, dirección, descripción, número de catálogo) y las archivé en cajas de petri. Por cada 25 nuevas muestras que reunía hacía una sesión fotográfica en la que fotografiaba todas en las mismas condiciones con una cámara de alta resolución con macro. Los resultados de mis actividades como coleccionista pueden verse en el libro Polvo [Dust], que ya está publicado».

¿Qué es lo que te fascina del polvo, que para la mayor parte de nosotros –especialmente para los registradores– no es más que una molestia?

Klaus Pichler:

Staub aus einem Kunstmuseum (c) Klaus Pichler

Polvo de un museo de arte ©Klaus Pichler

«Al empezar este proyecto suponía que existe una cierta variedad de polvo, pero de ningún modo había anticipado lo que descubrí: cada polvo era distinto, y para nada el polvo monocromo que esperaba. Al contrario: las distintas pelusas a menudo tenían un rico colorido, algunas un color primario, otras mezcladas, unas armónicas, otras de colorido disonante. Esto se correspondía con la irritante variedad de componentes –desde fibras y cabellos a partes que señalaban a la finalidad del espacio en el que se había formado ese polvo–. Partículas de palomitas de maíz en el polvo de un cine, insectos muertos en el polvo de un departamento de entomología de un museo de historia natural, migas de pan en el polvo de una panadería. A veces casi es posible saber de dónde viene el polvo mirando sus ingredientes y su color, porque cada espacio produce un tipo único debido a su diseño y finalidad de uso. Para mí, todo esto resultó tremendamente fascinante.

Por eso querría daros este pequeño consejo: la próxima vez que estéis barriendo el polvo tomaos un momento, coged una linterna potente, orientad la luz a las pelusas y sumergíos en el fascinante mundo del polvo.»

¡Gracias por la oportunidad de mirar el polvo con otros ojos!

El libro Polvo [Dust]:

Dust_Book-003Tapas duras, con sobrecubierta en tela de 2 mm y logo ‘Dust’ aterciopelado, hecha a mano, 30 x 30 cm (abierto: 30 x 60 cm), 102 págs. (4 págs. de papel transparente, 98 págs. de papel no estucado), 45 imágenes. Incluye un póster doblado, 50 x 70 cm, impreso en papel no estucado.
Primera edición, 2015. Limitada a 450 copias numeradas a mano y firmadas.
Se puede encargar a través del sitio web del autor:
http://kpic.at/images/4497

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

En la mente de un registrador

A menudo oigo decir que la gente envidia a las personas que trabajan con colecciones porque tienen trabajos interesantes. Estar rodeados de arte todos los días, tener permiso para tocar los originales, ¿no es maravilloso? Sin duda, lo es. Pero también tiene sus inconvenientes. Y no me refiero a las bajas retribuciones, a que haya demasiados profesionales para demasiado pocos trabajos, o a asumir responsabilidades que realmente nadie puede asumir (¿preservar cosas de modo que sigan estando accesibles dentro de más de 100 años? ¡Encuentra a alguien que acepte esta apuesta!). Me refiero a lo que ocurre en tu cerebro cuando vas a una exposición de arte. ¿Cómo de malo puede ser? Pues bien, hice una instantánea de mi mente cuando fui a la Midsummer Party [Fiesta de Mitad del Verano] en el Kiasma durante la Conferencia Europea de Registros de Helsinki. Tenían en marcha su 13ª exposición de la colección y me encontraba ante “Laajentuja” (“Extensor”) de Kimmo Schroderus, de 2004.

„Laajentuja“ („Expander“) by Kimmo Schroderus, 2004


„Laajentuja“ („Extensor“) de Kimmo Schroderus, 2004
[Helsinki, Kiasma Museum of Contemporary Art]


“Oh, mira esto, ¡es maravilloso! ¿Ves los extensores telescópicos? Esta cosa se adapta literalmente a cualquier sala. ¿Entienes? A cualquier sala. La puedes montar en un castillo, un pasillo, una gran sala de exposiciones, en cualquier sitio. Y además debería ser fácil de transportar. Me imagino que para la esfera central se necesita una caja especial, pero los extensores deberían poderse adaptar a una caja estándar. Bueno, solo si realmente son telescópicos. A lo mejor sólo lo parecen. Si son piezas independientes, ¿serán huecas, de modo que encajen una dentro de otra? Bueno no, supongo que esto es demasiado arriesgado, piensa en la abrasión. En este caso necesitamos varias cajas. ¿O se podrían usar palés? ¿Qué te parece, irían bien en palés?”

Y entonces mi lado derecho del cerebro saltó:

“¡Vamos, cállate, lado izquierdo, estoy intentando disfrutar del arte!”

Así es. Por eso no puedes disfrutar de verdad las exposiciones si eres administrador de colecciones.

Angela

Por cierto: varias semanas después encontré un “así se hizo” de Kiasma que respondió algunas de mis preguntas: https://www.youtube.com/watch?v=3Xs50NJw9A4

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Falso Real: Noticias de “Art and Craft”

Hola Trekkers!

The discerning eye - Matt Leininger uncovering Landis

El ojo sagaz- Matt Leininger descubriendo a Landis en la nueva película

Aquí el Detective del Arte saludándoos en una fría mañana de domingo en Cincinnati, Ohio. “Art and Craft” (artandcraftfilm.com) ha ido muy bien aquí en los Estados Unidos. Estrenándose en nuevas ciudades cada viernes desde el 19 de septiembre, “Art and Craft” llega a Cincinnati este viernes 24 al Mariemont Theatre. Yo estaré en una sesión de preguntas y respuestas, después de la sesión de las 7:30 p.m, el 24 y 25 de octubre. Si no puedes ver la película en cines, ahora puedes reservar “Art and Craft” en iTunes (https://itunes.apple.com/us/movie/art-and-craft/id917816859?ign-mpt=uo%3D4).

También quería compartir este blog del Instituto Americano para la Conservación (http://www.conservators-converse.org/2014/10/the-movie-art-and-craft-a-conservators-perspective/). ¡Un post muy bien pensado por parte del bloguero!

Os mantendré informados sobre cualquier nuevo hallazgo de Mark Augustus Landis, estando ya en el séptimo año que le doy seguimiento.

Como siempre, hablamos pronto y seguid Trekking.

Matt

Matt está ahora también en Twitter. Seguidle: @artsleuth2008

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Pájaros en las colecciones

One single bird can keep a registrar occupied for quite a while.(c) Hans Bleh http://www.highspeedfotografie.de/

Un solo pájaro puede tener ocupado a un registrador durante un buen rato.
(c) Hans Bleh http://www.highspeedfotografie.de/

Últimamente hemos hablado sobre #registrardreams [#sueñosderegistradores], y tengo uno especial: desearía que, por una vez, cuando aparezca mi director me encuentre bien arreglada, con la ropa de trabajo limpia, la mesa ordenada e informándole de que “no hay incidentes importantes”. Por desgracia, esto no ha ocurrido nunca en los últimos 10 años. Siempre que me lo encuentro hay alguna razón para que yo vaya toda sucia, manchada de polvo y/o aceite de máquinas y algunos compañeros juran que una vez hasta le dije que se diera prisa porque tenía trabajo que hacer. Sea como sea, realmente me alegro de que no apareciera el otro día cuando yo estaba corriendo arriba y abajo por el almacén, enarbolando una escoba y gritando, intentando hacer salir a un pájaro del recinto. No solo me comporté como una idiota, también parecía una obra de arte contemporáneo hecha con telas de araña, porque el pájaro volaba hacia los rincones más recónditos que no han visto una escoba en siglos. Ahí plantada, mirando al pájaro que sistemáticamente ignoraba la puerta abierta de par en par, me pregunté si era la única responsable de colecciones del mundo a la que le estaba haciendo burla un pájaro, y si podría hacerlo mejor.

Obviamente, si te preguntas a ti mismo las respuestas son limitadas, así que pregunté a los colegas de la “RCAAM listserv” [lista de distribución del Registrars Committee of the American Alliance of Museums]. Recibí un montón de consejos esclarecedores es y algunas historias geniales sobre pájaros en colecciones. Así que ahora puedo facilitaros una guía sobre cómo manejar pájaros en colecciones, paso a paso (claro está, si no están muertos y naturalizados):

  1. Cierra todas las puertas interiores que den al espacio donde está el pájaro.
  2. Abre todas las puertas y ventanas que den al exterior.
  3. Apaga las luces de la estancia, de modo que las vías de salida estén iluminadas para el pájaro.
  4. Da palmadas, agita escobas, grita, compórtate como un idiota, haz de todo para ahuyentar al pájaro hacia las salidas. Cuanto más alta sea la ventana/puerta, más probable será que el pájaro salga por ella.
  5. Cuando el pájaro se haya ido, cierra todas las puertas y ventanas.
  6. Busca agujeros por los que el pájaro haya podido entrar y séllalos (tal como dijo Elizabeth Alberdingput: “A menos que puedas sellar tu edificio, estás cerca de convertirte en ‘la mujer que susurraba a los pájaros’ de tu museo”).

Kara Vetter apuntó que hay dispositivos sonoros ahuyentadores que se pueden instalar cerca de las puertas, si es por ellas por las que entran.

Anne T. Lane aportó una historia realmente propia de MacGyver:

It's a good idea to inform the colleagues with a sign.

Si cerraste la puerta de una sala porque hay un pájaro dentro siempre es buena idea informar a tus compañeros.

“Tuvimos este problema en un edificio muy abierto en el que trabajé, donde no había modo de aislar las distintas plantas. No llegaron a entrar en el almacén de colecciones, pero sí pudieron hacerlo en grietas alrededor de las ventanas en la parte alta del nivel de entreplanta, y ahí se debilitaban y morían. Una vez atrapamos a uno fabricando una especie de salabre con un aro de alambre, el mango de una escoba y una lámina ligera de plástico. Ah, y cinta adhesiva azul. Mi compañero del registro se subió a una escalera alta en una de las rotondas y lo agitó vigorosamente hacia el pájaro –yo estaba horrorizada de pensar que pudiera tirarse a sí mismo de la escalera con uno de esos movimientos y caer en el suelo de baldosas–. Pero vaya si cogió al pobre animal. Lo llevé fuera, lo solté y se fue volando.”

No un pájaro, sino un murciélago, estuvo burlándose de Janice Klein cuando fue directora de un pequeño museo:

“El museo era un espacio totalmente abierto y (aparte de los aseos) my oficina era el único espacio con una puerta, de modo que cuando un pequeño murciélago marrón apareció a última hora de una tarde cuando los demás ya se habían marchado a casa, fue en ese espacio donde tuve que perseguirlo. Una vez que le tuve en la sala, entró en pánico y comenzó a hacer ruidos de eco localización (y sinceramente, yo también emití algunos grititos, ya que no sabía nada sobre murciélagos).Conseguí atraparlo bajo la parte superior de una caja, pero no sabía qué paso dar después. Fuera hacía un frío helador, lo que fue probablemente la razón para que encontrara un modo de entrar en el agradable edificio calentito, así que no quería echarlo sin más. Llamé a uno de los miembros del consejo (siempre viene bien que un miembro del consejo sea un amante de la naturaleza dispuesto a acoger criaturas salvajes en su sótano) y mientras esperábamos, finalmente me di cuenta de por qué se había disparado uno de los volumétricos la noche anterior.”

Y Suzanne Quigley aportó consejos prácticos sobre qué hacer si tienes problemas con los pájaros carpinteros:

Of course, there are birds in collections that are not an issue.

Por supuesto, en las colecciones hay pájaros que no suponen un problema.

“Yo también estoy en una zona rural (un reciente cambio de estilo de vida). Después de haber vivido siempre en grandes ciudades, he tenido que aprender mucho. Pero entre lo relevante para este hilo he aprendido algo acerca de los pájaros carpinteros. Esto se ha convertido en algo importante, porque vivo en una casa revestida de madera. Una vez que averiguamos qué era ese ruido horrible que oíamos, y que vimos lo que esos pequeños demonios estaban haciéndole al lateral de la casa, fue la guerra. Ganamos la batalla de un modo bastante raro pero divertido. Nadie lo advierte (porque no están pendientes de buscarlo), pero repartidas alrededor del exterior, en puntos más o menos discretos, hemos clavado (con tachuelas claras) aproximadamente una docena de cintas de Mylar® plateadas, brillantes (del tipo de las que se usan para envolver regalos), rizadas con el borde de unas tijeras, de unas 10 pulgadas [aprox. 24,4 cm] de longitud. Esto lo hicimos hace tres años ¡y no ha habido más pájaros carpinteros!”

El caso es que aprendí mucho más de lo que esperaba. Doy las gracias a Kara Vetter, Anne Lane, Elizabeth Alberding, Julie Blood, Janice Klein y Suzanne Quigley por sus respuestas y a Maria O’Malley por convencerme de escribir una entrada sobre ello para Registrador Trek.

Ah, por cierto, finalmente conseguí sacar a ese pequeño amigo fuera de mi almacén, asegurando a mi compañero de guardia un buen descanso nocturno. Perseguir un pájaro es una cosa, pero que te llamen en mitad de la noche porque la alarma de intrusión se ha disparado es mucho, mucho peor.

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Conferencia Europea de Registros 2014: Evaluación de riesgos en los procesos de préstamo

Niin metsä vastaa kuin sinne huudetaan.

El bosque responde del mismo modo en que le gritas.
(Proverbio finlandés)

Después de la comida hubo que hacer otra elección difícil: “Assesing Risk in Lending and Borrowing” [“Evaluar riesgos cuando se hacen y se reciben préstamos”] o “Shipping Challenges” [“Retos de los transportes”]. Podría pasar horas hablando acerca de retos asociados a transportes en un Museo de Ciencia y Tecnología, pero se referirían sobre todo a mi propia institución, así que escogí hacer y recibir préstamos.

“Quedo a la espera de tus noticias”: Kate Parsons, Head of Collections Management [Jefe de Gestión de Colecciones] en Tate, Reino Unido y Jane Knowles, Head of Exhibitions [Jefe de Exposiciones], Chair [Presidenta] del UK Registrars Group, presentaron un supuesto de gestión de un préstamo.

Comenzaron con un repaso breve de la historia de la evaluación de riesgos en los procesos de préstamo, con algunos hallazgos hilarantes sobre transportes de obras de arte:

venue

handling valuable pictures

En términos generales, hay tres tipos de riesgos referidos a los préstamos:

1) Financieros
2) Riesgos logísticos
3) Riesgos relativos a la conservación-investigación y éticos

Todos los riesgos deben ser valorados tan pronto como sea posible. Para mostrar cómo hacerlo, Kate y Jane presentaron una situación: la Royal Academy quiere solicitar a la Tate varias obras en préstamo. Asumiendo los papeles de prestador (Kate) y prestatario (Jane), mostraron cómo se desarrolla el proceso de préstamo, cómo ambas partes hacen una valoración continua de riesgos y cómo la comunicación es fundamental.

Como ocurre en tantos procesos de préstamo, el de este supuesto no fue fluido. Por ejemplo, el prestatario envía los gráficos de condiciones ambientales de una de las salas de exposiciones, que tiene este aspecto:

graph

¿Estas condiciones son apropiadas para una escultura de alabastro? Bueno, incluso siendo muy considerados con el prestatario, no… Tienen que buscar una sala alternativa para exponer esta pieza y hay razones para preocuparse debido su peso y a problemas para su transporte. Respecto a otra obra, el prestatario finalmente decide retirar su solicitud de préstamo. El prestador ya ha invertido tiempo en intervenciones de conservación, de modo que envía una factura por estos costes, que por supuesto el prestatario no esperaba y por tanto no había tenido en cuenta en su presupuesto. Y así seguía, aunque al final llegaban a un acuerdo satisfactorio para ambas partes y fueron felices para siempre…

¡Vaya, cuánto me gustaría que todas las peticiones de préstamo y los procedimientos se manejaran de forma tan respetuosa, educada y profesional como en este supuesto! Eso sí es actuar pensando en las obras de arte, en las instituciones y, por supuesto, en los colegas implicados. En resumen: prestador y prestatario deberían trabajar juntos de verdad, y discutir los riesgos de manera abierta y profesional. Eso es una buena valoración de riesgos.

Después siguió Eva-Lena Bergström, con “Lending and Borrowing – Calculating Risks” [“Prestar y recibir préstamos – Calculando los riesgos”]. Hizo un repaso del desarrollo histórico de la evaluación de riesgos asociados a préstamos, y en particular del desarrollo de programas de garantía del estado. Algunos de los datos y cifras que recuerdo (o pude buscar en mis notas):

– En 2009, 22 de 30 países europeos tenían un programa de garantía del estado.
– Desde entonces, se han cubierto 2.296 exposiciones con garantía del estado y se han registrado 16 casos de daños/pérdidas, por un número total de al menos 100.000 objetos (un 0,016 %).
– Sólo 2 de las 84 instituciones que participaron en el estudio llevado a cabo por Eva no llevaban a cabo ningún tipo de valoración de riesgos.

Esto vino seguido de un análisis en profundidad de los datos del cuestionario que se remitió a los delegados de la Conferencia Europea de Registros 2014 para que lo completaran antes de la conferencia (y que se espera que se publique en breve).

La siguiente mesa redonda enseguida pasó a centrarse en el hecho de que algunos contratos de préstamo incluyen un apartado según el cual el prestatario puede ser considerado responsable de daños que puedan hacerse visibles hasta 6 meses después del préstamo. Este apartado aparentemente impone al prestatario un riesgo inasumible. Pero un delegado alemán destacó que puede que haya un malentendido al respecto: de acuerdo con la ley alemana (según lo que entendí; no soy abogada) la reclamación de indemnización por un daño ocurrido durante el período de préstamo debe hacerse inmediatamente después del retorno de la obra. Esto hace imposible presentar reclamaciones por daños “ocultos” que, aunque se hagan visibles poco tiempo después de la devolución de la obra, estén evidentemente causados por las condiciones de esta durante el período de préstamo. Por tanto, los acuerdos de préstamo alemanes a menudo incluyen este apartado que extiende el plazo para reaccionar hasta 6 meses después del préstamo.

Quedó claro que el lenguaje de los contratos debe ser claro y que no es aceptable asumir riesgos no asegurables. Prestar y recibir préstamos es una de las principales responsabilidades de los museos, y los prestadores deben aceptar que hacer un préstamo conlleva ciertos riesgos que no pueden ser trasladados enteramente al prestatario.

Traducción al español desde el inglés: Lucía Villarreal

This post is also available in Italian, translated by Silvia Telmon.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail